Siberiano se emborracha en el dormitorio de emperatriz rusa antes de robar una estatua de oro

Vsévolod Tarasévich/Sputnik

Un hombre de la región siberiana de Irkutsk, Dmitri Lapáiev, de 30 años, se coló en el Palacio de Pávlovsk de San Petersburgo, rompió una ventana y accedió al museo, informaron medios de comunicación locales el pasado 16 de junio.  

Pero eso no fue todo. Deambuló por los pasillos durante al menos cuatro horas e incluso entró en el dormitorio de la emperatriz María Fiódorovna, bebió alcohol y zigzagueó sobre el suelo de parqué. También se las arregló para robar algo chapado en oro antes de marcharse. Las payasadas de Lapáiev fueron descubiertas a la mañana siguiente por el personal del museo, que reveló que la pieza sustraída valía cinco millones de rublos (80.000 dólares).

La policía encontró a Lapáiev al día siguiente. Todavía estaba borracho y caminando por la Plaza Sennáia cargando la estatua afanada. Una vez detenido, explicó a los agentes que la había encontrado en una zanja, pero cuando un policía le mostró las pruebas en video, confesó. El turista siberiano ha sido confinado por un periodo de dos meses.

Si te sorprendió este texto, pincha aquí para leer la historia de dos tortugas que intentaron fugarse de un zoológico de Siberia… ¡y casi lo logran!

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies