Este piloto y héroe soviético fue el gamberro favorito de Stalin

Anatoli Garanin/Sputnik; V. Deni, N. Dolgorukov
Valeri Chkálov, el piloto más popular de la URSS y también el más travieso de los pilotos que han batido récords, era también el favorito de Stalin, pero lamentablemente murió en circunstancias trágicas.

Todo el mundo en Rusia ha escuchado el nombre de Valeri Chkálov: muchas calles e incluso ciudades han sido nombradas en su honor. Y hubo un tiempo en que era una verdadera celebridad que se saltaba reglas y regulaciones. Disfrutó del patrocinio de Stalin y realizó un vuelo récord de Moscú a los EE UU en 1937.

Sin embargo, su temperamento severo, un don que le llevó al éxito en su carrera en los cielos, también le causó muchos problemas, y finalmente lo llevó a cometer un error fatal.

El pendenciero talentoso

Chkálov nació en 1904 en una familia de un pueblo sencillo y trabajaba como almacenista en un barco de vapor junto con su padre. En 1919, a la edad de 15 años, vio un avión por primera vez en su vida y desde entonces soñó con convertirse en piloto.

Valeri Chkálov

Ese mismo año, se alistó en el Ejército Rojo y se convirtió en aprendiz de cerrajero en la planta de aviación militar. Este fue su primer paso para convertirse en el piloto de pruebas más famoso de la Unión Soviética.

En 1924, Chkálov, ya como piloto de combate entrenado, fue asignado a un escuadrón de aviación en Leningrado (ahora San Petersburgo). Aquí es donde su temperamento severo comenzó a convertirse en un problema.

Chkálov ganó rápidamente fama como adicto al riesgo y estuvo implicado en muchos casos de vuelo temerario. Según un relato ampliamente conocido, aunque no confirmado, Chkálov voló una vez un avión bajo un puente. Este episodio fue reconstruido para un largometraje sobre el piloto estrenado en 1941.

Sus frecuentes trastadas tuvieron severas repercusiones que se alternaron con frecuentes momentos de triunfo: una vez fue arrestado y dado de baja de las filas del Ejército Rojo, pero otro día asistía al décimo aniversario del desfile de la Revolución de Octubre en Moscú en 1927; un día de 1928 recibió una severa condena por estrellar un avión contra las vías eléctricas, sólo para ser liberado seis días después, debido a la voluntad política del comité central de la URSS.

Su fama como talentoso piloto de pruebas a menudo le dio a Chkálov carta blanca para muchas cosas, especialmente después de su vuelo récord, que fue autorizado personalmente por Iósif Stalin.

De la URSS a los EE UU a través del Polo Norte

En 1930, Chkálov se incorporó de nuevo en las filas del Ejército Rojo y reanudó su trabajo como piloto de pruebas.

En 1936, dos compañeros le ofrecieron a Chkálov el desafío de su vida: volar sin parar desde la URSS a los EE UU Los años 30 estuvieron plagados de grandes logros aéreos, pero este tipo de hazaña seguía siendo muy arriesgada, ya que ningún avión era 100% fiable para una empresa tan larga y audaz. Parecía que este enorme riesgo fue específicamente lo que motivó a Chkálov a aceptar el desafío y apelar a la dirección de la URSS para obtener el triunfo.

Aunque Iósif Stalin bendijo a los pilotos para el vuelo, cambió su destino final a la ciudad rusa del Lejano Oriente de Petropavlovsk-Kamchatski. Los pilotos, incluyendo a Chkálov, pasaron 56 horas en el aire y cruzaron unos 9 mil kilómetros antes de llegar a ella.

Chkálov y su tripulación unas horas después del aterrizaje.

El liderazgo soviético estuvo satisfecho con el éxito y convirtió el vuelo en una oportunidad de propaganda: Stalin se reunió personalmente con los pilotos a su regreso a Moscú y le entregó a Chkálov un avión Polikarpov Po-2 como regalo personal, además de otorgarle a él y al resto de la tripulación el título de “Héroe de la Unión Soviética”.

Chkálov junto a su avión personal Polikarpov Po-2.

El piloto usó su recién adquirida palanca para obtener el permiso de Stalin para hacer su sueño realidad: volar un avión de Moscú a Vancouver, Washington en los EE UU a través del Polo Norte. Esta vez fue capaz de conseguir el permiso de Stalin.

Stalin se reunió personalmente con los pilotos a su regreso a Moscú.

El 18 de junio de 1937, comenzó el vuelo récord de Chkálov.

Chkálov voló desde Moscú hasta Vancouver (Washington), a través del Polo Norte

Su llegada al estado de EE UU después de un vuelo de 63 horas causó un gran revuelo entre los estadounidenses: Los pilotos fueron recibidos como héroes e incluso fueron recibidos por el presidente de EE.UU. Franklin Delano Roosevelt en la Casa Blanca.

Chkálov y la tripulación llegan a EE.UU.

Chkálov regresó a casa como un héroe nacional, admirado por el pueblo y favorecido por el poderoso líder de la nación.

Los pilotos soviéticos después de la reunión con el presidente estadounidense en la Casa Blanca.

El último vuelo

El legendario Héroe de la Unión Soviética murió en un accidente aéreo el 15 de diciembre de 1938. Ese día, llegó a un aeródromo de Moscú para probar un prototipo de avión de combate Polikarpov I-180. En la investigación posterior se llegó a la conclusión de que, aunque era bien sabido que el avión todavía tenía muchos defectos para estar técnicamente listo para realizar un vuelo de prueba, Chkálov despreció las protestas que algunos ingenieros habían expresado de forma vehemente.

Los moscovitas dan la bienvenida a Chkálov y su tripulación tras su regreso de Estados Unidos.

Aunque los primeros minutos del vuelo transcurrieron sin problemas, el motor pronto falló y el avión se estrelló fuera del aeródromo. Chkálov fue llevado inmediatamente a un hospital, pero pronto murió a causa de sus heridas.

Chkálov con su mujer y su hijo.

Stalin fue informado personalmente sobre los trágicos incidentes y muchos ingenieros que participaron en la construcción del avión fueron arrestados.

Las supuestas últimas palabras de Chkálov antes de morir, según una versión de los hechos, no ayudaron: “No culpen a nadie. La culpa es mía”.

Durante su vida, Valeri Chkálov probó más de 70 tipos de aviones. Fue enterrado en la muralla del Kremlin como héroe nacional.

LEE MÁS: La primera y única piloto (una soviética) que chocó su avión contra otro enemigo para derribarlo

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies