Cómo un pequeño fuerte expandió el islam en el Cáucaso Norte

Kala-Koryesh es uno de los asentamientos más antiguos del Cáucaso Norte y fue un centro importante en la expansión del islam en la región. A pesar de ser un pueblo fantasma en la actualidad, sigue atrayendo a turistas y peregrinos

La historia del asentamiento de Kala-Koryesh se remonta a la invasión de Daguestán en el siglo VII, que realizó el califato árabe.

Este asentamiento fortificado fue fundado por miembros de la tribu Quraysh, a la que pertenecía el profeta Mahoma. Le debe el nombre a esta tribu.

Kala-Koreysh se convirtió en la capital de uno de los estados medievales más fuertes del área local, conocido como Kaytag Utsmiystvo.

El asentamiento se encuentra en una lugar pintoresco de difícil acceso, en lo alto de una montaña, rodeado de cinco ríos y grandes acantilados. Solamente es posible llegar hasta Kala-Koreysh a través de una pequeña carretera por la cresta.

La posición estratégica permitió que el fuerte controlase las rutas comerciales y que difundiera con éxito el islam por la región. Junto con Derbent, Kala-Koreysh se convirtió en uno de los principales centros de expansión del islam en Daguestán y en toda la región del Cáucaso Norte.

Entre los tesoros culturales de Kala-Koreysh se encuentran los restos del fuerte, una mezquita del siglo XI medio destruida y un mausoleo de los últimos soberanos del estado Kaytag así como un cementerio, usado tanto por los nobles como por la gente común.

Cerca del asentamiento es posible encontrar las ruinas de una caravansar, una lugar para el descanso de los comerciantes. Este edificio del siglo XV no es habitual en esta región, ya que los daguestaníes solían preferir alojarse en casas de amigos o familiares.

A la entrada del asentamiento se puede encontrar un pequeño montículo de piedra cubierto, con un árbol con lazos y pañuelos. Según la leyenda aquí está enterrada una joven local. Antiguamente, cuando todos los habitantes estaban rezando en la mezquita, los enemigos atacaron Kala-Koreysh. La joven fue la única que los contuvo hasta que acabaron los rezos. Con su muerte salvó el asentamiento.

Los últimos habitantes de Kala-Koreysh fueron reasentados en Chechenia en 1944. Después de volver a su patria prefirieron quedarse en ciudades o en otros pueblos, así Kala-Koreysh se convirtió en un pueblo fantasma.

Actualmente forma parte del legado cultural de Daguestán y de Rusia. Es un lugar sagrado para los peregrinos musulmanes.

Si quieres saber más sobre la historia de Daguestán, haz click aquí

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies