Tres escenarios posibles en Siria tras la ruptura del alto el fuego

EE UU suspende el diálogo con Rusia. ¿Qué pasará ahora?

EE UU suspende el diálogo con Rusia. ¿Qué pasará ahora?

Reuters
Estados Unidos ha anunciado que interrumpe el diálogo establecido con Rusia para apoyar el régimen de alto el fuego en Siria. RBTH estudia los tres posibles escenarios que podrían darse en Siria tras la decisión de la Casa Blanca.

El pasado lunes el Departamento de Estado de EE UU declaró que interrumpe sus contactos bilaterales con Rusia respecto a Siria y acusó a Moscú de incumplir con las obligaciones contraídas en el acuerdo sobre el alto el fuego.

Esto no dejó indiferente a Rusia: el Ministerio de Asuntos Exteriores acusó a Washington de “hacer pactos con el diablo” (los islamistas radicales) solo para conseguir cambiar el régimen en Damasco.

RBTH presenta un análisis sobre cómo pueden desarrollarse los acontecimientos tras la interrupción del diálogo entre Estados Unidos y Rusia sobre el conflicto sirio.

Primer escenario. La posibilidad de enfrentamientos militares entre Estados Unidos y Rusia en Siria

Esta posibilidad, así como el deseo de evitarla, subyacen en todas las negociaciones celebradas por los cancilleres de EE UU y Rusia respecto a Siria, opina el politólogo militar de la Universidad Económica Plejánov de Rusia Alexander Perendzhíev. Este es el principal objetivo que persiguen las dos potencias, ya que no coinciden en ningún otro punto respecto a la cuestión siria. En estas condiciones, teniendo en cuenta el último paso que ha dado Washington, opina el experto, es posible un conflicto armado entre Rusia y Estados Unidos en Siria.

“Sobre todo considerando que este enfrentamiento ya ha tenido lugar de forma indirecta: los estadounidenses han bombardeado a las tropas gubernamentales de Siria con las que se encontraban consejeros militares rusos; Rusia, por su parte, ha bombardeado a agrupaciones terroristas entre las que se encontraban soldados estadounidenses”, declaraba el politólogo a la agencia rusa RIA Navosti.

En el primer caso, Perendzhíev se refiere al bombardeo aéreo de la coalición dirigida por Estados Unidos contra las tropas del presidente sirio Bashar al Asad, y en el segundo el politólogo hace referencia a las noticias sobre el ataque ruso contra una base militar de tropas británicas y estadounidenses en Siria.

No obstante, el escenario de la confrontación militar entre Moscú y Washington en Siria sigue siendo poco probable. Pese a la interrupción de la cooperación, Estados Unidos ha dejado abiertos varios canales de comunicación para evitar conflictos entre aviones militares de ambos países, según subrayaba en una entrevista para RBTH Vladímir Sótnikov, del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias.

Segundo escenario. El plan B de la administración estadounidense

El secretario de Estado John Kerry ya había mencionado este plan B como alternativa al proceso de paz que actualmente se encuentra en punto muerto.

Según declaraba a RBTH Alexander Shumilin, director del Centro de Análisis de Conflictos en Oriente Próximo del Instituto de Estados Unidos y Canadá, en estos momentos el plan B consiste en un “refuerzo de la oposición contra Asad y el Estado Islámico”. De ello se encargarán las monarquías árabes y Turquía tras haber acordado el plan con Washington.

Además, según el politólogo, estos países armarán a agrupaciones de pésima reputación, como el frente al-Nusra, declarada por la ONU y por Estados Unidos como una organización terrorista. En otras palabras, se movilizará a todas las fuerzas que ofrecen resistencia al presidente Asad.

Sin lugar a dudas, esto solo conseguirá reforzar los combates e incrementar el número de víctimas, ya que los aliados de Asad, en primer lugar Rusia, no piensan retroceder. Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente ruso, ya ha declarado que tras la decisión de Washington Moscú no abandonará la lucha contra el terror ni su apoyo al gobierno sirio.

En el marco de este mismo escenario, Washington podría intentar derrocar el régimen sirio por la fuerza, utilizando su aviación como lo hizo durante la operación en Libia en 2011, donde se derrocó al gobierno y el coronel Gadafi fue asesinado. Sin embargo, en este caso será inevitable el enfrentamiento directo con las fuerzas aeroespaciales de Rusia, que se encargan de la protección desde el aire de las posiciones del ejército sirio, según indica en una entrevista para RBTH Mijaíl Vladímirov, del Centro de Estudios Políticos y Militares del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú.

Ello resta probabilidad a este escenario debido a la reticencia de Washington a correr riesgos innecesarios: las consecuencias de un enfrentamiento semejante entre las dos potencias, que poseen armamento nuclear, son impredecibles.

Según el experto, la extracción de recursos por parte de los enemigos de Asad tampoco supondrá grandes problemas, ya que la oposición está bien abastecida y recibe dinero y armamentos suficientes. Una ayuda adicional no puede cambiar la correlación de fuerzas en el conflicto mientras la aviación de Rusia siga dominando desde el aire y destruyendo unidades de los guerrilleros.

Tercer escenario. El éxito de las tropas de Asad

Libres de las restricciones que les imponían los acuerdos de paz tras la decisión de Washington, las tropas de Asad con el apoyo de Rusia podrían alcanzar éxitos importantes y expulsar a sus enemigos de Alepo a pesar de que estos cuentan con el apoyo de Washington y sus aliados en esta zona.

El experto opina que si consigue hacerse con el control de esta importante ciudad, el ejército sirio comenzará el ataque en la provincia de Idlib. La victoria de Asad estará condicionada por la postura de las agrupaciones suníes. Si al menos una parte de ellas, previendo el éxito de Damasco, firma con Asad un acuerdo de paz, el conflicto habrá terminado; si no, a Siria le esperan décadas de “guerra latente”.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies