¿Cuándo y cómo tomaron Beirut los soldados rusos?

Iván Aivazovsky; Virgilious Eriksen
Las primeras bases militares rusas en Oriente Próximo podrían haber aparecido a finales del siglo XVIII.

El 29 de septiembre de 1773 las tropas rusas entraron en Beirut. Por primera vez en muchos siglos, los conquistadores europeos desfilaron por las calles de una de las ciudades más antiguas de Oriente Medio. ¿Cómo llegaron hasta aquí los soldados rusos?

Lucha por el Levante

La toma de Beirut se convirtió en uno de los episodios más llamativos de la guerra ruso-turca de 1768-1774. Las dos grandes potencias luchaban por el control de la costa del mar Negro y el Cáucaso, así como por la influencia política en la debilitada Mancomunidad Polaco-Lituana.

La batalla de Chesmenskaya

El acontecimiento clave que influyó en este episodio fue la derrota de la flota turca en la bahía de Chesmenskaya, cerca de Izmir, a principios de julio de 1770. Tras perder más de 20 barcos y 11.000 marineros, los turcos perdieron efectivamente el control de la parte oriental del mar Mediterráneo.

Mientras los rusos aplastaban al enemigo en tierra y mar, en el propio Imperio otomano se producían revueltas y rebeliones. Aprovechando que las tropas del sultán estaban empantanadas en batallas en los Balcanes y el mar Negro, sus vasallos -los jeques y emires de Levante y Egipto- se sublevaron contra el poder de Estambul, que soñaba con independizarse completamente de los turcos.

Estos movimientos separatistas fueron apoyados inmediatamente por la flota rusa. Así, el 11 de junio de 1772 con su participación el jeque palestino Zahir al-Umar al-Zeidani derrotó completamente a las tropas turcas cerca de Saida.

Fue Zahir quien señaló a sus aliados rusos un nuevo objetivo: Beirut, que estaba en posesión del emir del Alto Líbano Yusuf Shehab. A través de este puerto mediterráneo de importancia estratégica se abastecía por mar uno de los centros clave del Imperio otomano: Damasco.

Toma de la ciudad

El primer intento de tomar Beirut fue realizado en junio de 1772 por los rebeldes griegos aliados de Rusia. Bajo la dirección del mando ruso, un pequeño escuadrón griego del comandante Grigory Rizo se acercó a la ciudad, la bombardeó durante cinco días y realizó un desembarco que saqueó los alrededores.

Alexéi Orlov

Los representantes del propio Yusuf llegaron para negociar con Rizo. Sacudido por los éxitos de los ejércitos rusos y del jeque Zahir en la vecina Palestina, el emir no sólo pagó a los marineros griegos la contribución, sino que también declaró  la lealtad a Rusia, la transición a su sumisión y la unión al campo de los enemigos de la Sublime Puerta, como entonces llamado imperio otomano. Esta decisión se le comunicó inmediatamente al comandante de la escuadra del Mediterráneo, el conde Alexéi Orlov.

Ahmad al-Jazzar

Los turcos, sin embargo, no estaban dispuestos a ver cómo se les escapaba todo el Levante de las manos. Beirut fue ocupada casi inmediatamente sin mucha resistencia por un destacamento del comandante otomano Ahmad al-Jazzar. Este último pretendía convertirlo en una fortaleza inexpugnable en el menor tiempo posible. “Tanto de día como de noche, los hombres bajo guardia armada construyeron fortificaciones y murallas. Cualquier desobediencia de los habitantes de la ciudad fue castigada severamente, varias personas fueron asesinadas y muchas fueron arrestadas como amotinadas”, escribió un cronista local. Con la pérdida de la ciudad, el emir Yusuf se encontró prácticamente aislado del mar y comenzó a pedir desesperadamente ayuda a los aliados

El 23 de julio de 1773 Beirut fue bloqueada desde el mar por una escuadra rusa de 17 buques de guerra al mando del capitán Mijaíl Kozhukhov, y desde tierra por el ejército del Emir. En los primeros ocho días del asedio se dispararon más de 20.000 proyectiles sobre la ciudad, pero sorprendentemente no causaron muchos daños.

Cuanto más duró el asedio, más rápido se derritió el ejército de Yusuf: los señores feudales libaneses simplemente se llevaron a sus soldados a casa. El trabajo principal lo tuvieron que hacer los marineros rusos. Las tropas de tierra tomaron Beirut cortando todas las rutas de suministro de alimentos a la ciudad. Sin embargo, para las fuerzas de asalto era claramente insuficiente.

En septiembre de 1773, agotada por el hambre, la guarnición de Beirut hizo un intento infructuoso de abrirse paso. Pronto se supo que el jeque Zahir había hecho retroceder a las tropas del sultán que acudían en ayuda de los sitiados. Finalmente, el día 29, Ahmad al-Jazzar capituló.

¿El Líbano ruso?

Según los acuerdos entre los comandantes rusos y Yusuf, este último pagó todos los gastos de los ejércitos rusos, habiéndoles enviado la suma en 300 mil piastras turcas (casi 8 toneladas en oro). Después de que Kozhukhov ha transferido oficialmente la ciudad al emir.

La flota rusa estuvo en Beirut hasta enero de 1774, tras lo cual partió hacia su base permanente en la isla griega de Paros. La ciudad no desempeñó un papel importante en la campaña militar contra los turcos, y el destino del conflicto quedó determinado por la victoria del general de división Alexánder Suvorov en Kozludzhi, en Bulgaria, el 20 de junio de ese año.

Durante todo el periodo de la presencia rusa en Levante, Yusuf Shehab subrayó de todas las maneras posibles los estrechos lazos de su estado con la poderosa “sultana de Moscovia” (la emperatriz Catalina II). Sobre la puerta principal de Beirut se llegó a colocar un icono de Santa Catalina con la corona imperial en la cabeza, que un diplomático francés confundió con un retrato de la soberana rusa. Los soldados se aseguraron cuidadosamente de que los jinetes se bajaran del caballo delante de la imagen y los habitantes del pueblo se inclinaran para hacer una reverencia.

La transferencia bajo el protectorado ruso significaría una independencia de facto para el Líbano. El Emir pensó, con razón, que los rusos simplemente no podrían mantener físicamente el territorio lejano bajo estricto control.

Aproximadamente el mismo razonamiento se dio en el propio Imperio ruso. La élite gobernante se dio cuenta de que no tenía ni recursos suficientes ni una marina fuerte para defender y controlar una provincia a las puertas de los turcos. Por otra parte, en Rusia había una rebelión a gran escala de los campesinos y cosacos dirigidos por Pugachiov.

La conclusión del Tratado de Paz de Kuchuk Kainarji

Tras la conclusión del Tratado de Paz de Kuchuk Kainarji con el Imperio otomano el 21 de julio de 1774, la flota rusa abandonó finalmente el Mediterráneo. Pronto la Sublime Puerta tomó el control de sus territorios rebeldes. El jeque Zahir al-Umar al-Zeidani murió en la batalla, pero el emir Yusuf Shehab consiguió sobrevivir e incluso negociar con Estambul, permitiéndole seguir al frente del Alto Líbano.

LEE MÁS: Cómo los bolcheviques ayudaron a crear a la Turquía moderna

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies