Las direcciones IP de Amazon y Google en Rusia bajo ataque tras la prohibición de Telegram

Reuters
Las autoridades han tomado la decisión de cerrar el servicio de mensajería, pero la tarea no está resultando nada fácil.

Roskomnadzor, el Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, está tomando duras medidas contra el servicio de mensajería Telegram. Centenares de miles de direcciones IP, a las que se sigue migrando el servicio, están ahora bajo ataque.

Esta táctica amenaza directamente a otros servicios online alojados ahí. En total hay más de 800.000 direcciones del servicio de Amazon y más de un millón de la nube de Google que están siendo atacadas tras la decisión del Tribunal Surpemo de archivar una demanda para que bloqueara el servicio de mensajería en los servidores rusos. La decisión de los tribunales entró en vigor después de que la dirección de Telegram rechazase entregar las claves del cifrado para que los servicios de seguridad rusos monitoreasen el tráfico.

Desde el pasado lunes 16, las principales compañías de móvil y los proveedores de internet han comenzado a bloquear las direcciones IP de Telegram. Sin embargo, en una especie de juego del gato y el ratón, Telegram ha comenzado a migra la app a servicios en la nube disponibles de manera pública. Aunque es difícil, o incluso imposible, identificar exactamente cuántas direcciones está utilizando Telegram en estos servidores, Roskomnadzor continúa añadiendo direcciones. Los servicios de la nube que proporcionan Google y Amazon están siendo utilizados por muchos pequeños negocios en Rusia, que ya han comenzado a quejarse de que algunos de sus servicios y páginas web han dejado de funcionar.

La reacción de los usuarios rusos de Telegram (hay más de 15 millones usuarios, según las estimaciones de la propia app), ha sido de enfado y preocupación, en parte por cuestiones de privacidad, y por la desconfianza general que provoca la alusión del gobierno a las preocupaciones por la seguridad.

En cuanto quedó claro que había una fuerte ofensiva, los usuarios comenzaron a alardear de estar utilizando servidores proxy y VPN, así como TOR. Aunque el lunes 17, el director de Roskomnadzor, Alexánder Zhárov, declaró a Védomosti que los servidores VPN también estaban en las listas investigadas, así como otras compañías que ofrecieran servicios anónimos.

“Es una batalla entre artillería y un blindaje: descubrimos las direcciones IP a las que se migra el servicio y las bloqueamos. Primero utilizó unas 9.000 direcciones propias, las pusimos en la lista para ser bloqueadas”, declaró. “Posteriormente migraron a Amazon (unas 600.000 direcciones IP), que está previsto que se bloqueen también. En este momento Telegram está utilizando unas 540.000 direcciones en otro recursos, que también están listas para ser bloqueadas en cualquier momento”, añadió Zhárov.

Miles de servicios asociados con las direcciones IP de Google y Amazon se enfrentan potencialmente a un momento difícil por la presencia de Telegram. Esto puede forzar a los gigantes online a que pidan a Telegram a que se mude a otro lugar, en el que no les provoque tantos perjuicios.

Sin embargo, el fundador de Telgram, Pável Dúrov (que también está tras la red social VKontakte) ha reaccionado con desdén a las últimas decisiones de los tribunales. Se negó a aparecer ante los jueces para tratar la cuestión y confía en que las VPN sean la manera de “mantener vivo” a Telegram. La compañía sigue enviando a los usuarios pequeñas actualizaciones y parches para poder seguir funcionando con normalidad, pero ya hay miles de rusos que sienten las restricciones. En un post en VKontake, Dúrov reafirmó su compromiso con las VPN y pidió a los usuarios que busquen los medios a su alcance para hacer frente al bloqueo.

Los grupos de defensa de los derechos están en pie de guerra y aluden al final de la privacidad tal y como la conocemos. Sarkis Darbinián de Roskomsvoboda, que promueve la libertad de comunicaciones, declaró en Currenttime TV, que “es obvio que las VPN son un medio de seguridad indispensable no solo para los apasionados de la informática sino para un ciudadano de pie, si lo que quieren es sentirse libres cuando estén online”.

La situación con la estabilidad no es nada clara. Todo empeoró mucho tras la decisión del tribunal del 13 de abril, aunque algunos usuarios afirman que pueden enviar y recibir mensajes sin utilizar VPN.

Los usuarios de Telegram que no han aprendido a utilizar proxies, VPN o TOR están cambiando a WhatsApp, Viber, Skype e ICQ. Esto también incluye a las instituciones gubernamentales.

El gobierno lleva tras este servicio de mensajería un tiempo. Al principio, trató de registrar a Telegram como un distribuidor de información, luego intentó que le entregase las claves de cifrado. Dúrov lleva peleando duro desde hace tiempo, antes de ir a los tribunales en diciembre, aunque perdió su caso porque, según los jueces, la entrega de las claves de encriptación al FSB no contradice el derechos de los usuarios a una comunicación segura.

En los últimos días en la App Store y en Google Play ha habido un aumento de las descargas de Telegram, WhatsApp y Viber. Roskomnadzor ya ha enviado a Apple y a Google una solicitud para que elimine Telegram de sus tiendas. En el momento en el que se escribió este texto todavía estaba disponible para los usuarios rusos.

Telegram era una especie de medio de comunicación alternativo, si quieres saber más, te lo contamos aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies