En los últimos años, la explotación de helicópteros de tecnología rusa en el continente latinoamericano ha crecido de manera considerable, además de haber crecido también el número de países occidentales dispuestos a compralos, tanto con fines militares, como con la intención de utilizarlos en el campo de la aviación civil. Los contratos para el suministro de helicópteros a Venezuela, Argentina y Brasil y de venta de estas máquinas de alas rotativas a México, Perú, Colombia y Ecuador están en marcha desde hace tiempo.

Pocos lugares de reparación

Con los años, los helicópteros rusos han demostrado ser altamente recomendables por su relación calidad-precio y porque sus características técnicas no decepcionan, y a veces incluso superan a sus análogos extranjeros. Sin embargo, existe un grave problema para su explotación: la escasez de centros certificados que ofrezcan soporte técnico y reparaciones de la tecnología de aviación  rusa. Esta falta de centros de este tipo en Latinoamérica hace de la explotación de los helicópteros rusos un negocio poco rentable, ya que el transporte transoceánico de un helicóptero hasta el taller de reparaciones y la vuelta,  teniendo en cuenta la burocracia y los aranceles, afecta negativamente el bolsillo de la compañía que explota dicha tecnología.

Para el holding 'Vertoleti Rossii' este problema no es un secreto. Tal como declaró el director general de la empresa, Dmitri Petrov, en la compañía “está previsto introducir una red de servicio de mantenimiento de helicópteros en la República de Sudáfrica, en Brasil y en otras regiones donde tenemos intereses”. Según señaló Petrov, el objetivo de la creación de talleres de reparación de helicópteros es volver a entrar en los mercados tradicionales del país y encontrar  otros nuevos.


Colaboración colombiana


En Latinoamérica, este problema lo resuelve con éxito la compañía colombiana Vertical de Aviación Sas. Se trata de la mayor explotadora de helicópteros civiles de tecnología rusa y, al mismo tiempo, organiza las reparaciones y el servicio técnico de la flota. Lo que empezó hace 30 años como negocio subsidiario, se ha convertido en una gran compañía de explotación de helicópteros rusos, que realiza grandes reparaciones en los helicópteros de la marca Mi-8, y modificaciones en sus diferentes componentes.


 “En un comienzo utilizábamos los helicópteros norteamericanos Bell”, reconoció la subdirectora de la compañía Vertical de Aviación en Moscú, Elena Perevertailova, hablando de la historia de la empresa. “Sin embargo, después tomamos la decisión de utilizar los Mi-8. Estos helicópteros tienen unas características de vuelo ideales para las condiciones climáticas de los países donde los utilizamos: además de América Latina, los helicópteros de Vertical de Aviación participan en labores humanitarias en Afganistán, bajo el auspicio de la ONU. Luego tuvimos a disposición una flota de helicópteros rusos, que se habían comprado en los años 90 del siglo pasado. Ahora disponemos de un parque de 14 vehículos.

Cuando llegó el momento de hacer reparaciones importantes, el propietario de la empresa tomó la decisión de montar un taller de reparaciones, con el objetivo de minimizar los costes de mantenimiento técnico de los helicópteros. Hemos recorrido un largo camino, pero hace dos años este centro fue certificado”.


La política de la empresa permitió expandir el centro a nivel regional y abrir una sucursal en Perú, donde en este momento se reparan nueve helicópteros de fabricación rusa. Ahora mismo Vertical de Aviación toma parte en la explotación de helicópteros Mi-17A1 en Brasil. Es en esta marca de helicópteros, que completaron sus trabajos para el gigante del petróleo Petrobras en Brasil, en la que se han depositado grandes esperanzas. El proceso de certificación de los Mi-17A1 por parte del Departamento de Aviación Civil concluye en Colombia.


Debido al suministro de helicópteros de la familia Ka en Latinoamérica (no hace tanto Brasil recibió helicópteros Ка-32А11-ВС), se cree que Vertical de Aviación empezará a trabajar con este tipo de helicópteros, contribuyendo así a su promoción activa de Latinoamérica.


Planes para expandirse


Vertical de Aviación no esconde sus ambiciosos planes de crecer aún más y fortalecerse en el difícil mercado del soporte técnico y la reparación de helicópteros fabricados con tecnología rusa. En 2011, una subsidiaria de Vertical de Aviación, CMR Ltda., tras firmar un acuerdo bilateral para convertirse en un centro de servicio regional de 'Vertoleti Rossii', hizo más accesibles para América Latina los helicópteros de fabricación rusa y demostró que, en poco tiempo, estos vehículos llegarán a ser serios competidores de los vehículos norteamericanos y europeos, que tradicionalmente se han explotado en dicha región.


En la feria Heli-Rusia 2012, la compañía Vertical de Aviación recibió la certificación del Comité de Aviación Interestatal (MAK, por sus siglas en ruso), para la apertura de un centro de reparaciones de helicópteros rusos en los Estados Unidos.