¿Cómo deben actuar los cazas rusos al encontrarse con aviones de la OTAN?

Su-30.

Su-30.

Mikhail Voskresenskiy/RIA Novosti
Los incidentes entre aviones rusos y estadounidenses se repiten de manera reiterada. Uno de los últimos tuvo lugar el pasado 9 de mayo en el Mar Negro. Expertos rusos explican cuáles son los “códigos de comportamiento” en estas situaciones.

El pasado 9 de mayo un caza ruso Su-30 obligó a un avión de reconocimiento P-8A Poseidon estadounidense a abandonar el espacio aéreo de Rusia en el Mar Negro. Pero, en opinión de los expertos, se excedió al realizar piruetas en torno al norteamericano.

El Su-30 realizó una serie de acrobacias aéreas a seis metros del P-8A Poseidon, y obligó a los pilotos estadounidenses a abandonar el espacio aéreo ruso. Más tarde, en el Ministerio de Defensa de Rusia  se refirieron a los movimientos del piloto en las proximidades del avión extranjero como “maniobras de bienvenida”.

Reglas escritas y no escritas del comportamiento en el aire

En situaciones de este tipo el procedimiento habitual es el siguiente: los cazas se colocan ala con ala junto a los aviones de reconocimiento y vuelan en paralelo, explica a RBTH el excomandante de la aviación naval rusa, el general-coronel retirado Vladímir Deineka.

“El año pasado se produjo un incidente en el que un Su-27 incluso imitó un ataque con misiles contra un avión de la OTAN en el mar Báltico. Nuestro piloto llegó hasta el avión extranjero, se volvió hacia él mostrándole sus misiles y luego se alejó. De este modo, el caza deja claro que está dispuesto a efectuar un disparo en caso de acciones agresivas”, declara Dmitri Safónov, analista militar del diario Izvestia, a RBTH.

Por su parte, varios bombarderos estratégicos Tu-95 cerca de Alaska fueron “escoltados” por F-16 estadounidenses, que también mostraron que estaban dispuestos a utilizar sus armas en cualquier momento si nuestros aviones cambiaban su curso y entraban en el espacio aéreo de EEUU.

“En caso de que un avión cruce el espacio aéreo de otro país le obligarán a aterrizar. El caza se 'lanzará' contra él (casi como si fuera un automóvil que embiste a otro). Pero es poco probable que se utilicen los misiles, ya que ello podría conducir a la Tercera Guerra Mundial, explica Safónov.

 Desde 1972 hay un acuerdo entre Moscú y Washington para evitar los incidentes aéreos y que  indica las normas de comportamiento. “Un piloto que se encuentra presionado por unos cazas debe saber en qué situaciones tiene derecho a responder enseñando los dientes y en qué situaciones debe alejarse o aterrizar”, añade el experto.

¿Se pueden hacer acrobacias alrededor de aviones extranjeros?

A los pilotos de la aviación rusa no se les permite cruzarse en el curso de un barco o un avión, según explica el analista militar de la agencia TASS, Víktor Litovkin, a RBTH.

“Hacer piruetas de alto pilotaje junto a otro avión no es más que una bravata militar. Los Su-30 son extremadamente maniobrables y proporcionan a los pilotos posibilidades que otros aviones no pueden ofrecer. Por eso a veces los pilotos pierden un poco la cabeza y se pasan de la raya jugando”, destaca el analista.

Sin embargo, estrictamente hablando, el piloto no infringió ninguna norma, ya que cumplía con una misión de combate.

“El piloto 'empujó' al avión extranjero fuera del territorio, no perdió su avión y regresó a la base sin provocar ningún conflicto. Esa es la principal tarea del caza interceptor. Desconozco si se conceden premios en tales casos, pero en principio se trata de un plus para el piloto”, añade el analista.

¿Por qué ambas partes hablan de acciones 'profesionales'?

Durante la presidencia de Barack Obama, Rusia y EE UU se criticaban ferozmente cuando ocurrían incidentes similares. Sin embargo, con el cambio de coyuntura política las situaciones “cotidianas” no levantan olas de indignación entre los militares, opina Safónov.

Por ejemplo, la representante del Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD, por sus siglas en inglés), Ashley Peck, se refirió a las acciones de los bombarderos rusos sobre Alaska como “profesionales” y compatibles con el documento sobre el comportamiento en el aire.