Cuando un submarino ruso pasó casi un mes en las costas de EE UU

Dominio público
En 2012, un submarino atómico ruso pasó casi un mes sin ser detectado en las costas de EE UU. Funcionarios estadounidenses sin identificar así se lo indicaron entonces a diferentes medios de comunicación. Mientras que fuentes rusas consideraron que no se podía excluir que el escándalo hubiera sido provocado por los militares estadounidenses que se habían declarado en contra de los recortes en el gasto en defensa de los EE UU.

El submarino atómico ruso multifuncional del proyecto 971 'Schuka-B' ('Akula', en la clasificación de la OTAN) estuvo en el Golfo de México durante varias semanas entre junio y julio de aquel año. Se trataba del primer caso de estas características en los últimos años. Los submarinos de la clase 'Akula' eran considerados como unos de los más silenciosos e imperceptibles para los radares, según comunicó la agencia ITAR-TASS.

Un submarino clase Akula en ruta.

La presencia del submarino ruso en el Golfo de México fue conocida una vez que este abandonó la zona. El primero en publicar la noticia fue el periodista del Washington Free Beacon, Bill Gertz, un conocido periodista en los círculos cercanos al Pentágono y los servicios especiales, citando a funcionarios americanos sin identificar.

Según las fuentes, la presencia del submarino ruso en las costas de los EE UU evidenciaba las carencias en el trabajo de los complejos estadounidenses antisubmarinos. Además, recalcaron que la administración del presidente Barack Obama recortaría en los diez años siguientes 487.000 millones de dólares en la financiación de estos complejos, dentro del plan de reducción de gastos en defensa.

En este sentido, no se descartó que la filtración sobre el submarino ruso estuviese relacionada con la discusión en el Congreso del proyecto de presupuesto de defensa de los EE UU en aquel entonces.

Ígor Korotchenko, representante del Consejo Social del Ministerio de defensa y redactor de la revista "Defensa nacional", declaró que si el submarino ruso realmente estuvo en las costas de EE UU, no se trataba más que de una táctica regular del trabajo de la Flota del Norte y sus submarinos. Según este experto militar, los submarinos estadounidenses y británicos visitan constantemente las cosas rusas.

“Las operaciones militares de submarinos atómicos multifuncionales en las costas de un enemigo potencial, son parte habitual de los trabajos militares planificados de los submarinos. Lo que no es normal de hecho, es que en los años 90 Rusia prácticamente dejara de realizar este tipo de operaciones. Pero lo sucedido demuestra que nuestra flota de guerra ha vuelto a realizar, como antiguamente, estas operaciones militares, algo que está completamente justificado y es normal”, afirmó.

Korotchenko también opinó que el escándalo del submarino ruso que salió a la luz pública fue útil para intentar conseguir una asignación extra para los programas relacionados con la defensa de los EE UU.

“Como es sabido, el factor de la amenaza rusa se utiliza de forma activa para solucionar problemas con el presupuesto. Naturalmente, esta amenaza funciona, como si se tratase de un trapo rojo con un toro: con cualquier senador en un arrebato patriótico vota a favor de destinar una asignación para desarrollar el programa”, explicó el experto.

LEE MÁS: Cómo un submarino nuclear ruso de clase Boréi llegó a las costas de EE UU sin ser detectado

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies