Estas fueron algunas letales epidemias a las que se enfrentó la URSS a lo largo de su historia

Alpert/Sputnik

Cuando se bregar con epidemias mortales, los soviéticos no se andaban con medias tintas. No sólo los médicos, sino también la policía, el ejército, la marina e incluso la KGB eran reclutados para frenar su propagación.

Peste

Simon Gorelik

En 1939, el microbiólogo Abram Berlín llevó una peligrosa enfermedad a Moscú desde Sarátov. Allí en Sarátov, durante unos experimentos con animales, usó el agente vivo causante de la esta enfermedad, y fue estrictamente confinado en cuarentena.

Sin embargo, una llamada urgente de Moscú le obligó a viajar inmediatamente a la capital, desatando la plaga. Berlín se registró en el Hotel Nacional, cenó allí y visitó una peluquería.

Sintiéndose muy enfermo, el paciente cero fue hospitalizado bajo el diagnóstico erróneo de neumonía crupal. El mérito de haber detectado la epidemia a tiempo es de Simón Gorelik, médico del 1er. Instituto Médico de Moscú.

Habiendo identificado la peste pulmonar en el paciente, Gorelik informó inmediatamente del peligro a sus superiores y se aisló tanto a sí mismo como a Berlín. Sabía que ambos estaban condenados a muerte, ya que la peste era incurable en aquellos días.

La policía secreta localizó y puso en cuarentena a todos los que habían estado en contacto con Abram Berlín. La clínica donde estaba destinado fue clausurada, y el Hotel Nacional fue desinfectado (por la noche para evitar que la información sobre la crisis se filtrara y causara el pánico).

Como resultado, la epidemia de peste fue cortada de raíz. Sólo tres personas murieron a causa de la enfermedad mortal: Gorelik, Berlín, y el desafortunado peluquero.

Viruela

Alexéi Kokorekin

La viruela llegó a la capital soviética en diciembre de 1959 junto con el artista Alexéi Kokorekin a su regreso de la India, donde había contraído la peligrosa enfermedad en una ceremonia de cremación de brahmanes.

Sufriendo de fiebre, tos severa y dolor en todo el cuerpo, Kokorekin buscó ayuda médica. Los médicos le diagnosticaron erróneamente una gripe, a pesar de que el paciente estaba cubierto de un sarpullido que poco tenía que ver con esa enfermedad.

El brote de viruela se descubrió sólo dos semanas después de la muerte del artista, cuando varias personas en contacto con él comenzaron a experimentar síntomas similares.

Cuando se confirmó el diagnóstico, todos los servicios médicos de Moscú, así como  departamentos de policía y la KGB se desplegaron para hacer frente a la grave amenaza. Los agentes de la ley encontraron y pusieron en cuarentena a todos los que habían estado en contacto con Kokorekin o sus familiares.

El hospital donde el hombre infectado había sido tratado fue cerrado. Las preciosas reservas gubernamentales de ropa de cama, reservadas para tiempos de guerra, se pusieron a disposición de los miles de trabajadores y pacientes confinados.

Sin embargo, la principal medida tomada fue la vacunación universal de todos los residentes de la región y ciudad Moscú, sin precedentes en la historia. Trabajando veinticuatro horas al día, los médicos inocularon la vacuna a más de 9 millones de personas en una sola semana.

Como resultado, la mortal enfermedad fue hallada en sólo 45 personas en Moscú, tres de las cuales murieron. Diecinueve días después de su descubrimiento y del comienzo de la respuesta coordinada, el brote desapareció.

Cólera

Penetrando desde Irán, una ola de cólera barrió toda la costa soviética del mar Negro en 1970. La epidemia llegó en el pico de la temporada de vacaciones, cuando las ciudades costeras estaban repletas de veraneantes.

La enfermedad se extendió gradualmente por todo el país, incluyendo Moscú y Leningrado (actual San Petersburgo). Esto se vio facilitado por un gran error de los funcionarios locales, que anunciaron el brote de cólera por altavoces en las playas, instando a la gente a volver a sus hogares.

El gobierno central, por su parte, actuó con rapidez y decisión. Junto con miles de médicos, el ejército y la marina se implicaron en la lucha contra la propagación de la enfermedad.

Odessa, Batumi, Kerch y otras grandes localidades fueron puestas en cuarentena. La gente fue autorizada a abandonarlas sólo después de un examen bacteriológico completo. Docenas de barcos y trenes fueron convertidos en laboratorios móviles y enviados a las ciudades.

Miles de turistas atrapados fueron presa del pánico. Muchos trataron de evitar o incluso romper los cordones militares. La situación se calmó sólo cuando el Consejo de Ministros de la URSS ordenó que se pagaran los salarios de los obligados a permanecer en cuarentena.

La epidemia de cólera fue finalmente erradicada en noviembre de ese mismo año. Las autoridades extrajeron del episodio las lecciones necesarias y se inició la construcción masiva de instalaciones de tratamiento de agua en la costa del mar Negro y en las cuencas de los ríos de las regiones del Volga y los Urales.

Ántrax

El brote de ántrax de los Urales, en abril de 1979, sigue siendo la epidemia más misteriosa de la historia soviética. Según varias fuentes, se cobró entre 60 y 100 vidas.

En su punto álgido, entre 5 y 10 personas eran admitidas cada día en las salas de infecciosos de la ciudad de Sverdlovsk (Ekaterimburgo), sufriendo síndrome de shock tóxico.

Cuando la causa de la muerte se reveló como ántrax, se creó una unidad especial para los pacientes. También se inició la vacunación a gran escala de los residentes y la desinfección de la ciudad con el uso de helicópteros (según informes no confirmados). En junio, la epidemia estaba bajo control.

Según la versión oficial soviética, el brote fue causado por ganado infectado. Sin embargo, otra teoría sugiere que podría haberse debido a una liberación accidental de esporas de ántrax de un laboratorio biológico militar situado en un suburbio de la ciudad. También se habló de sabotaje por parte de agencias de inteligencia occidentales que buscaban desacreditar a la URSS en vísperas de los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980.

La información oficial sobre la tragedia sigue estando clasificada, y sólo se publicará 75 años después del incidente, en 2054.

Pincha aquí para leer sobre Vladímir Javkin, el hombre que derrotó el cólera y la peste.  

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies