Robots rusos con inteligencia artificial pronto dominarán los mares y los campos de batalla

Marina Lístseva/TASS
Torretas de armamento al estilo ‘Command & Conquer’ y robots de reconocimiento submarino están preparados para proteger las fronteras del país.

Las fuerzas armadas rusas pronto serán reforzadas con sistemas de armas controlados por inteligencia artificial (IA), incluyendo un módulo de combate que se asemeja a la torreta multicañón del popular videojuego Command & Conquer. Estas armas fueron mostradas al público por el Consorcio Kaláshnikov a principios de octubre.

La primera torreta

La IA del robot Kaláshnikov se basa en redes y puede aprender y mejorar durante su funcionamiento. La torreta tiene una ametralladora calibre 12.7 y puede detectar y reconocer objetivos de forma independiente, evaluar su prioridad y destruirlos uno por uno, dependiendo de la amenaza que cada uno presente. Por ejemplo, puede optar por neutralizar primero un vehículo blindado de transporte de tropas (APC por sus siglas en inglés) con una docena de soldados a bordo, antes de destruir objetivos individuales. Digamos que tiene claras sus prioridades

Al mismo tiempo, el operador puede desactivar en un momento determinado las funciones de IA y tomar el control manual mientras el robot muestra los objetivos enemigos en el monitor.

Este autómata puede utilizarse no sólo contra objetivos terrestres, como infantería enemiga o vehículos ligeramente blindados, sino también contra objetivos marítimos y aéreos. Por lo tanto, este módulo resulta un arma altamente efectiva contra los pequeños vehículos aéreos no tripulados que ahora son una seria amenaza contra las operaciones en el Medio Oriente de la coalición liderada por Estados Unidos y Rusia.

El arma puede ser instalada como una sola entidad, y como parte de varias torretas conectadas en una sola red para llevar a cabo acciones coordinadas. Por ejemplo, para garantizar la seguridad de un perímetro.

Según el Consorcio Kaláshnikov, el módulo es capaz de tomar decisiones independientes y diferencia a los animales de los humanos, para saber cuándo, dónde y a qué disparar.

“La IA del robot tiene preinstalada una base de datos de objetivos que contiene datos sobre su apariencia, movimiento, radiación de calor, etc. Goza de constantes actualizaciones y expansiones de esta base de datos a través de algoritmos de autoaprendizaje. Además, los ingenieros pueden mejorar el módulo con métodos de detección adicionales basados en la temperatura, el brillo en el espectro infrarrojo, etc.”, declararon fuentes del Consorcio Kaláshnikov a Russia Beyond.

El uso de estos módulos de combate en instalaciones militares y estatales permitirá erradicar ciertas desventajas humanas, como la pérdida de la atención en tareas de vigilancia a causa de la fatiga. El módulo está siendo probado actualmente por el fabricante. Si tiene éxito, podría convertirse en la primera torre de ametralladoras controlada por IA en ser usada en unidades militares e importantes instalaciones estatales de toda Rusia.

Mientras los ingenieros lo prueban, el Ministerio de Defensa está comenzando a emplear robots de reconocimiento submarino en las profundidades para proteger sus fronteras de los intrusos.

Robot de reconocimiento submarino

El nuevo sistema se llama Garmonia y consiste en una red de estaciones acústicas robotizadas situadas en el fondo del mar. Cada robot puede funcionar a temperaturas de -10ºC a +45°C.

El sistema lleva a cabo tareas de vigilancia acústica del océano mediante sonar. Cuando se detecta un objeto, una señal se transmite por cable a una boya flotante en la superficie, que a su vez envía los datos obtenidos al centro de control, vía satélite.

Si es necesario, la estación se pliega independientemente y puede ser recogida por un submarino que pase por la zona. Gracias a Garmonia, la flota rusa tendrá un control casi total sobre cientos de kilómetros bajo el agua en todas las direcciones.

“Están planeados para ser desplegados en lugares donde submarinos estratégicos estadounidenses, británicos y franceses están estacionados en las aguas oceánicas neutrales de todo el mundo”, contó Dmitri Safónov, exanalista militar del periódico Izvestia, a Russia Beyond. “Estados Unidos está desplegando sistemas de reconocimiento similares en los mares de Noruega y Barents y en el mar del Japón. Están observando de cerca nuestros submarinos, no sólo con la ayuda de sistemas marinos, sino también de los satélites”.

Según Safónov, a principios de la década de 2020 el nuevo sistema cubrirá completamente las fronteras rusas y monitorizará el movimiento de submarinos en aguas neutrales.

¿Quieres leer más sobre los robots que están sustituyendo a los soldados del Ejército ruso? Pincha aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies