Estas fueron las mayores victorias de Rusia en la guerra contra Napoleón

La retirada de Napoleón de Rusia.

La retirada de Napoleón de Rusia.

Adolph Northen
Derrotar al emperador francés en el campo de batalla no fue un paseo, por así decirlo. Pero el ejército ruso lo hizo en varias ocasiones.

Batalla de Maloyaroslávets

Batalla de Maloyaroslavets, el 24 de octubre de 1812.

El 19 de octubre de 1812, la Grande Armée de Napoleón, después de haber permanecido más de un mes en Moscú, abandonó la ciudad quemada y devastada en su retirada a través de las provincias occidentales del Imperio Ruso, donde podría refugiarse durante el invierno. El emperador decidió dar un rodeo hasta Kaluga, en el sur, donde pensaba apoderarse de los ricos almacenes de alimentos destinados a las tropas rusas.

Pero las fuerzas rusas al mando del comandante en jefe del ejército imperial, Mijaíl Kutúzov, cortaron el paso a los franceses. El 24 de octubre, los dos bandos se enfrentaron en la pequeña ciudad de Maloyaroslávets.

La desgraciada ciudad cambió de manos ocho veces durante los feroces combates. Al final de la batalla, no quedaba casi nada de ella. “Las calles sólo se distinguían por los numerosos cadáveres esparcidos por todas partes”, recuerda el testigo Eugene Labaume. “A cada paso, nos encontrábamos con brazos y piernas cortados, y cabezas aplastadas por la artillería. Todo lo que quedaba de las casas era un montón de ceniza humeante bajo el que se veían esqueletos destrozados”.

Al final, Kutúzov ordenó a sus tropas que se retiraran a las posiciones defensivas existentes al sur de la ciudad. Aunque Maloyaroslávets seguía en manos francesas, los rusos habían obtenido una importante victoria estratégica. El ejército francés, desangrado, no intentó abrirse paso hasta los almacenes en dirección a Kaluga, y en su lugar se batió en retirada a lo largo de la arruinada carretera de Smolensk, por la que anteriormente, en verano, había marchado triunfalmente hacia Moscú.

Victoria en Krasni

El mariscal Ney apoyando a la Grande Armée durante la retirada de Moscú.

Al acercarse a las fronteras occidentales del Imperio Ruso por la carretera de Smolensk, devastada por las tácticas de tierra quemada, la Grande Armée se estaba, visiblemente, desintegrando. La escasez de provisiones era catastrófica, se habían perdido casi todos los caballos y el invierno estaba llegando. Por si fuera poco, los franceses eran constantemente objeto de incursiones relámpago por parte de destacamentos de húsares y cosacos, y de emboscadas por parte de los partisanos.

Varios ejércitos rusos permanecían muy cerca de los franceses, esperando un momento para atacar al agotado enemigo. Y cuando la columna de tropas francesas se vio desbordada a lo largo de la carretera de Smolensk a la localidad de Krasni, ese momento llegó.

El resultado fue una serie de batallas libradas entre el 15 y el 18 de noviembre, durante las cuales las tropas rusas aislaron y derrotaron, uno por uno, a los cuerpos de ejército del príncipe Eugenio de Beauharnais y de los mariscales Louis-Nicolas d'Avout y Michel Ney. El propio Napoleón dirigió las operaciones militares cerca de Krasni, con la intención de esperar a que las tropas rezagadas lo alcanzaran. Sin embargo, cuando el emperador fue informado de la intención del enemigo de cortar sus rutas de escape, él, junto con su guardia y parte de sus tropas, rompió las fuerzas rusas de cobertura y se dirigió al oeste hacia la ciudad de Orsha.

Como resultado de la batalla de Krasni, la otrora poderosa Grande Armée perdió hasta 10.000 hombres muertos y heridos. Otros 26.000 fueron hechos prisioneros por los rusos. “Multitudes enteras de franceses, ante la mera aparición en la carretera de nuestros pequeños destacamentos, arrojaban inmediatamente sus armas”, recordó en aquel momento el coronel Denis Davydov, del regimiento de húsares Akhtyr.

Débâcle en el Berézina

El cruce de guías en el Berezina en 1812.

Si la batalla en Krasni debilitó significativamente a la Grande Armée, la batalla en el río Berézina la destruyó por completo. Hasta el día de hoy, los franceses utilizan la expresión c'est la Bérézina (“es la Berézina”) para referirse a la aniquilación total.

El 24 de noviembre, Napoleón se acercó al río Berézina, en la actual Bielorrusia, donde le esperaba en la orilla opuesta el ejército ruso del Danubio, con 24.000 hombres, al mando del almirante Pável Chichágov. Napoleón contaba con casi 80.000 soldados, pero sólo la mitad de ellos estaban en condiciones de mantenerse en pie y sostener un arma.

Con una finta, Napoleón consiguió ocultar a Chichágov su verdadero punto de cruce del río. Sin embargo, no todos sus hombres habían llegado a la otra orilla cuando, el 28 de noviembre, el Ejército del Danubio y el ejército de 35.000 hombres del general Piotr Wittgenstein, acercándose desde el norte, atacaron a los franceses.

Ante el avance de las tropas rusas, el pánico y el caos se apoderaron del punto de cruce. Los franceses resistieron ferozmente, luchando desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche. “Todo se mezcló en la lucha desesperada”, recordó el soldado del 3er regimiento suizo Jean-Marc Bussy: “Ya no podíamos disparar. Luchábamos sólo con bayonetas y las culatas de fusil... Había mucha gente tirada en la nieve. Nuestras filas eran muy débiles. Ya no nos atrevíamos a mirar a la izquierda o a la derecha por miedo a no ver a nuestros camaradas... ¡Era una carnicería por todas partes!”

Napoleón, junto con su estado mayor, su guardia y algunas tropas, consiguió escapar de la trampa, pero su ejército sufrió enormes pérdidas. Hasta 50.000 personas murieron, fueron capturadas o se ahogaron en las heladas aguas del Berézina. Las pérdidas rusas se estimaron entre 4 y 10 mil.

La “Batalla de las Naciones”

La hazaña del granadero del regimiento finlandés de la Guardia Imperial Leonti Korennói en la batalla de Leipzig

En la Batalla de Leipzig, también conocida como la “Batalla de las Naciones”, participaron los ejércitos de una docena de estados, sumando hasta medio millón de combatientes. Hasta la Primera Guerra Mundial, un siglo más tarde, el mundo no asistió a una batalla de tal envergadura y derramamiento de sangre.

Las tropas rusas constituyeron la principal fuerza de ataque entre los ejércitos de la Sexta Coalición, representando casi la mitad de las 300.000 fuerzas aliadas. El emperador francés, por su parte, disponía de unos 200.000 soldados.

Durante cuatro días se libraron encarnizados combates cerca de Leipzig, en Sajonia, en la actual Alemania, al principio de los cuales Napoleón estuvo a punto de hacerse con la victoria. El 16 de octubre, la caballería del mariscal Joachim Murat irrumpió en el centro de las fuerzas aliadas, acercándose a sólo 800 metros del cuartel general de los monarcas ruso, prusiano y austriaco. La situación fue salvada por la Guardia Imperial Leib rusa, que contuvo al enemigo hasta que llegaron refuerzos.

El punto de inflexión de la batalla fue la repentina deserción a la Sexta Coalición de los aliados sajones de Napoleón. Les siguieron las unidades de Westfalia, Württemberg y Baden. El agujero resultante en las líneas tuvo que ser tapado urgentemente por la propia guardia del emperador.

Al final, los franceses perdieron la batalla. Durante la retirada, los zapadores se precipitaron al volar el puente sobre el río Weisse-Elster, cortando así la ruta de escape de 20.000 soldados de la retaguardia francesa. En total, Napoleón perdió hasta 80.000 soldados muertos, heridos o capturados. Las pérdidas de los ejércitos de la Sexta Coalición se cifran en 54.000.

La derrota en Leipzig tuvo consecuencias desastrosas para Napoleón. Perdió a su último gran aliado, Baviera, que se pasó al bando de sus adversarios. Pronto, los franceses tuvieron que retirarse de suelo alemán y holandés para centrarse en la defensa de su tierra natal. Como escribió el barón Friedrich von Müffling, coronel del Estado Mayor prusiano: “Así fue como la batalla de las naciones de cuatro días en Leipzig decidió el destino del mundo”.

LEE MÁS: Cuando Napoleón estuvo a punto de convertirse en oficial ruso

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies