El alto el fuego en Siria se mantiene pese a determinadas violaciones

En la provincia de Hasaka, Siria

En la provincia de Hasaka, Siria

Reuters
La suspensión de acciones militares en Siria anunciada el 27 de febrero se mantiene, tras el acuerdo alcanzado por Rusia y EE UU. En general, Rusia valora positivamente la realización del acuerdo y busca maneras de implementarlo en coordinación con EE UU.

El secretario de prensa del presidente ruso, Dmitri Peskov, afirmó que “se ha roto el hielo” aunque al mismo tiempo reconoció que “el camino hacia una paz estable no será nada fácil”.

Antes, el 28 de febrero, el teniente general Serguéi Kuralenko, responsable del Centro para los Esfuerzos de Reconciliación en Siria, informó de que “en general, el alto el fuego en territorio sirio se respeta”. 

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también hizo declaraciones en la misma línea aunque también aludió a las denuncias sobre violaciones del acuerdo y expresó su preocupación acerca “de la concentración de las fuerzas armadas rusas en Siria”.

Anteriormente Serguéi Rudskói, representante del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas rusas, comunicó que el fuego de la aviación rusa sobre las regiones y los grupos con los que se acordó el alto el fuego había cesado.

Aunque Kuralenko matizaba que “no significa que los militantes del Estado Islámico o Jabat al-Nusra puedan respirar aliviados”. El alto el fuego no se extiende a estos grupos calificados como terroristas por la ONU.

En este sentido, el pasado fin de semana la coalición encabezada por EE UU siguió bombardeando las posiciones del Daesh y hubo 12 ataques en Siria y otros 12 en Irak.

Acusaciones cruzadas de violación del acuerdo

El Ministerio de Defensa de Rusia denunció “9 casos de violación del alto el fuego” realizados por la oposición moderada. Además, según la información de los militares rusos, hubo bombardeos desde Turquía.

Kuralenko comenta que Rusia se dirigió al centro para la reconciliación norteamericano situado en Amán para solicitar una explicación.

Por su parte, la oposición siria denunció 15 casos de violación del acuerdo, protagonizados por las fuerzas gubernamentales y sus aliados. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia aludió a los bombardeos sobre la oposición moderada, por lo que París propuso una reunión del grupo de trabajo para el cese al fuego en Siria.

John Kerry, secretario de Estado norteamericano, habló con su homólogo ruso Serguéi Lavrov a lo largo del fin de semana y explicó que se ha acordado un mecanismo para comprobar la veracidad de las denuncias y sugirió que ambas partes en conflicto podrían haber infringido la tregua.

"Ahora tenemos un proceso de coordinación y Rusia ha acordado que estamos comprometidos con que este esfuerzo (de alto el fuego) triunfe", dijo hoy Kerry en una conferencia de prensa en Washington junto al ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Los sauditas y un plan B

Las palabras más severas llegaron de Riad. El ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Jubeir, acusó a la aviación siria y rusa de romper la tregua.

El ministro afirmó que Riad sigue con atención esta cuestión junto con otros países y amenazó con recurrir a un “plan B” en caso de que el presidente sirio Bashar al Asad y sus aliados no respeten el cese al fuego, aunque no reveló ningún detalle.

Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente ruso, apeló a la calma.  “Moscú ya había pedido prudencia a la hora de acusar a una parte de romper el cese al fuego, hay que hacerlo con mucha precaución. De momento, la situación no es estable. Y solo se puede volver a llamar a la prudencia”, dijo el portavoz del Kremlin. Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia afirman que Moscú respeta los acuerdos de alto el fuego y las acusaciones anónimas hacia Rusia no han sido confirmadas.

Lea más: 

Esperanza y cautela ante la tregua en Siria

El acuerdo de una tregua en Siria despierta tantas preguntas como respuestas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.