Los crímenes más bizarros de las fiestas de Navidad

Fuente: Walt Stoneburner / flickr.com

Fuente: Walt Stoneburner / flickr.com

Las vacaciones de invierno en Rusia no empiezan hasta el 1 de enero. Posteriormente hay diez largos días sin trabajo que Guennadi Oníshchenko, antiguo inspector general de Sanidad de Rusia, definió como los “diez días de horror”, por la tendencia de los rusos a meterse en problemas cuando deciden “abandonarse a su propia suerte”. Ofrecemos un resumen de algunas de las historias más truculentas de este año.

Cuidado con la ensaladilla rusa

En la región de Vorónezh, la víspera de Año Nuevo, un hombre de 42 años aprendió en sus propias carnes que no hay que manipular la comida. Él y una mujer de 41 años, que dos semanas antes había conocido por internet, decidieron recibir juntos el Año Nuevo con la tradicional ensalada Olivier, informó el portal de noticias regionales Vremechko.org.

Pero el hombre volcó la ensalada por accidente y acabó pisándola, un error que pagó con la vida: la mujer lo apuñaló repetidas veces en el pecho con un cuchillo.

Fue trasladado al hospital, pero murió unos días más tarde. 

Un asunto familiar

Mientras tanto, a 470 km de distancia, en la región de Sarátov, tres hermanos se estaban preparando para celebrar Fin de Año en el apartamento de un conocido.

Pero dos de los hermanos bebieron hasta perder el conocimiento antes de que el reloj diera la medianoche, dejando al hermano menor, un exconvicto de 31 años, a solas con el propietario del apartamento. El chico decidió que preferiría pasar la velada con su familia, así que trató de echar de casa al propio anfitrión.

Cuando el dueño de la casa se negó a abandonar su propio apartamento, el disgustado huésped le apuñaló varias veces con un cuchillo, según el portal de noticias Sarnovosti.ru. Cuando se dio cuenta de que se le había aguado la fiesta, el exconvicto tomó la extraña decisión de irse a la cama.

A pesar de que los festivos son sagrados para la familia, a la mañana siguiente los hermanos mayores del sospechoso lo entregaron a la policía tras descubrir el cuerpo del dueño del apartamento. 

Batallas de borrachos

En Nochevieja, otra familia llevó un poco demasiado lejos el espíritu festivo. Sucedió en Márino, un suburbio de Moscú, cuando un hombre de 57 años y su hijo, de 35, protagonizaron un altercado mientras cenaban que derivó en una pelea a cuchillazos.

El hijo perdió y murió allí mismo, y su padre fue trasladado al hospital con una herida de arma blanca en el estómago, informó el periódico Moskovski Komsomólets.

La misma noche, en la región de Sarátov, se reproducía un escenario prácticamente idéntico entre padre e hijo. En esta ocasión, fue la nueva generación la que ganó el partido: el hijo, de 16 años, mató a su padre con una espada samurái, según publicó el portal de noticias regionales OM-Saratov.ru.

La casa de huéspedes

En Vladivostok, una familia parecía disponerse a pasar una tranquila velada en Noche Vieja. Hasta que en el último momento el hijo decidió invitar a un amigo suyo. Pero la situación se torció de repente cuando los dos hombres empezaron a beber.

Después de que estallara una pelea a gritos, el invitado agarró un cuchillo y mató al hijo de la familia, según informó el portal de noticias News-Box24.tv. Entonces el culpable procedió a matar a la madre y la abuela de su amigo, que también estaban presentes en la reunión de Año Nuevo.

La policía enseguida detuvo al sospechoso, que les explicó que había cometido los asesinatos porque la víctima le debía dinero.

Publicado originalmente en inglés en The Moscow Times.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies