Chile, Brasil y Perú negocian contratos de armas con consorcio ruso

Según información del diario ruso 'Kommersant', los representantes de Rosoboronexport se entrevistaron con representantes de más de 20 países, entre ellos hay varios latinoamericanos interesados en adquirir tanques, fusiles y aviones rusos.

Según el periódico ruso Kommersant, "durante los encuentros con los militares chilenos se discutió la futura compra de tecnología automovilística (Kamaz y Ural), del avión de instrucción Yak-130 y de armas de fuego, en concreto fusiles Kaláshnikov de la serie 100".

También mostraron interés por los radares sobre el horizonte Podsolnuj-E y el sistema de defensa aérea portátil Iglá-S. Las partes también están interesadas en volver a retomar las negociaciones sobre la venta de helicópteros: en 2010 se rubricó un contrato entre Chile y Rusia para la venta de seis Mi-17, sin embargo el terremoto que sacudió Chile poco después acabó con todos los acuerdos firmados". 

Armamento a bordo del Yak-130

- misiles aire-aire con cabezas autoguiadas

- bombas de alta precisión con sistema de navegación

- bombas de aviación de calibre 50, 100, 250, 500 kg

- misiles de aviación no dirigibles

-contenedor colgante con cañón 

Los peruanos, de acuerdo con la fuente de Kommersant en la delegación, también expresaron su deseo por aumentar la colaboración tecnológica militar con Rusia. Hasta ahora han mostrado un gran interés por el tanque T-90S: las partes están dispuestas a firmar el contrato, sin embargo todavía no hay una decisión política por parte del comprador. Todavía no se ha llegado a un acuerdo para la compra del transporte blindado BTR-80A aunque, según afirma la fuente de Kommersant, se había hablado de la venta de unos 100 vehículos, .

También se negociaron futuros contratos con Brasil. "Nos gustaría firmar un contrato para los sistemas de defensa antiaérea Pantsir-S1 en junio o julio de este año", comunicó un miembro de la delegación. "La compra de los sistemas antimisiles se realizará de forma paralela a los Iglá, pero todavía no se han definido las cifras definitivas". Es de suponer que se refiere a la venta de dos baterías de complejos móviles.

De acuerdo con Kommersant el ministerio de Defensa de Brasil, también ha comunicado oficialmente a Rosoboronexport su negativa a comprar los cazas Su-35 

Kommersant informa que desde Rosoboronexport no dramatizan esta situación y en lugar de eso comentan la intención de entrar en el mercado de este país con el Yak-130UBS.

El Yak-130 es un moderno avión de instrucción militar, único en su género, que no solo permite adiestrar pilotos para pilotar aviones de la cuarta y quinta generación sino que es capaz de realizar tareas militares en todo tipo de condiciones climáticas, aterrizar en terreno irregular y derribar tanto objetivos en vuelo como en tierra. En caso de necesidad este avión puede transformarse fácilmente en un avión de asalto ligero.

La ventaja más importante del Yak-130, como avión de exportación, es que, gracias a su equipamiento y software, y con unos pequeños retoques, se puede utilizar para entrenar a pilotos en aviones de fabricación extranjera.

El Yak-130 ha comenzado ya a promocionarse con éxito en el mercado internacional después de que el avión fuera introducido en la Fuerza Aérea de Rusia.

La primera partida de 16 aparatos Yak-130 para la exportación fue para la Fuerza Aérea de Argelia en 2011. Entonces atrajo la atención de varios países de Oriente Próximo, del Pacífico asiático y de Latinoamérica.

Según informa la empresa Irkut, varios países de Latinoamérica han comenzado negociaciones para adquirir este avión de instrucción militar, sin embargo el productor no ha dado los nombres de estos países.

En los países de América Latina, por cierto, que suelen tender a aviones ligeros  y compactos, el Yak-130 puede utilizarse para operaciones antiterroristas y para solucionar conflictos locales y enfrentarse a la guerra de guerrillas. 

Artículo realizado en base a información propia y del periódico Kommersant.