RZD: el gigante ruso revoluciona el ferrocarril

Foto de Itar Tass

Foto de Itar Tass

La empresa se ha aliado con firmas extranjeras para construir un “puente terrestre” entre Europa y Asia que cambiará el mapa de transporte de mercancías.
 El último Congreso Ferroviario clausurado apenas hace unos días a unos pasos del Kremlin, en el Edificio Manezh, tuvo como protagonista absoluto a RZD-Ferrocarriles Rusos, la primera empresa de transporte ferroviario de mercancías del mundo. RZD es un gigante con 1,2 millones de empleados y una participación en el mercado interno ruso –sin contar los oleoductos-, superior al 80%.

El poder de esta empresa marca una marcada diferencia con Europa, donde rara vez los operadores ferroviarios tienen una cuota superior al 10% en el conjunto del transporte. La contribución de RZD al PIB ruso se sitúa alrededor del 1.9%. En la década pasada RZD se reorganizó invirtiendo sobre todo en alta velocidad y apostando por nuevos materiales. Ahora contempla un importante proyecto a largo plazo de redes y servicios hasta el 2030. Este plan estratégico involucra a las mayores empresas europeas del sector, entre ellas Alstolm, Siemens, Bombardier y Finmeccanica, además de diversas empresas que especializadas en infraestructuras.

El objetivo será construir en poco tiempo un “puente terrestre” entre Europa y Asia. Un proyecto que no será fácil si se tiene en cuenta que entre los distintos países existen diferentes anchos de vía y también las normas técnicas son distintas.
1,2 millones es el número de empleados de la empresa rusa del ferrocarril. RZD controla más del 80% del transporte interno ferroviario y representa el 1,9% del PIB
Un puente terrestre para mercancías tendría muchas ventajas para la economía de algunos países europeos. En términos teóricos, el proyecto ruso es simple pero la fase de realización plantea varios obstáculos que no tienen solución inmediata. Entre ellas, las posibles modalidades de explotación del Transiberiano como puente entre Europa y Asia, o las posibilidades de conexión entre las vías. Entre las hipótesis que se manejan está la construcción de corredores en Irán (hasta el Golfo Pérsico), en Irak, o en los países del Golfo Pérsico.

Existe un acuerdo con Corea del Norte que prevé el establecimiento de un área logística en las cercanías de Seúl que conectará al país con la red ferroviaria eurasiática.

Además RZD forma parte de una sociedad mixta –con miembros de Austria, Eslovaquia y Ucrania- que construirá cerca de 460 kilómetros de trazado entre Koszhe (cerca de Bratislava) y Viena, de los cuales solo 60 se encuentran en territorio austríaco. La inversión prevista del proyecto en la primera fase es de 5.000 millones de euros.

Si se superan los últimos escollos, se creará una contigüidad territorial completa con Corea del Sur y, por medio de un ferry, también con Japón, a través de puertos del área de Vladivostok. Y pese al cambio de ancho de vía, también con China, principal proveedor de Europa. Un polo logístico ferroviario en las proximidades de Viena cambiaría radicalmente la situación del transporte en Europa, desplazando los flujos y modificando su estructura.

España participará en la renovación ferroviaria

España estuvo representada en el Segundo Congreso Ferroviario por Antonio Marín, presidente de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), quien expuso las características de la red española y los proyectos internacionales de la empresa.

La colaboración entre RZD y ADIF es reciente pero significativa. El primer acuerdo data de octubre de 2007. El 27 de mayo de 2010, ADIF, Talgo y RZD firmaron un acuerdo para estudiar la operatividad de trenes de ancho de vía variable en las rutas europeas. También están en marcha acuerdos con INECO SA y Renfe. En la entrevista concedida a un grupo de periodistas europeos, Vladimir Yakunin, presidente de RZD, señaló que Ferrocarriles Rusos está interesado sobre todo en la utilización de trenes de ancho de vía variable. Actualmente hay un tren Talgo en periodo de prueba en el Rail Scientific and Technical Research Institute (VNIIZHT), a las afueras de Moscú.

ADIF podría ser una de las empresas llamadas a colaborar en la modernización de la línea Moscú-San Petersburgo.

Tradicionalmente, las empresas españolas han estado presentes en las distintas actividades logísticas y ferroviarias de Rusia, tanto en la producción como en la prestación de servicios. Como ejemplo,
las ferias “1520” y “Trans Rusia”. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.