Cuando los submarinos soviéticos dieron la vuelta al mundo en 52 días

Un submarino del proyecto 675 que contaba con misiles alados.

Un submarino del proyecto 675 que contaba con misiles alados.

Dominio público
Los submarinos nucleares К-116 y К-133 salieron del mar Báltico el 2 de febrero de 1966 y terminaron su travesía en la costa de Kamchatka el 26 de marzo del 1966.

Los submarinos soviéticos tenían que realizar la ambiciosa tarea de cruzar en secreto las fronteras antisubmarinas de la OTAN y Estados Unidos en los océanos Atlántico y Pacífico, así como reforzar la flota del Pacífico con dos submarinos nucleares. Por lo tanto, el comandante de la primera flota de submarinos de la Flota del Norte, el contraalmirante Anatoli Sorokin dirigió directamente la operación. Su cuartel general se encontraba a bordo del submarino K-116.

El submarino nuclear K-116 (del proyecto 675) bajo el mando del capitán Viacheslav Vinográdov fue entregado a la Marina soviética a finales de 1965. Este submarino fue diseñado para destruir barcos y naves enemigas con misiles P-6, así como para atacar grandes objetivos costeros con misiles de crucero estratégicos P-5M. El segundo submarino nuclear K-133 (del proyecto 627A) dirigido por el capitán Lev Stoliarov, tenía torpedos. Era tres años mayor que el “portamisiles” submarino.

Para completar la misión con éxito, el comando de la Marina trazó la ruta a través de áreas poco estudiadas de los océanos del mundo. Aunque se consideraron tres posibles rutas de la travesía, finalmente apostaron por la que obligaba a cruzar América del Sur a través del mar de Drake.

Los submarinos se movían bajo el agua y solo a veces ascendían profundidad periscópica para determinar su ubicación.

Como recordaba Anatoli Chéchurov, un científico nuclear y Doctor en Ciencias Técnicas, que estaba a bordo del K-116, los submarinos sólo emergieron en una ocasión, en la entrada del mar de Drake. Era la parte más difícil de la ruta, que se extendía hasta 1.300 millas. En la punta de Sudamérica hay corrientes insidiosas y numerosos icebergs, por lo que los submarinistas necesitaban intercambiar rutas de navegación.

Los submarinos guiaron ea buque cisterna Danubio y el buque de expedición Gavriil Sárichev a través del así llamado “cementerio de barcos”, el mar de Drake. Los submarinos soviéticos tardaron siete días en salir de la zona de los icebergs.

La comunicación entre los submarinos bajo el agua se mantuvo con ayuda de equipo hidroacústico. A veces el K-116 y el K-133 se separaban durante un tiempo para engañar a los barcos antisubmarinos de EE UU y luego volvían a encontrarse.

El 26 de marzo de 1966, en la costa de Kamchatka los submarinos fueron recibidos por destructores soviéticos. La travesía duró 52 días. La aparición de dos nuevos submarinos en la bahía de Krashéninnikov fue una sorpresa desagradable para la inteligencia de EE UU y la OTAN.

Como resultado de esta campaña sin precedentes, seis oficiales de los submarinos, entre ellos el almirante Sorokin y los comandantes de los submarinos, recibieron el título de Héroe de la Unión Soviética.

Cuando un caza soviético MiG-21PFM aterrizó por error en un aeródromo de la OTAN.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies