Sorprendido por Rusia: cómo se las arregló Robert De Niro en la URSS cuando no le conocía nadie

Reuters
Los lazos de Robert De Niro con Rusia se remontan a principios de los años ochenta, aunque entonces era prácticamente desconocido.

¿Eres una estrella de cine que viene a Rusia y quiere llamar la atención de los medios de comunicación? Diles que posiblemente obtendrás la ciudadanía rusa. En algún momento en el futuro, tal vez.

Cuando en noviembre de 2015 Robert De Niro vino a Moscú para presentar un restaurante Nobu (posee una participación en esta cadena de restaurantes de sushi) se le preguntó si le gustaría obtener un pasaporte ruso como Gerard Depardieu o Steven Seagal. De Niro se rió y dijo: “Como puedes imaginar, esta es una pregunta complicada, así que ya veremos.

Bastó con que los medios de comunicación dijeran que el actor no descarta solicitar la ciudadanía rusa. Algunos fueron aún más lejos afirmando que el actor declaró su deseo de convertirse en ciudadano ruso (enlace en ruso). Así que más tarde, el representante de De Niro tuvo que aclarar que el actor no tenía planes de obtener la ciudadanía rusa.

Este episodio no es lo único que conecta a De Niro con Rusia. De hecho, ha sido un visitante frecuente de la URSS y Rusia desde principios de la década de 1980.

Ideológicamente incorrecto

Según el difunto actor y director ruso Mijaíl Kozakov, De Niro llegó a la Unión Soviética por primera vez en 1982 para participar en una coproducción soviético-americana sobre la bailarina Anna Pávlova. Los productores estadounidenses querían contratar a De Niro para un pequeño papel en la película, con la idea de atraer a los espectadores estadounidenses. Pero después de su llegada a Moscú, los funcionarios soviéticos a cargo de la industria cinematográfica se dieron cuenta de que contratar a un ganador de dos Oscar podría ser políticamente incorrecto. La razón para esta apreciación puede encontrarse en su actuación en El cazador.

Robert De Niro con la actriz soviética Irina Alfiórova, Moscú, 1993.

En la película, De Niro interpreta a un soldado ruso-americano prisionero durante la guerra de Vietnam. Como comentó Kozakov, hay una escena en la que, después de ser capturados, los protagonistas, incluyendo a De Niro, están siendo torturados y humillados bajo un retrato de Ho Chi Min [el líder comunista vietnamita] colgado en la pared. En el festival de Berlín, después de esta escena, nuestra delegación [soviética] abandonó la sala de cine sin ver el final de la película. La película fue etiquetada como antisoviética a pesar de su claro mensaje pacifista.

Actor americano desconocido

Sin embargo, De Niro no abandonó el país inmediatamente después de que se le retirara la propuesta. Según Kozakov, el actor estaba interesado en la URSS. Se quedó allí para echar un vistazo a Moscú y posteriormente regresó varias veces. Podría haber sido incómodo para él al principio, cuando casi nadie lo conocía en el país eslavo. Las películas de De Niro no se proyectaban en la Unión Soviética.

De Niro con sus hijos en Moscú, 1987.

Hubo algunas excepciones, por supuesto, como en el caso de Kozakov, que reconoció al actor en un restaurante de Moscú. Ese fue el comienzo de su amistad. Aparte de eso, la aparición de De Niro no supuso nada para los ciudadanos soviéticos. Kozakov describió un ejemplo de ello en sus memorias.

Una gerente bien vestida, en uno de los hoteles de Leningrado (ahora San Petersburgo), me reconoció y fue educada y amable. Cuando miró al estadounidense desconocido, que iba vestido con pantalones de algodón arrugados y una camisa ligera, me preguntó: ‘¿En qué basurero lo encontraste?’ Cuando le expliqué quién era, ella me miró con incredulidad. Sin embargo, al amigo americano de Kozakov no le molestaba mucho la falta de popularidad en la URSS y disfrutaba de su tiempo aquí.

Conexión espiritual

Durante un programa de televisión ruso, De Niro describió a otro actor ruso famoso, Oleg Yankovski, como su amigo. Los dos se conocieron a principios de los años ochenta en Italia. De Niro participaba en el rodaje de Érase una vez en América, de Sergio Leone y Yankovski en Nostalgia de Andréi Tarkovski. Cuando Yankovski falleció en 2009, De Niro dijo que el actor ruso era una persona importante en mi vida. Teníamos una conexión espiritual. Tengo sentimientos cálidos hacia él. Le quería mucho”.

Robert De Niro y Oleg Yankovski en 1997.

La popularidad de De Niro en la Unión Soviética se disparó después de la perestroika de Mijaíl Gorbachov, cuando las películas de Hollywood llegaron a la URSS. Aunque en 1987, cuando el actor norteamericano presidió el jurado del Festival Internacional de Cine de Moscú, todavía experimentó problemas para entrar en un hotel de Moscú ya que el personal no lo reconocía.  El actor tuvo que contar con la ayuda de sus compañeros más conocidos por los lugareños.

Si quieres saber qué impresionó a Napoleón de Rusia, pincha aquí.

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pincha aquí y recibe cada viernes el material más interesante.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies