¿Dónde está el oro imperial de Rusia? Un siglo de búsquedas infructuosas

Fai/Legion Media
La reserva de oro del imperio ruso era la mayor del mundo en su época y sigue intrigando tanto a historiadores como a curiosos. El misterio continúa casi un siglo después de la desaparición de 200 millones de rublos de oro, unos 4.000 millones de dólares en su equivalente actual. Estos son los rumores más habituales, pero ¿si ya no fuera posible encontrarlo? 

“Habría que buscar el oro de Kolchak en la península de Yamal”, “Podrían haberse encontrado carretas con el oro de Kolchak en la región de Altái”, “Se busca el oro de Kolchak en el lago Baikal”, todo estos son titulares recientes relacionados con la búsqueda del oro imperial de Rusia. Se le llama “oro de Kolchak”, por el militar, líder del movimiento antibolchevique en Siberia durante la guerra civil rusa.

La reserva de oro llegó a sus manos en noviembre de 1918, cuando derrocó al gobierno democrático y estableció una dictadura en Siberia, apoyada por los países de la Entente (Francia y Gran Bretaña).

En dracmas y cóndores chilenos

“Se calcula que el volumen total a disposición del almirante era de 645,4 millones de rublos (1 rublo imperial de oro tiene un valor aproximado de unos 20 dólares actuales). En términos físicos, casi todo eran monedas y lingotes, y debía pesar unas 490 toneladas”, afirma el historiador Oleg Budnitski. Además de rublos imperiales de oro había también monedas de otros catorce países, incluidos marcos alemanes, dracmas griegos, dólares estadounidenses y cóndores chilenos, entre otros.

Kolchak perdió su lucha y fue entregado a sus oponentes a principios de 1920 en la ciudad siberiana de Irkutsk. Fue traicionado por representantes extranjeros que lo apoyaron en un principio en su lucha contra los bolcheviques. Lo entregaron, junto con el oro, unos legionarios checoslovacos para poder asegurar una salida de Rusia sin problemas.

Kolchak fue ejecutado y los bolcheviques recibieron unos 410 millones de rublos. Lo que se preguntan muchos investigadores un siglo después es qué pasó con el resto del oro, que tenía un valor de unos 235 millones. ¿Dónde buscarlo?

¿En la República Checa?

Ha habido numerosos rumores que dicen que una parte del oro se la llevaron los checoslovacos. El exministro de Finanzas del gobierno de Kolchak, Vladímir Novitski, afirmó que robaron unos 63 millones de rublos. Se dice que cuando los legionarios volvieron a casa, crearon un banco pero no parece que haya evidencias para afirmar que el banco esté vinculado al oro de Kolchak.

¿En el fondo del lago Baikal?

Según otra teoría, el tren con el oro robado por los checoslovacos no llegó a Vladivostok. Descarriló junto al lago Baikal en una avalancha provocada por los bolcheviques.

Estas especulaciones aumentaron hace unos años cuando se descubrieron unos vagones en el lago y, al parecer, había indicios de que eran los que contenían el oro de Kolchak Se utilizaron pequeños submarinos “Mir” para explorar los restos pero no se encontró nada.

¿En el Lejano Oriente ruso?

Según otra versión, el tren llegó hasta Vladivostok pero por una serie de razones no pudo salir del puerto. Así que todavía sigue en el fondo de la bahía del Cuerno de Oro. En primavera de 2017 una investigación geomagnética demostró que varios barcos se habían hundido en la bahía. Entonces comenzaron los rumores acerca del oro de Kolchak. Quizá no sea necesario decir que hasta el momento no se ha encontrado nada.

¿No hay oro?

La teoría más convincente es las del historiador Oleg Budnitski. Afirma que el oro de Kolchak no existe desde los años 50. No se ha encontrado así que ya no está.

La cuestión es que el propio Kolchak envió al extranjero la mayor parte de los 235 millones -unos 195 millones-. El oro se depositó en bancos japoneses, británicos y estadounidenses como garantías para créditos. Kolchak utilizó estos créditos para comprar armas y munición. Además, en su camino a Vladivostok  el atamán Semiónov, otro hombre de la guerra siberiano, robó 44 millones de rublos, que se gastó para financiar su lucha contra los bolcheviques.

La mayor parte del oro que estaba en los bancos se se vendió para cubrir los créditos. Lo que sobró se dejó a los emigrantes rusos para realizar una serie de tareas urgentes como el reasentamiento de miembros del movimiento blanco en Europa. A finales de los años 50 estos fondos ya se había acabado, afirma el historiador.

Cuando se desintegró la URSS en 1991 también desapareció la fortuna del Partido Comunista. Fue uno de los grande robos de la historia, te lo contamos aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies