¿Qué temas serán clave en la reunión entre Putin y Erdogan?

El presidente Vladímir Putin (izquierda) con su par turco Recep Tayyip Erdogan durante su encuentro en Estambul, Turquía, el 10 de octubre de 2016.

El presidente Vladímir Putin (izquierda) con su par turco Recep Tayyip Erdogan durante su encuentro en Estambul, Turquía, el 10 de octubre de 2016.

Reuters
El próximo 9 de marzo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan se reunirá con Vladímir Putin en Moscú. También participará en la reunión del Consejo de Cooperación de Alto Nivel de Rusia y Turquía. Además de la regulación del conflicto sirio tratarán de restablecer completamente las relaciones.

La agenda promete estar saturada. Las partes tendrán que aclarar ciertas cuestiones para dar por zanjada la restauración de las relaciones tras la crisis de noviembre de 2015, fecha en que Ankara derribó un caza ruso que, según indicaron, había violado el espacio aéreo turco. Tras este grave incidente Rusia sancionó la importación de una serie de productos turcos, introdujo un régimen de visados para los ciudadanos de ese país y prohibió la venta de tours a los resorts del país.

A pesar del restablecimiento oficial de las relaciones – destaca la firma de un acuerdo intergubernamental para la construcción del gaseoducto Turkish Stream, la cancelación de sanciones sobre productos agrícolas y sobre la venta de tours turcos- se mantiene vigente el régimen de visados para los ciudadanos turcos.

Tampoco se han levantado las sanciones contra una serie de productos. Durante la visita de Erdogan se tratarán todas estas cuestiones.

“Turquía quiere que Rusia derogue todas las sanciones económicas y el régimen de visados”, afirma Kerim Has, experto del centro de análisis turco USAK, centro independiente con base en Ankara. Sin embargo, el propio experto lo considera poco probable. “Moscú no está interesada en esto. Quizás se deroguen las sanciones para un producto aislado o bien se elimine el régimen de visados, pero es probable que no se cancelen las sanciones por completo”.

La crisis siria

Una de las cuestiones principales será, obviamente, la regulación de la crisis siria. Así se lo hizo saber a los medios de comunicación rusos el consejero del presidente de Turquía, İlnur Çevik.

Tanto Rusia como Turquía llevan a cabo acciones militares en Siria. Además, desde enero ejecutan operaciones conjuntas contra los guerrilleros del Estado Islámico. Al tener influencia sobre la oposición siria, Turquía aparece como uno de los participantes clave para el proceso de paz que ha emprendido Rusia para regular el conflicto sirio.

“El tema principal será Siria —señala Kerim Has, que considera que hay cuatro aspectos principales —. En primer lugar hay que considerar la futura cooperación en Alepo y en las regiones adyacentes. Segundo, el aumento del número de participantes en las reuniones (Catar, Arabia Saudí, etc.) sobre la normalización de la crisis siria. Además hay que concretar las opciones de colaboración de Turquía con Rusia sobre la liberación de Al Raqa y Manbiy tras el término de la operación en Al-Bab por parte de Ankara. Por último, la posición de Rusia sobre las fuerzas kurdas que están luchando en Siria”.

Otra cuestión importante será el proceso de transición en Siria, asevera Antón Madrasov, experto sobre Siria del Instituto de Innovación y Desarrollo. “El proceso para alcanzar un acuerdo requiere concesiones y compromisos. Es importante que Rusia y Turquía acuerden cómo pueden influir en Damasco y en la oposición, respectivamente, para encontrar puntos de convergencia”, señaló.

¿Quiénes son los terroristas?

El politólogo turco Salih Yilmaz de la Universidad Ankara Yildirim Beyazit presupone que las partes tratarán también cuestiones relevantes para Ankara, como la acción en Rusia del movimiento de Gülen y su organización, FETO (acusada de haber organizado el golpe de Estado en 2016) y el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán). Rusia no reconoce ni a FETO ni al PKK como organizaciones terroristas.

“Turquía está muy preocupada porque en Moscú hay una oficina del PKK”, afirma Salih Yilmaz.

El 1 de marzo, el Senado ruso ratificó un acuerdo entre ambos países para agilizar la extradición de delincuentes. Los expertos consideran que esto permitirá que las autoridades turcas persigan a todo aquel que guarde relación con FETO o el PKK en territorio ruso.

“Confirmamos con acciones nuestra intención de cooperar no solo en materia de terrorismo, sino también sobre la extradición de aquellos que en Rusia y Turquía se pueden considerar políticamente indeseables”, asevera Yuri Mavashev, coordinador jefe del Centro de Investigación de la Turquía moderna.

La compra del S-400

Según Salih Yilmaz, durante la próxima visita las partes hablarán sobre la posible compra por parte de Turquía de sistemas de defensa antiaérea S-400.

El noviembre del año pasado ya se puso sobre la mesa esta cuestión. El director de la Agencia Federal de Cooperación técnico-militar, Alexader Fomin, anunció que el abastecimiento a Turquía de estos sistemas de misiles sería uno de los temas principales en la próxima reunión de la comisión intergubernamental. El ministro de defensa turco, Fikri Işık, confirmó que Ankara está negociando la compra con Moscú. Durante la reunión de la comisión intergubernamental que tuvo lugar en diciembre no se tomó ninguna decisión concreta sobre los S-400.

“Se habla de comprar los S-400 rusos para desviar la atención —considera Mvashev—. No es la primera vez que hemos visto a Turquía anunciar algo así”. El experto supone que Ankara otorgará prioridad a la cooperación técnico-militar con EE UU, mientras que la que establecerá con Rusia tendrá un carácter limitado.