Rusia apuesta por “redefinir las reglas del juego para el desarrollo del G20”

El presidente de Vneshekonombank, Vladímir Dmítriev. Fuente: ITAR-TASS

El presidente de Vneshekonombank, Vladímir Dmítriev. Fuente: ITAR-TASS

Se ha celebrado en Roma el segundo encuentro de directores de instituciones financieras de desarrollo de los países del G20, así como un congreso dedicado al papel de los bancos de estos países en la misión de garantizar un crecimiento estable de las economías nacionales y regionales. El primer encuentro se celebró en Moscú en 2013 y fue promovido por el banco Vneshekonombank.

En este encuentro Rusia estuvo representada por Vneshekonombank (VEB), la principal institución rusa de desarrollo, creada para la realización de los mayores proyectos de infraestructuras. Vneshekonombank fue uno de los organismos que financiaron las Olimpiadas de Sochi. En total, el VEB participó en la financiación de 20 proyectos en Sochi por un valor total de 321.000 millones de rublos (6.800 millones de dólares), de los cuales 248.600 millones de rublos (5.300 millones de dólares) corresponden a créditos.

Según el presidente de Vneshekonombank, Vladímir Dmítriev, durante los últimos años el banco se ha convertido en una institución de desarrollo de pleno valor. “Lo hemos conseguido, y nuestra participación en la financiación de estos proyectos no es un mal ejemplo de ello. En cuanto al legado olímpico, la situación actual es compleja, ya que el proyecto era bastante complicado. Por esta razón, estamos buscando junto a los demás inversores y junto al gobierno posibilidades para hallar una solución eficaz al problema”, declaraba Vladímir Dmítriev a RBTH. Según este, esta es precisamente la misión de los bancos de desarrollo, la de financiar todo aquello que no se encuentra en buen estado o que los bancos comerciales no financian porque no les resulta interesante.

El grupo de los 20

Próximamente se planea recapitalizar Vneshekonombank a través del Fondo Nacional de Bienestar, un depósito especial de reservas creado en Rusia para casos de emergencias como la caída en picado de los precios del petróleo. “En este caso, se trata de un índice de suficiencia de capital que en el presente se encuentra en poco más del 10%. Sin embargo, esperamos que en un futuro previsible supere el 13%, lo cual dará a VEB un importante ‘colchón de seguridad’ y una estabilidad financiera”, comentaba Dmítriev. Según el presidente de VEB, en cualquier caso no se trata de dinero “real”, sino de una conversión de un tipo de pasivo a otro.

Intercambio de experiencia

Rusia ha sido la promotora de la celebración de este foro en Roma. “Aprovechando la reciente presidencia rusa del G20, Vneshekonombank ha propuesto la celebración en el marco de esta plataforma de varios eventos, entre los cuales figura el encuentro de directores de instituciones de desarrollo de los países del grupo”, aclaraba en una entrevista para RBTH el presidente de la delegación rusa, Vladímir Dmítriev.

La idea del evento consiste en discutir problemas generales y problemas que afectan específicamente a las instituciones de desarrollo. En particular, en 2014 los asistentes del encuentro debatieron sobre las cuestiones de la cooperación entre los bancos de desarrollo de los países del G20, su interacción con instituciones de desarrollo multilaterales, el papel de las organizaciones financieras en la implementación de una economía 'verde', así como la capacidad de los bancos de desarrollo para atraer inversión privada a largo plazo.

Según el director de la delegación rusa, existe una gran necesidad de redefinir las “reglas del juego”, en las que, en su opinión, deberían crearse excepciones para las instituciones de desarrollo que están controladas por distintos órganos (los bancos centrales) o por el gobierno, como en el caso de Vneshekonombank.

Por ejemplo, uno de los ámbitos de actividad de VEB es el apoyo del diálogo entre los representantes extranjeros y rusos de la pequeña y mediana empresa, para lo cual utiliza un método basado en el concepto de clúster.

Mediante la creación de grandes empresas, VEB estimula el surgimiento a su alrededor de pequeñas y medianas empresas. “Evidentemente, por ahora no dominamos el campo de las tecnologías, por lo que trabajamos de forma conjunta con otras empresas, en primer lugar italianas. Esto sucede, por ejemplo, en Kaluga, donde existe un gran clúster automovilístico. La producción localizada en Kaluga está basada precisamente en la pequeña y mediana empresa”, aclaraba el presidente de VEB.

La cuestión de las sanciones

Toma impulso la alternativa al FMI propuesta por los BRICS

A pesar de que el tema de las sanciones impuestas contra Rusia no figuraba en el orden del día oficial del foro del G20, no se pudo evitar tratar este tema en Roma. Según reconocía a RBTH Vladímir Dmítriev, durante los últimos meses las relaciones políticas han empeorado, como también han empeorado las condiciones de los créditos para los bancos rusos.

“Nuestros socios comprenden perfectamente que el régimen de sanciones es una arma de doble filo que, por un lado, tiene como objetivo castigar a Rusia, pero por otro lado, afecta del mismo modo a las empresas nacionales de los países europeos, que no parecen haberlo pensado bien. Esto afecta sobre todo a los estados que más cooperan con Rusia, en el ámbito económico y comercial y en el ámbito de la inversión en la economía rusa”, comenta Vladímir Dmítriev.

Lea más: ¿Puede quedar aislada Rusia en una economía global?>>>