¿Por qué Putin ordena cambiar el estatus jurídico de Crimea?

Ramil Sitdikov/RIA Novosti
El presidente Putin ha introducido enmiendas en el sistema de administración de Crimea. Los cambios prevén la abolición del Distrito Federal de Crimea y la inclusión de la península en el Distrito Sur. Los expertos opinan existen varias razones para esta medida.

Vladímir Putin ha ordenado una serie de ajustes en el sistema de funcionarios federales y regionales, que entre otras cosas, afectan directamente a Crimea. Entre otras cuestiones,  el 28 de julio se cesó al gobernador de Sebastopol.

Además, se ha abolido el Distrito Federal de Crimea, creado tras la reunificación  de península al territorio de Rusia durante la primavera de 2014. ¿Qué implicará esta medida para la península y sus relaciones con el centro federal?

1. Pérdida de la exclusividad

Un representante del Kremlin explica que la decisión sobre Crimea trata de incrementar la eficacia de la administración de la península. Según Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente, Crimea y otras regiones del Distrito Federal Sur se enfrentan a problemas similares que se resolverán con mayor facilidad en el marco de una sola estructura.

Según informan fuentes oficiales a los medios de comunicación, la creación de un distrito especial para Crimea era una medida temporal prevista para el periodo de integración de la península en Rusia. Según el politólogo Dmitri Orlov, director de la Agencia de Comunicaciones Políticas y Económicas, la adaptación de Crimea a la realidad rusa ha finalizado y el distrito federal ya no es necesario. Ahora la península pierde su exclusividad y se convertirá en “una región más”.

2. Simplificación de la interacción con el Kremlin

Los expertos opinan que para Crimea será más fácil interactuar con el centro si esta forma parte del Distrito Federal Sur. Según Mijaíl Mizulin, politólogo y miembro del Consejo de Investigación de la Asociación Rusa de Ciencias Políticas, esto podría deberse, entre otras cosas, al hecho de que el representante plenipotenciario del Distrito Federal Sur, Vladímir Ustínov, mantiene una estrecha relación con los altos cargos del gobierno ruso desde principios de la década de los 2000.

Durante su época como fiscal general (desde el 2000 hasta el 2006) se encargó de numerosos casos de gran importancia para el Kremlin: el caso Yukos, la investigación del accidente del submarino Kursk y varios procesos de líderes de los guerrilleros chechenos.

Los observadores también aseguran que la anulación del Distrito Federal de Crimea no conllevará una reducción del interés del centro hacia la península ni del volumen de financiación de los programas que se llevan a cabo en Crimea actualmente.

“El estatus de Crimea y Sebastopol no está reconocido por Occidente ni por Ucrania, lo cual implica que es necesario mantener el grado de satisfacción de la población a un nivel aceptable, ya que en caso contrario podría surgir el deseo  de “volver a Ucrania”, señala Pável Sviatenkov, investigador del Instituto de Estrategia Nacional.

3. Ausencia de conflicto de autoridades locales

El experto también pone de manifiesto el hecho de que la transición de Crimea al Distrito Federal Sur contribuirá a evitar la aparición de conflictos entre los representantes de las autoridades locales.

Durante un tiempo muy prolongado y en el contexto de las inminentes elecciones a la Duma Estatal, se ha desatado en la península un conflicto entre el gobernador de Sebastopol, Serguéi Meniailo, y el equipo del antiguo presidente del parlamento local, Alexéi Chali.

Los compañeros de este último reunieron firmas para cesar al gobernador. El traslado de Meniailo a un puesto de representante plenipotenciario en Siberia el 28 de julio puso fin al conflicto. Es evidente que el Distrito Federal de Crimea no era capaz de resolver estas disputas, mientras que el representante plenipotenciario del Distrito Federal Sur, Ustínov, según los observadores, tiene experiencia de sobra para lidiar con ellas.

Representantes de los distritos federales

La figura de los representantes plenipotenciarios de los distritos federales se creó en 2000 tras la victoria en las elecciones de Vladímir Putin como un medio de reforzar el control del centro federal sobre las regiones. En la época de Borís Yeltsin, que supuso la  construcción de un nuevo sistema estatal, las regiones concentraron en sus manos una gran autonomía.  Con los representantes permanentes Putin, según los politólogos, establecía el control sobre los gobernadores e interceptaba el poder de las antiguas élites.

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.