Putin y Xi Jinping escenifican el buen momento de las relaciones

Ambos líderes se reunieron el Pekín.

Ambos líderes se reunieron el Pekín.

kremlin.ru
Los presidentes de China y Rusia, Xi Jinping y Vladímir Putin, se reunieron el pasado sábado en Pekín y firmaron una serie de acuerdos.

En la cuarta visita oficial de Putin a China en los tres años desde la llegada de Xi al poder, ambos líderes se esforzaron por manifestar la solidez de los vínculos entre los gigantes eurasiáticos.

Putin destacó el carácter estratégico de los crecientes lazos con Pekín. "Las relaciones entre Rusia y China se están haciendo mucho más estrechas", afirmó por su parte el presidente chino en declaraciones a la prensa tras la reunión, celebrada en el Gran Palacio del Pueblo, informa Efe.

La buena relación es tanto económica como política y es que ambos líderes tienen opiniones similares en política internacional. "Son muy próximas o prácticamente coinciden", afirmó Putin.

Xi subrayó que tanto Rusia como China quieren en "resolver las disputas internacionales y regionales "a través del diálogo y la negociación en lugar de las armas o las amenazas, igual que con las sanciones o la amenaza de sanciones". Los dos países colaboran dentro del grupo BRICS y del G-20, entre otros foros internacionales.

En lo que respecta al comercio, se firmaron acuerdos en el ámbito de las finanzas, las comunicaciones, la energía, el transporte, la aeronáutica o la cultura. En el último año el intercambio comercial entre ambos se redujo en un 28%, sobre todo debido a la ralentización china y a los problemas por lo que atraviesa Rusia y a la caída del precio del petróleo. Aunque el interés de ambas es profundizar el comercio.

Entre otros asuntos, figuran el desarrollo conjunto de un avión de pasajeros de fuselaje ancho o de un helicóptero de transporte pesado para la aviación comercial.

La aeronave desarrolla el memorandum firmado en 2014. Según ha podido saberse tendrá capacidad para 250-300 pasajeros y el objetivo es poder competir con Airbus y Boeing.

Además, hablaron tambien de la mejora de las infraestructuras de transporte en Asia Central. La influencia de Rusia en las antiguas repúblicas soviéticas contnúa siendo grande y China aumenta su importancia política en esta región. El gigante asiático pretende construir una "Nueva Ruta de la Seda" para unir Asia y Europa. Putin explicó que ambos quieres realziar "una vía transeurasiática llamada a mejorar las comunicaciones viarias en todo este enorme continente".

Ambas potencias pretenden construir un tren de alta velocidad que una Pekín y la ciudad rusa de Kazán.

La energía es un ámbito de especial importancia. Rusia cuenta con amplias reservas de gas y petróleo y China aumenta su demanda. En 2013 y 2014 se firmaron importantes acuerdos para el suministro de gas y petróleo.

Segú Putin estos acuerdos avanzan "al ritmo programado", sobre todo las obras para la construcción de un gasducto que según las previsiones estará listo en 202. También avanzan las negociaciones para abrir una nueva rusa de gas por Siberia.

Otra de las cuestiones clave es el aumento del uso de las monedas nacionales en el intercambio comercial con el objetivo de reducir la dependencia exterior.

La próxima reunión entre ambos líderes será también en China, cuando Putin asista a la cumbre de líderes del G20 los próximos 4 y 5 de septiembre.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies