Los equilibrios de Moscú ante los kurdos de Siria

Iorsh
¿Por qué Rusia apoya a los kurdos de Siria que promueven una federalización a la que se opone al Asad?

A lo largo de los cinco años del conflicto sirio, el apoyo de Moscú a los kurdos de Siria ha sido un instrumento táctico y oportunista. Rusia se acordó de ellos sobre todo tras el deterioro de las relaciones con Turquía, provocado por el derribo del Su-24. es.rbth.com/Derribo_Su_24  Moscú sabe que los turcos reaccionan de manera impetuosa antes cualquier asunto relacionado con los kurdos. Por ejemplo, la iniciativa rusa de abrir en febrero la primera oficina de representación de los kurdos sirios en Moscú (la primera de este tipo en el mundo) habla sobre todo del deseo de Rusia de ver la reacción de Turquía.

Al mismo tiempo, los kurdos de Siria no son para Turquía más que un factor molesto, y dentro del movimiento kurdo solo son una estructura periférica y en el contexto sirio no tienen tanto peso como en Turquía o Irak. Dependen de los kurdos iraquíes y de sus organizaciones, sobre todo del Partido Democrático de Kurdistán y del clan del presidente del Kurdistán iraquí, Masoud Barzani.

En estas condiciones, los kurdos de Siria no serán capaces de promover los intereses de Rusia en la región y, lo más probable, es que esta sea la causa de que Moscú carezca de una estrategia a largo plazo en relación a este grupo.

La lucha contra el Estado Islámico

Al mismo tiempo, la lucha de los kurdos contra el fanatismo del Estado Islámico es muy importante para Rusia. Entre las fuerzas internas de Siria, los kurdos son cruciales en la batalla contra los islamistas radicales.

Evidentemente, su posición seguirá sin cambiar ya que la mayoría no son musulmanes sino yazidíes, un grupo etno-religioso que practica una religión basada en el zoroastrismo. Desde el punto de vista de los islamistas, los yazidíes son herejes que tienen que ser convertidos al islam o destruidos.

Aunque los kurdos sirios también crean dificultades a Rusia porque entorpecen la, en general, armoniosa relación de Moscú con el régimen de Bashar al Asad. Esto está vinculado a las declaraciones para proclamar un región federativa kurda en el norte de Siria, que básicamente implica la participación de facto del país.

A causa de la federalización Moscú se ha encontrado en una posición difícil, ya que tanto los kurdos como el gobierno de Asad son sus aliados. Moscú está en medio de dos enemigos enfrentados y tratará de usar sus palabras de la manera más racional posible ya que, en el fondo, Rusia es indiferentes a la federalización de Siria.

Asistencia a los kurdos

Rusia cuenta con una batería de recursos para poder apoyar a los kurdos sirios, desde apoyo diplomático hasta el suministro de armas. En concreto, Moscú ayuda a los kurdos con lo que quedan de las fuerzas aéreas rusas en el país árabe. Al mismo tiempo, los estadounidenses también apoyan a los kurdos y les proporcionan cada vez más espacio y tratan de reducir su dependencia de Rusia. El país eslavo trata de buscar el camino correcto en esta situación. La cuestión está lejos de ser sencilla ya que no ha habido contactos con este grupo étnico ni durante la época soviética. Moscú solo mantiene relaciones estrechas con los kurdos de Irak.

La cuestión más difícil es la tensión entre el gobierno sirio y los kurdos. Estos últimos recordarán a Damasco el censo de 1962, que no tomó en consideración a la gran mayoría de los kurdos del país así como las operaciones de 1963 y 1986, en la que se mataron a numerosos kurdos.

En estos momentos este grupo trata de fortalecer el statu quo. Han ganado posiciones pero no participan en las conversaciones de Ginebra y tratan de convertirse en uno de los participantes del proceso de regulación de la crisis. De ahí proviene su demanda por la federalización. En este contexto Rusia se presenta a sí misma como una especie de garante, uno de los impulsores del proceso de Ginebra y un mediador, que no hará movimientos drásticos.

Serguéi Demidenko es profesor en profesor la Academia Presidencial de Economía y Administración Pública de Rusia.

Lea más:

Rusia admite por primera vez que entrega armas a los kurdos de Irak

Se entregaron varios cañones antiaéreos en la ciudad de Erbil

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies