Así ejecutó la URSS al primer “súper espía” del siglo XX, el británico Sidney Reilly

Espía británico Sidney Reilly.

Espía británico Sidney Reilly.

Getty Images
El agente trató de derrocar a los bolcheviques y se cree que fue la principal fuente de inspiración para James Bond.

Sidney Reilly (nacido con el nombre de Sigmund Rosenblum), fue el primer “súper espía” del siglo XX y estuvo detrás de una trama para derrocar al gobierno bolchevique, fue ejecutado el 5 de noviembre de 1925.

Nacido en Odessa en 1873, Reilly llegó a Londres donde fue reclutado por el MI6 británico gracias a su astucia y conocimiento de idiomas. Volvió a Rusia en 1918, tras la revolución bolchevique. Reilly tramó una conspiración secreta que incluía utilizar la desilusionada guardia letona que protegía el Kremlin para que matar a varias figuras claves del gobierno soviético, Lenin incluido, durante una reunión del sóviet de Moscú en el Teatro Bolshói. La preparación se frustró por el intento de asesinato de Lenin por parte de Fanni Kaplan, que desencadenó el Terror Rojo que provocó miles de muertos.

Aunque Reilly pudo huir a Finlandia durante el periodo del Terror Rojo, “La Confianza” -una organización anticomunista falsa creada por la OGPU para capturar espías falsos- lo atrajo de nuevo a Rusia. Lo enviaron a la prisión de Lubianka, donde fue interrogado. Según los informes disponibles, la OGPU estaba dispuesta a aceptar la oferta de Reilly para desestar y trabajar para ellos, pero Stalin ordenó su muerte, que tuvo lugar en un bosque a las afueras de Moscú.

Apodado el “As de picas”, Reilly ha sido protagonista de varias series de televisión y se dice que es la principal fuente de inspiración para James Bond, creado por Ian Fleming.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más