Rusia se prepara para usar robots lanzamisiles

Vitali V. Kuzmín
En un esfuerzo por sacar a los humanos de la primera línea de batalla, algunos ingenieros están construyendo monstruos metálicos capaces de explorar el campo de batalla sin necesidad de intervención humana. Sin embargo, seguirá siendo un dedo humano el que apriete el gatillo.

La primera arma rusa dotada de inteligencia artificial es el sistema de cohetes de lanzamiento múltiple Tornado-G (MLRS), según contó a los medios de comunicación rusos a principios de diciembre Alexánder Smirnov, director gerente de la empresa fabricante de armas NPO Splav.

“Los sistemas de primera generación, como el Grad y el Smerch, tienen un conjunto mínimo de herramientas de automatización. Es difícil decir con precisión cuánta robotización hay en un determinado sistema de misiles. Pero puedo afirmar con seguridad que los sistemas desarrollados en los últimos años, el Tornado-G y el Tornado-S, contienen elementos que podrían formar la base de un futuro MLRS (siglas de Multiple Launch Rocket System o Sistema Múltiple Lanzador de Cohetes) robotizado”, declaró.

Según Smirnov, el vehículo de combate Tornado-G está equipado con un sistema automatizado de control de tiro y puntería, además de instalaciones de preparación y lanzamiento.

En pocas palabras, estas armas pueden realizar de forma independiente todo el ciclo de combate: localización del objetivo, identificación, fijación del mismo y hasta el lanzamiento del misil.

La IA del robot tiene una base de datos de objetivos preinstalados, conteniendo la misma información sobre su apariencia, movimiento, radiación de calor, etc. Se producen constantes actualizaciones, adiciones y expansiones a esta base de datos a través de algoritmos de autoaprendizaje. Además, los ingenieros pueden mejorar el módulo con métodos de detección adicionales basados en la temperatura, brillo en el espectro infrarrojo, etc.

Sin embargo, en la fase actual de desarrollo, la decisión de disparar contra un objetivo la toma únicamente un operador humano. Aunque la IA es técnicamente capaz de decidir, los militares aún no están preparados para darles este permiso.

Paralelamente, los ingenieros afirman que el “cerebro” de estas máquinas avanza constantemente. Estudian independientemente sus alrededores y complementan su base de datos con información sobre el enemigo y su entorno.

Cabe destacar que todas estas tecnologías darán un salto cualitativo en las próximas décadas. Llegará el día en que los seres humanos en el campo de batalla, ya sea en tierra, agua o aire, serán reemplazados por máquinas.

Las primeras “armas inteligentes” ya operan en las filas de Rusia y Estados Unidos.

Pincha aquí para leer sobre los robots que prestan servicio en el Ejército ruso.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies