Cuando Napoleón estuvo a punto de convertirse en oficial ruso

Dominio público; Jean-Baptiste-Édouard Detaille
Bonaparte estuvo una vez al borde de inscribirse en el servicio militar ruso. Si no fuera por su arrogancia, la historia que aprendimos en la escuela podría haber resultado totalmente diferente.

En 1788 en Florencia, un Teniente General ruso, Iván Zaborovski recibía solicitudes de oficiales extranjeros para ingresar al servicio militar ruso y reclutarlos para una guerra contra el Imperio Otomano. Un día, Zaborovski fue informado de que un subteniente nacido en Córcega, de apellido Buonaparte, pedía una audiencia personal urgente con él. Normalmente, un oficial de su rango ni se habría planteado aceptar algo así, pero el oficial en cuestión era corso, y el general recibió instrucciones de prestar especial atención a los oficiales franceses procedentes de esta región, así que aceptó.

Napoleón Bonaparte (1769-1821) a la edad de 16 años

Un subteniente de 19 años, pálido, delgado y demacrado, entró en su gabinete. Pidió, incluso exigió, ser aceptado en las filas rusas con el mismo rango que tenía en el ejército galo, algo que iba en contra de las reglas que Catalina la Grande había implementado recientemente. Zaborovski era un general respetado y experimentado. Podría hacer una excepción con algún general o coronel francés, pero con un subteniente desconocido... Imposible. Frustrado por la negativa de Zaborovski, Buonaparte dejó su gabinete apresuradamente. De hecho, casi salió corriendo, gritando con desdén: “¡Me pondré al servicio de Prusia! ¡El rey prusiano me hará capitán!”

¿De qué se iba todo eso? ¿Qué precedió a este extraño incidente?

La historia de fondo

Napoleón Bonaparte dejó su hogar en la isla de Córcega en 1779, poco antes de cumplir los 10 años, para inscribirse en la Escuela Militar de la ciudad de Brienne-le-Château en el centro-norte de Francia. Aunque era una especie de paria (debido a su marcado patriotismo corso), Napoleón logró destacar en matemáticas, historia y geografía, y al graduarse de la escuela en 1784, eligió la carrera de oficial de artillería. Fue aceptado en la École Militaire de París, que terminó antes de lo previsto en 1785 con el rango de subteniente y comenzó a servir en el ejército francés.

Napoleón Bonaparte, Teniente Coronel del 1er Batallón de la Guardia Nacional Francesa

A principios de este año, el padre de Napoleón, Carlo Buonaparte, murió, dejando una gran deuda contraída con el gobierno francés (el negocio que inició en sus últimos años, había fracasado). Napoleón, aunque no era el hijo mayor de la familia, asumió las responsabilidades de su fallecido progenitor. Poco después de comenzar su verdadero servicio militar, tuvo que pedir una baja temporal para mantener a su familia y regresó a Córcega por primera vez en años. Napoleón tuvo que prolongar la baja dos veces, e incluso después de volver al servicio en 1788 con el mismo rango de subteniente, vivió un estilo de vida bastante frugal: tenía que enviar la mayor parte de su paga a casa de su madre viuda. A menudo, el futuro Primer Cónsul tenía que pasar el tiempo muerto de hambre literalmente, sobreviviendo sólo gracias a su firmeza y agallas.

Buscando desesperadamente formas de activar su estancada carrera militar, Napoleón casi se alistó en el servicio militar ruso. En 1788, una guerra entre el imperio Ruso, gobernado por Catalina la Grande, y el imperio Otomano, estaba en marcha. El teniente general Iván Zaborovski fue enviado por Catalina al sur de Europa para reclutar oficiales extranjeros para servir en el ejército imperial ruso. Lo que podía atraer a los europeos al servicio ruso era el dinero, pues el ejército ruso pagaba salarios mucho más elevados que cualquiera de los europeos. Zaborovski tenía órdenes de prestar especial atención a los oficiales que venían de Grecia, Albania y Córcega, pues tenían una larga tradición de guerra con los turcos, y fueron convocados al ejército ruso bajo el lema de la “guerra de los cristianos contra los infieles”.

Iván Zaborovski

Sin embargo, no mucho antes de eso, Catalina emitió una orden para aceptar extranjeros en el ejército ruso sólo bajando su rango militar un grado. Teniendo esto en cuenta, Napoleón tendría que haberse convertido en un praporshchik (el rango de oficial más bajo del ejército imperial ruso) No, el ambicioso Bonaparte no permitiría esto. ¡Era un graduado preliminar de la Escuela Militar de París! Así que intentó razonar con el general Zaborovski en persona, como mencionamos anteriormente.

Las consecuencias

Napoleón en el sitio de Tolón

No, Napoleón no entró en el servicio prusiano, como prometió con sentimientos encontrados. Regresó a su regimiento, y fue ascendido a teniente sólo en 1791, después de la Revolución Francesa.

Sin embargo, después de eso, su carrera se disparó de forma meteórica. Regresó a Córcega, donde entró en la Guardia Nacional Francesa y pronto fue ascendido a teniente coronel, luego descendió a capitán, pero en 1793, después de su famosa gesta durante el asedio de Tolón, ascendió a general de brigada.

En 1812, cuando el ejército de Napoleón entró en Rusia, Iván Zaborovski, que ya tenía 77 años, vivía en Moscú, sirviendo como senador en uno de los departamentos moscovitas del Senado de Gobierno del Imperio Ruso. Como era un anciano, no podía comandar ni participar en batallas, así que, como la mayoría de la nobleza moscovita, tuvo que huir al campo. Sin embargo, Zaborovski vivió para ver a Napoleón derrotado y expulsado de Rusia. Iván Zaborovski murió en 1817.

LEE MÁS: 5 cosas de Rusia que sorprendieron a Napoleón

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies