Las razones por las que los rusos enloquecen con el automóvil Volga

Se trata de una de las marcas de automóviles más populares de la URSS. La favorita de Vladímir Putin y también de Yuri Gagarin. Incluso se convirtió en un personaje de oscuras leyendas urbanas en Europa del Este.

Diseñado por la fábrica de automóviles de Gorki (GAZ), el Volga era una de las marcas de automóviles más populares de la Unión Soviética.

Todo amante de los coches en la URSS soñaba con este vehículo. Grande y espacioso, el Volga era mucho más cómodo y lujoso que el Zhigulí, el modelo “popular”.

Sin embargo, solo unos pocos podían permitírselo. Los pedidos de este caro coche estaban reservados de antemano para diferentes funcionarios y departamentos del Estado, así como por artistas famosos, actores, autores, etc.

El GAZ-21, apareció en 1956 y fue el primer coche de la serie Volga. Tras su famoso vuelo al espacio en 1961, a Yuri Gagarin se le presentó un coche negro con una parte interior en azul. Se convirtió en el coche principal de Gagarin junto con otro que le regalaron los franceses, el Matra D'Jet 5.

Actualmente entre los devotos del Volga se encuentra el presidente ruso Vladímir Putin. En 2005, condujo al presidente George Bush en su GAZ-21.

El KGB a menudo utilizaba un Volga negro. Se convirtió en un símbolo no oficial de los servicios de seguridad. Uno de los más populares entre los agentes era el GAZ-24-24, que podía acelerar hasta 170 km/h y era uno de los coches más rápidos de la URSS.

El miedo al KGB dio lugar a numerosos mitos en torno al Volga. En 1960-1970, una oscura leyenda urbana sobre el Volga negro se hizo muy popular en Polonia y Hungría. Se creía que sacerdotes, monjes, satanistas o incluso vampiros y hasta el mismo diablo conducían el coche, secuestraban a niños y vendían sus órganos a ricos occidentales y árabes.

El GAZ-24-95 fue creado para ser un nuevo todoterreno que cubriera las necesidades de los militares y de la policía, además de vehículo de caza de los líderes soviéticos. Sin embargo, como era demasiado complicado de fabricar y de mantener, el proyecto fue abandonado y solo cinco ejemplares vieron la luz.

Hubo un número limitado de vehículos GAZ-3102. Era un automóvil para funcionarios de nivel medio cuyo rango era demasiado bajo para viajar en limusinas, pero que necesitaban un cierto nivel de comodidad y seguridad.

El modelo más reciente, el Volga Siber, apareció en 2008. Desafortunadamente, la crisis económica mundial y la debilidad de la demanda interna pararon en seco estos ambiciosos planes. La producción del automóvil se detuvo en 2010.

Ya puedes comprar estos extravagantes vehículos rusos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies