¿En qué no están de acuerdo Moscú y Damasco?

A pesar del apoyo a al Asad hay temas en los que discrepan.

A pesar del apoyo a al Asad hay temas en los que discrepan.

AP
Rusia ofrece un importante apoyo al gobierno de Bashar al Asad. Desde el comienzo del conflicto sirio Moscú ha vetado cuatro veces en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución dirigido contra el régimen sirio, ha ayudado a Siria a destruir armas químicas y ha defendido la postura de Asad en numerosas ocasiones en negociaciones internacionales. Aunque no están de acuerdo en todas las cuestiones. RBTH analiza las diferencias.

La asistencia militar de Moscú tiene una importancia especial para Damasco. Con el apoyo de las Fuerzas Aeroespaciales rusas, el ejército, que estuvo replegándose hasta septiembre de 2015, tomó la iniciativa en la guerra civil, recuperó el control de una parte de los distritos que había perdido, entre ellos Palmira, y actualmente dirige su ofensiva hacia la “capital” del Estado Islámico, Raqqa. Sin la participación de Rusia, estos éxitos no habrían sido posibles. No obstante, entre el Kremlin y el régimen sirio existen también serias contradicciones. Estas son las tres más importantes.

1. Objetivos distintos

Los objetivos de Rusia y de Asad en el conflicto sirio coinciden solo en parte, según Vladímir Ajmédov, investigador sénior del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias. “Los intereses de Rusia consisten en mantener un gobierno laico en Siria que siga colaborando con Moscú”, opina el experto.

Además, para Moscú, según Ajmédov, no es relevante que siga o no Asad en el poder, mientras que para el gobernante sirio esta es una cuestión imprescindible. Los representantes del gobierno sirio se niegan a negociar la dimisión del presidente como condición para el inicio del proceso de transición previsto por los acuerdos de Ginebra.

2. Asad está a favor de la guerra

Ajmédov opina que el presidente de Siria apoya la regulación política solo en el plano formal.

“Asad es un hombre de la guerra, planea luchar hasta el final — aclara el experto — . Está dispuesto a negociar únicamente desde una posición de poder, para imponer sus condiciones a la oposición. Para ello necesita victorias militares y tomar el control sobre grandes territorios del país”. 

Grigori Kósach, profesor de la Universidad Estatal de Humanidades de Rusia, comparte la opinión de Ajmédov: “A diferencia de Rusia, Asad nunca ha considerado ni siquiera a la parte moderada de la oposición siria como un posible socio en unas negociaciones. Siempre ha declarado que son terroristas que actúan por influencia de agentes externos.

Por su parte, para Rusia la continuación de la guerra es algo peligroso, ya que incrementa el riesgo de sufrir pérdidas.

“No podemos permitir una escalada de la violencia y la participación de más soldados rusos en la operación militar — opina Vladímir Ajmédov — . Rusia intenta conseguir una regulación política del conflicto”.

3. La opinión sobre los kurdos

Las posturas de Moscú y Damasco tampoco coinciden en cuanto a la cuestión kurda. Cuando en marzo de 2016 los kurdos sirios declararon la creación de la Federación de Siria del Norte, Bashar al Asad se mostró en contra de este paso, a pesar de que los kurdos habían optado por una vía federalista para declarar su independencia.

“Damasco no aprueba ninguna idea de federalismo porque teme el colapso del país”, opina Grigori Kósach.

En esta disputa entre el gobierno y los kurdos, Rusia ocupa una postura neutral. Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente de Rusia, declaraba a este respecto: “La configuración interna del Estado sirio es asunto de los sirios”.

Según el profesor Kósach, Moscú en este caso prefiere mostrar cautela: los kurdos sirios son un aliado muy eficaz en la lucha contra el Estado Islámico, pero Rusia no está interesada en entrar en conflictos con el gobierno oficial de Damasco por causa de ellos. No obstante, en febrero de 2016 se inauguró en Moscú una embajada del Kurdistán Sirio (no a nivel oficial, sino como organización no gubernamental).

Las diferencias no irán demasiado lejos

Los expertos aseguran que, a pesar de las contradicciones entre Asad y Rusia, el Kremlin no negará su apoyo al presidente sirio:

“Rusia por ahora no ve en Siria a nadie capaz de remplazar a Asad [teniendo en cuenta la defensa de los intereses rusos], y por ello se ve obligada a apoyar todas sus iniciativas”, opina Kósach.

Según opina Vladímir Ajmédov, si Rusia ejerce demasiada presión sobre Asad, este podría negarse a colaborar y refugiarse en Irán, que a diferencia de Rusia no contempla la posibilidad de cambiar de régimen en Siria y apoya a Asad incondicionalmente. Debido a ello, según el experto, Moscú no critica el régimen sirio y muestra un consenso en sus opiniones incluso allí donde existen diferencias.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies