Putin se compromete a luchar contra el cambio climático

Barack Obama y Vladímir Putin durante su encuentro en COP 21 que se celebra en Le Bourget, cerca de París.

Barack Obama y Vladímir Putin durante su encuentro en COP 21 que se celebra en Le Bourget, cerca de París.

Reuters
Representantes de más de 190 países se reúnen hasta el 11 de diciembre en París en la Cumbre del Clima (COP21) en busca de un acuerdo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

A pesar de la firma del protocolo de Kioto en 1997 y su entrada en vigor en 2005, las emisiones a nivel global han seguido creciendo, un 24% más entre 2000 y 2010. China y EE UU, los dos países más contaminantes, no se comprometieron con el acuerdo que fijaba metas concretas para los países más desarrollados. El gigante asiático quedó fuera por no estar en ese grupo de países y EE UU, durante la presidencia de George Bush, no lo ratificó.

Entre la comunidad científica hay consenso acerca de la influencia de la actividad humana en el clima y los representantes mundiales han declarado que la apuesta por una economía verde es el único futuro posible. François Hollande, presidente del país anfitrión declaró que “la transformación energética es una obligación moral”.

Sin embargo, el acuerdo no va a ser tarea fácil. La cumbre anterior, celebrada en 2009 en Copenhague, terminó sin un pacto vinculante y supuso un paso atrás en la acción de la comunidad internacional para prevenir o mitigar los efectos de un riesgo que afecta a toda la humanidad y no conoce fronteras.

En estos momentos el impacto del cambio climático es más notorio y los mandatarios reunidos en París saben que el tiempo apremia. Uno de los principales escollos será llegar a un acuerdo vinculante, así como la creación de un Fondo Verde de 100.000 millones de dólares para ayudar a los países en desarrollo a paliar los efectos. Quién y cómo se financiará es materia de duras negociaciones. En los discursos que dieron ayer Barack Obama y Xi Jinping mostraron un tono que, según numerosos analistas, invita a un acuerdo.

Por su parte, Vladímir Putin habló en París de los compromisos de Rusia: “Redujimos el nivel de emisiones a la atmósfera y al mismo tiempo casi duplicamos el Producto Interno Bruto en ese período, lo cual ratifica que podemos desarrollar la economía y preservar la naturaleza", dijo. Entre 2000 y 2012 el país eslavo redujo sus emisiones en un 33,4%.

El presidente ruso también se refirió a la necesidad de reducir el aumento de la temperatura en 2 grados Celsius, tal y como han expuesto los científicos.

Además, se refirió a las discrepancias entre países desarrollados y en desarrollo. Insistió en los mecanismos de la ONU para buscar vías de asistencia.

Rusia es el mayor productor de energías fósiles y el cuarto emisor de gases de efecto invernadero. El 90% de la energía que produce el país proviene del petróleo, del carbón y del gas. El 82% de las emisiones están generadas por la producción energética, que son una de las bases de la exportación del país, explica a RBTH Louis Bonaventure.

Rusia prevé una reducción hacia 2020 del consumo energético en la economía en un 13,5%.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies