Tsiolkovski, el hombre del siglo XIX que soñó con viajes interplanetarios 

Konstantin Tsiolkovski, que ni siquiera había terminado la escuela secundaria, soñaba con lanzar vuelos al espacio. En su pequeña casa de madera en las afueras de Kaluga creó sus propios modelos de naves espaciales. Los ingenieros todavía utilizan hoy en día ideas y cálculos de Tsiolkovski.

1. El dirigible de metal

En 1885, cuando sólo globos de goma o tela ascendían a los cielos, Tsiolkovski, de 28 años, elaboró ​​la teoría de cómo crear la primera aeronave de metal, algo diferente de los dirigibles existentes no sólo con sus características técnicas sino también con el hecho que utilizaba el aire caliente como combustible, no el hidrógeno. Sin embargo, no recibió ningún apoyo económico para construir la aeronave. 50 años después los cálculos realizados en una fábrica soviética probaron que el concepto de diseño de Tsiolkovski era correcto.

Modelo del dirigible de metal de Tsiolkovski.

2. "La máquina-pájaro voladora"

Otra idea de Tsiolkovski que no fue bien recibida por sus contemporáneos anticipó la aparición de aviones en la forma que conocemos hoy. El avión, según Tsiolkovski, tenía que tener la forma de un "pájaro congelado en un altísimo vuelo".

Modelo de la aeronave de Tsiolkovski.

El genio ruso señaló los defectos de los modelos existentes que imitaban las alas y propuso la creación de planos con una forma aerodinámica de construcción metálica, lo que habría ayudado a aumentar la velocidad. Sus ideas de construcción eran más avanzadas que los proyectos posteriores desarrollados por los hermanos Wright, Santos-Dumont, Voisin y otros pioneros de la aviación.

3. El cohete

En los últimos años del siglo XIX Tsiolkovski estaba desarrollando la teoría del uso de aparatos reactivos. Fue el primero en probar que un cohete es el único aparato capaz de volar al espacio. En sus bocetos aparece una construcción metálica oblonga. En esta y posteriores publicaciones Tsiolkovski propuso varios proyectos para un motor reactivo líquido, un volante de gas para controlar el vuelo y muchas otras ideas que hoy se utilizan en construcción de cohetes.

Modelo del cohete de Tsiolkovski.

4. Cosmonáutica teórica

Tsiolkovski diseñó no sólo aspectos de ingeniería para lanzar objetos al espacio sino que también introdujo una fórmula que determinaba la velocidad que un aparato necesita para superar la gravedad de la Tierra, es decir, ir más allá de la órbita y llegar al espacio. Varios años después calculó una trayectoria de vuelo óptima de descenso de un cuerpo hacia la Tierra. Hoy esta trayectoria se utiliza para aterrizar un aparato desde el espacio.

Konstantín Tsiolkovski.

5. "Trenes cohetes"

En la década de 1920 pensó en cómo usar un sistema de cohetes de varios niveles, los "trenes cohetes", como los llamó Tsiolkovski. Esta idea sirvió como base para la creación de la primera nave espacial. En 1935, en su trabajo "La velocidad más alta del cohete", afirmó que con el nivel de tecnología en ese momento sería posible obtener la primera “velocidad espacial en la Tierra” sólo con la ayuda de un cohete multietapa. Esta afirmación sigue siendo válida hoy en día: todos los modernos portadores de aparatos espaciales son de varias etapas. Éste es el sistema que usó la nave espacial Vostok-1 el 12 de abril de 1961 para llevar el primer hombre al espacio.

Exposiciones en el Museo Estatal de la Historia de Cosmonáutica Tsiolkovski en Kaluga.

Lea más