10 rutas para disfrutar plenamente de las montañas de Altái

Es difícil llegar a las montañas de Altái, pero una vez en ellas nunca querrás abandonar este hermoso lugar.

Es difícil llegar a las montañas de Altái, pero una vez en ellas nunca querrás abandonar este hermoso lugar.

Pavel Filatov
Las montañas de Altái, un rincón único de Rusia, conforman la cordillera más alta del sur de Siberia y están separadas por profundos valles y amplias hondonadas.
El macizo de Altái se extiende hasta Asia Central y cruza cuatro fronteras estatales: la de Rusia, la de Mongolia, la de China y la de Kazajistán.
Las montañas de Altái, consideradas por algunos como la “farmacia” de la Tierra y los “pulmones” del planeta, es una de las regiones más limpias y menos contaminadas de Rusia.
Esta región da la bienvenida a los turistas, especialmente a quienes buscan un lugar tranquilo y limpio para escapar de las ruidosas multitudes y del aire de la ciudad y pasar tiempo en la naturaleza indómita.
La región de Altái es una tierra diferente y misteriosa de altas montañas y limpios ríos, y el hogar de la fauna salvaje.
Ríos intactos, lagos asombrosos y bosques de pinos llenos de sonidos que ayudan a relajarse a los habitantes de las grandes ciudades.Lea más: Las montañas de Altái, un santuario de la naturaleza
Las reservas naturales ocupan un 20 % del territorio de la República de Altái, y en esta zona se hallan 126 monumentos naturales.
Esto no solo se ve, sino que también se oye.
Debido a su ubicación remota, la naturaleza de Altái se encuentra en un estado óptimo de preservación.
La República de Altái no tiene ferrocarriles. Por tanto, para llegar a las montañas de Altái primero hay que viajar, por ejemplo, a Barnaúl, Novosibirsk o Bisk, y desde allí utilizar coches o furgonetas.  Lea más:     Las montañas de Altái, paraíso natural en el corazón de Rusia
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies