Rusia cambia la dirección de la guerra en Siria

AP
El presidente Vladímir Putin ordenó la retirada de la mayor parte del contingente de las tropas rusas en Siria. Según los expertos consultados por RBTH, la retirada afecta a las tropas aeroespaciales y a las de tierra mientras que los buques, los sistemas de defensa antiaérea y los sistemas de inteligencia seguirán sobre el terreno.

El presidente Vladímir Putin ordenó al ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, comenzar el 15 de marzo la retirada del grueso de las tropas rusas desplegadas en Siria.

"Creo que la tarea que nuestras Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa tenían por delante se ha cumplido totalmente, por eso ordeno al ministro de Defensa que desde mañana comience el repliegue del grueso de nuestras fuerzas de Siria", anunció el líder ruso.

También declaró que antes de la retirada las tropas rusas deben organizar una protección efectiva de las bases rusas en Siria, concretamente en el puerto de Tartús y en la base aérea de Jmeimin, que continuarán funcionando.

"Parte de nuestro contingente en Siria ha estado durante años allí y ahora tendrá que asegurar el cumplimiento del alto el fuego y la creación de condiciones para el proceso de paz", añadió.

Retirada para quedarse

Fiódor Lukiánov, presidente del Consejo de política exterior y de defensa de Rusia, cree que Rusia ha cumplido su principal objetivo en Siria y no ha permitido que se repita el escenario de Libia, que se ha convertido en un lugar completamente incontrolado y una fuente de inestabilidad en la región.

"El principal objetivo de la operación de las fuerzas aeroespaciales ha sido, no solo combatir el Estado Islámico, sino cambiar la dirección de la guerra civil", señaló Lukiánov. 

"Gracias a nuestros ataques aéreos, el ejército gubernamental ha sido capaz de echar a la oposición radical y a los terroristas de las principales ciudades del país". 

Según este analista, Rusia seguirá el camino de los EE UU en Afganistán; retirará una parte significativa de las tropas pero dejará un grupo eficiente y políticamente relevante. De modo que seguirá habiendo tropas rusas sobre suelo sirio, en el puerto de Tartús y en la base aérea de Jmeimim.

Para Vladímir Yevséiev, director del departamento de Integración Euroasiática y Desarrollo del Insitituto de la CEI, la retirada afectará solamente a las tropas aeroespaciales y de tierra.

"Se mantendrán los buques de guerra en el Mediterráneo, así como las defensas antimisiles, los componentes de guerra electrónica y los sistemas de inteligencia en la región", declara a RBTH.

"Rusia quiere iniciar el proceso de paz y por eso está dispuesta a retirar del combate parte de sus tropas".

Según Yevséiev, en caso de que Turquía y Arabia Saudí aprovechen la situación para promover su expansión, Moscú volverá a desplegar las tropas aeroespaciales.

"Todavía no hay una victoria sobre el terreno", explica Yevséiev.

"Rusia trata de cambiar la situación y reducir la cantidad de actores extranjeros en los asuntos de Siria. Para tener éxito en la vía militar, se necesitarían por lo menos ocho meses más de ataques aéreos, lo que implicaría la destrucción de gran cantidad de infraestructura y muertes de civiles. Nadie quiere ese".

Según él, Rusia mantiene consultas con los EE UU y ha comenzado la retirada después de que se le haya prometido que habrá una reducción de la implicación de Turquía en los asuntos de Siria.

"En este caso, la crisis se resovlerá más rápidamente. Este tipo de obligaciones quizá también las tengan los saudíes", añade Yevséiev.

El pasado 27 de febrero entró en vigor un alto el fuego propuesto por Rusia y los EE UU. Esta tregua no se aplica al Estado Islámico.

La operación de las tropas aeroespaciales de Rusia contra los terroristas del Estado Islámico comenzó el 30 de septiembre.

Tal y como declaró el ministro de Defensa Serguéi Shoigú, las tropas rusas ayudaron a retomar más de 400 asentamientos, realizaron más de 9.000 misiones de combate y destruyeron a más de 2.000 militantes del Estado Islámico.

Además, destruyeron más de 200 instalaciones de producción de petróleo y fueron capaces de detener gran parte del suministro de los terroristas, explicó el ministro. 

 

Lea más:

Siria cambia la política internacional

Los acontecimientos de 2014-15 supusieron un giro de la arena política internacional

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies