‘Model’, el primer submarino ruso construido en el siglo XVIII

La invención tenía el objetivo de convertirse en el arma secreta del Imperio Ruso y controlar el mar Báltico.

A principios del siglo XX, los submarinos se convirtieron en parte integrante de las fuerzas armadas de todas las grandes potencias. Sin embargo, Rusia podría haber creado una flota de submarinos 200 años antes. ¿Por qué no lo hizo? 

“Buque furtivo”

“Buque furtivo” de Yefim Nikonov

La idea de construir un buque sigiloso capaz de navegar bajo el agua y “hundir un buque de guerra desde abajo” fue de Yefim Nikonov, un carpintero que trabajaba en un astillero en el siglo XVIII. No tenía conocimientos de ingeniería y era analfabeto. Pero eso no le impidió ser un maestro de la construcción naval.

Nikonov envió numerosas especificaciones técnicas (escritas por otros) a Pedro el Grande para un submarino que “se situara tranquilamente bajo las olas y luego destruyera buques de guerra, al menos diez o veinte, con un proyectil”. Si fallaba, dijo, estaba dispuesto a responder con su cabeza.

En 1719 el zar finalmente prestó atención al proyecto e invitó a Nikonov a explicar la idea en persona. Aunque el concepto no era en absoluto nuevo (el ingeniero holandés Cornelius Drebbel había probado el primer submarino del mundo en el Támesis, en Londres, en 1620), Pedro se quedó prendado. Nombró a Yefim “maestro de naves furtivas” y le dio un taller en San Petersburgo y el derecho a elegir a sus ayudantes.

Trece meses más tarde, se probó un pequeño prototipo en el Nevá. A medio camino del río, el buque se sumergió y luego salió a la superficie en la otra orilla. La segunda inmersión no fue tan fácil, y el barco no se elevó. El zar, mirando, participó personalmente en la operación de izar el barco con cuerdas. A pesar del fracaso, ordenó la construcción de un modelo completo.

Morel

La nave furtiva de Nikonov se terminó en 1724. Al anotarlo en los libros, el empleado se equivocó en una letra, escribiendo “Morel” en lugar de “Model”. El nombre se mantuvo.

El primer submarino ruso tenía la forma de un gran barril de madera de seis metros de largo y dos de alto. Estaba sujeto con aros de hierro y envuelto en cuero.

Una maqueta del “Buque furtivo” en Sestroretsk

En el cuerpo se incorporaron diez placas de hojalata perforadas con pequeños agujeros. A través de ellos, el agua del exterior fluía hacia las bolsas de cuero, haciendo que el barco se sumergiera. Al salir a la superficie, el agua se descargaba por la borda mediante una bomba de pistón de cobre. El submarino, con cinco tripulantes, se impulsaba con remos.

El arma principal de Morel eran los lanzallamas (tubos de cobre ardientes). Además, un buceador saldría y, con herramientas especiales, dañaría el casco del barco enemigo. Nikonov incluso diseñó un “traje de buzo” para esta nueva profesión.

Sensación de hundimiento

Pedro el Grande

En la primavera de 1724, el buque furtivo volvió a ser probado en el Nevá, una vez más en presencia de Pedro el Grande y de oficiales de la marina. Se sumergió con éxito hasta una profundidad de 3 a 4 metros, pero luego rozó el suelo con su quilla. 

El Morel, herméticamente sellado, se abrió y la tripulación tuvo que ser rescatada con urgencia. Pero, a pesar de este segundo fracaso, Pedro se negó a condenar ni al buque ni a su inventor, ordenando que “no se le culpara de esta desgracia”.

Sin embargo, la muerte del zar poco después acabó con el ambicioso proyecto. Nikonov, ahora sin patrocinio, tenía mucho menos dinero, mano de obra y materiales con los que jugar.

Las últimas pruebas de la nave furtiva tuvieron lugar en 1727. Tras otro intento fallido, Nikonov fue degradado del rango de maestro de obras a simple “trabajador del almirantazgo” y enviado desde la capital a la remota Astraján. Como resultado, Rusia tuvo que esperar casi dos siglos más antes de adquirir su primera flota de submarinos.

LEE MÁS: Dos clases de submarinos rusos completamente letales

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies