Los trenes españoles acortan la distancia entre Berlín y Moscú

Servicio de prensa
El 17 de diciembre el tren Talgo inaugurará el trayecto Moscú-Berlín acortando el tiempo del recorrido entre la capital rusa y la alemana en casi cinco horas. RBTH conversa con el ingeniero e inventor español, José Luis López Gómez, que desempeñó el cargo de Director General de Tecnología de Talgo entre 1996 y 2004 y actualmente es asesor técnico de Presidencia.

El 17 de diciembre partirá de la estación moscovita de ferrocarriles Kúrskaya el tren Talgo que cubrirá el trayecto entre Moscú y Berlín en 20 horas y 14 minutos, frente a las 24 horas 49 minutos que se tardaban hasta ahora. Los trenes españoles, que circularán con el nombre de Swift, cuentan con un sistema de cambio automático de ancho de vía, lo que les permite acortar significativamente el tiempo del recorrido. 

Talgo firmó en 2011 un contrato con Ferrocarriles Rusos para la adquisición de 140 coches por un importe de 100 millones de euros. En junio del año pasado cuatro trenes Talgo empezaron a circular en el trayecto Moscú-Nizhni Nóvgorod,  y a partir del próximo sábado tres nuevos trenes se incorporarán en el sistema ferroviario ruso recorriendo la ruta Moscú-Berlín. El tren solo funcionará los fines de semana: saldrá de Moscú los sábados y los domingos. El recorrido contará con las paradas en Smolensk, Orsha, Minsk, Brest, Terespol, Varsovia, Poznan, Rzapin y Frankfurt (Oder).

RBTH conversa con el ingeniero e inventor español, José Luis López Gómez, que desempeñó los cargos del Director Técnico de Patentes Talgo (entre 1990 y 1996) y del Director General de Tecnología entre 1996 y 2004, el año en el que se jubiló. En 2013 obtuvo el Premio Popular al Inventor Europeo del año que otorga la Oficina Europea de Patentes. Precisamente a él se debe el invento del sistema de cambio automático de ancho de vía para locomotoras y el método para optimizar el correcto funcionamiento del cambio automático del ancho de vía en condiciones de  temperaturas muy bajas.

¿En qué consiste la peculiaridad de los trenes que van a recorrer el trayecto Moscú-Berlín?

Estos trenes van dotados de un sistema de cambio automático de ancho de vías, de esta forma  pueden circular por vías de ancho del estándar europeo (1.435 mm) y por vías de ancho ruso (1.520 mm). Estamos hablando de trenes que desarrollan la velocidad de 200 km/h. En realidad, están preparados para circular a 220 km/h, pero como van acoplados con la locomotora, dependen de la velocidad que pueda desarrollar esta. Y normalmente es de 200 km/h.

Entonces, ¿qué locomotoras transportarán los trenes españoles en este trayecto?

Estos trenes pueden ser transportados por cualquier locomotora, sea rusa, bielorrusa, polaca o alemana. Talgo no lo elige. Lo que hace Talgo es suministrar el producto para que lo lleve cualquier locomotora. Luego el operador, en este caso los Ferrocarriles Rusos, es quien decide qué locomotora se utilizará. En el trayecto Moscú-Berlín los trenes españoles irán con una locomotora hasta Brest, donde se hará el cambio de ancho de vía. Entonces allí se quitará una locomotora y se pondrá otra, que circulará por el ancho de vía del estándar europeo. Luego el tren continuará su trayecto hasta Berlín. Este va a ser el funcionamiento.

¿Se elaboraron trenes especiales para este recorrido o son los mismos que circulan en España?

Son una copia de lo que tenemos en España. Aquí contamos con cien trenes que están cubriendo todas las líneas de España: van por las líneas de alta velocidad hasta donde llega la línea y luego continúan el trayecto por vías de ancho Renfe, hasta llegar a las terminales. Por ejemplo, el tren Madrid-La Coruña va por vía de alta velocidad hasta León y después continúa el trayecto hasta La Coruña pero sin cambiar de locomotora, porque nuestras locomotoras también tienen el sistema de cambio automático de ancho de vía. 

El proyecto empezó hace años, ¿por qué ha tardado tanto en realizarse?

Lo que nos ha llevado mucho tiempo es la homologación de trenes porque en cada país por el que pasa el tren hay que certificarlo. Entonces, había que homologarlo en Rusia, Bielorrusia, Polonia y Alemania. Los operadores de cada país tienen que autorizar la circulación por sus vías para que el tren se ponga en marcha.

¿Cuándo exactamente nació la idea del proyecto Moscú-Berlín?

Yo empecé con esto hace tiempo, ya en 1994 hicimos pruebas en Rusia y Polonia pensando en este servicio de cambio de ancho de vía. 

¿Lo hicieron por iniciativa de Talgo o de la parte rusa?

Por iniciativa de ambos. Talgo como fabricante de trenes y de sistema de cambio de ancho de vías, entendió que sería muy bueno que nuestro tren circulase de Berlín a Moscú sin hacer un cambio de coches. En 1969 inauguramos la ruta Madrid-París utilizando los trenes con el cambio de ancho,  porque aquí también tenemos el ancho de vía distinto al resto de Europa. Se hizo un viaje a París y se lanzó la ruta Barcelona-Ginebra. Entonces, al ver el éxito de este funcionamiento, empezamos a proponer a los Ferrocarriles Rusos esta posibilidad. Pero es un proyecto que viene del año 1994.

¿Por qué no se hizo nada en aquel entonces?

No se hizo nada porque las cosas del ferrocarril siempre van despacio y los directivos a veces dejan estos proyectos para más adelante debido a que los pasos por las aduanas pueden alargar los tiempos de viaje y hacer que la rentabilidad sea baja.

Usted que ha participado directamente en el lanzamiento de este tren, ¿va a recorrer el trayecto?

Ya tengo reservado el billete para el 17 de diciembre.