Cómo se celebraba el cumpleaños durante la época soviética (Fotos)

Borís Babanov/Sputnik
Para niños y adultos, los cumpleaños en la URSS siempre eran una experiencia divertida y con gente.

Como se sabe, la mayoría de los soviéticos no eran ricos. Para celebrar sus cumpleaños o los de sus hijos, los soviéticos tenían que ser creativos.

Niños felicitan a su compañero de clase en su fiesta de cumpleaños.

Si era el cumpleaños de un niño, la madre, por regla general, o la abuela, solía llevar un pastel hecho por ella misma a la escuela o al jardín de infancia, para que el niño del cumpleaños pudiera agasajar a sus compañeros de clase. 

Por lo general, se trataba de una fiesta modesta. Había un pequeño pastel o dulces, pan de jengibre y gofres.

El típico cumpleaños de un niño en la URSS era así.

Al cumpleañero le daban tirones de orejas, uno por cada año cumplido, mientras todos contaban en voz alta. A veces, el tirón era sustituido por un ritual más humano, pero menos común. Los compañeros manteaban y lanzaban al niño al aire mientras otros seguían sentados en una silla. Entonces todos gritaban “Hurra” y pasaban a comer dulces o pastel con té.

A veces, a un niño cumpleañero se le permitía invitar a sus mejores amigos a una fiesta en casa. En este caso, el menú era normalmente más elaborado y, aparte de los dulces, también incluía un plato principal como pollo o pescado con patatas, ensaladas, fruta, compota casera o té.

Una típica fiesta de cumpleaños en la URSS en los años 60.

Los interiores de los apartamentos donde se celebraba un cumpleaños a veces estaban decorados con adornos de papel hechos a mano, fotos de un niño de cumpleaños y globos.

Una decoración hecha a mano con un niño de cumpleaños.

Como hacer una fiesta en casa requería más esfuerzo que llevar golosinas a la escuela, se esperaba que los invitados trajeran regalos más sustanciosos y valiosos. Mientras que los padres del niño de cumpleaños a veces optaban por dar cosas prácticas como ropa nueva o artículos escolares (una mochila, etc.), los demás niños solían traer algo más entretenido, aunque menos práctico, como juguetes u otros artículos de gran interés para los niños.

Niños con sus regalos.

Después de que comer lo suficiente, los invitados y el niño del cumpleaños jugaban por la casa o en la calle, que era más habitual. Los niños pequeños jugaban al escondite o a policías y ladrones, un juego que se conocía como “cosacos y pícaros” en la URSS.

Una fiesta de cumpleaños del futuro director de cine ruso Yegor Konchalovski en 1972.

A veces, los invitados se quedaban más tiempo en la casa de un cumpleañero y jugaban a un juego que se parecía a una piñata: un montón de juguetes y otros objetos de valor eran atados a cuerdas que descendían de una cuerda horizontal. Los invitados se cubrían los ojos con una banda y se turnaban cortando las cuerdas con tijeras para reclamar los juguetes.

Mujeres celebran el cumpleaños de su amigo en 1979.

Sin embargo, no todos los que crecieron en la Unión Soviética tenían recuerdos de cumpleaños felices. El 20% de los niños que crecieron en las zonas rurales de la URSS desde finales de los 60 hasta finales de los 80 no celebraban sus cumpleaños, según los investigadores rusos que estudiaron la tradición de las fiestas de cumpleaños en la Unión Soviética.

Los adultos celebraban sus cumpleaños en el trabajo con sus colegas o en casa con sus amigos. Si en su cumpleaños iban a una fábrica o a una oficina, también tenían que llevar comida y bebida para agasajar a sus colegas.

Mujeres celebran el cumpleaños de su colega en una fábrica de ropa en la República Socialista Soviética de Moldavia.
El cumpleaños de un trabajador de una fábrica en 1964.

Los colegas felicitaban a su compañero y les daban regalos. 

Mujeres empacando un regalo con periódico.

Algunos hombres soviéticos podían permitirse hacer una fiesta más grande. El artista y actor soviético Anatoli Yeliséiev llevó a sus amigos a la sauna de Sanduny en su cumpleaños en 1971.

Hombres bebiendo cerveza y comiendo pescado seco...

Mientras tanto, a los políticos poderosos les gustaban las fiestas de cumpleaños fastuosas.

Esta es una foto de la fiesta de cumpleaños de Leonid Brézhnev en 1977. El Secretario General de la URSS cumplió 70 años ese año.

También hubo fiestas locas entre las celebridades soviéticas.

Una foto de la fiesta de cumpleaños del músico soviético Herman Vinogradov en 1988.

LEE MÁS: Los 5 mejores brindis rusos que sirven para cualquier ocasión

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies