Sorprendido por Rusia: сómo el vehemente Depardieu encontró finalmente una vida pacífica

Artiom Geodakián/TASS
El flamante actor francés Gerard Depardieu, que de alguna manera conmocionó al público con la decisión de cambiar su ciudadanía francesa por la rusa en 2013, parece estar fuertemente conmovido por Rusia. Aquí están las tres cosas que más le impresionaron de Rusia.

1. “Vida pacífica” en Rusia

Conocido por su temperamento, el actor galo ha encontrado en Rusia algo que, según él, a Europa le falta, la tranquilidad del tradicionalismo. En su último libro, Monstre, el actor confiesa estar impresionado por la “vida pacífica” de las provincias rusas.

Según informes de los medios de comunicación, en el libro Depardieu menciona Sarátov, una ciudad a orillas del río Volga (a unos 860 kilómetros al sudeste de Moscú). Sus habitantes, que “pueden pasar tiempo con gusto”, le recordaron escenas de La Dolce Vita de Fellini. En el Volga se encontró con “encantadoras abuelas rusas” que “recordaban con nostalgia los tiempos comunistas y la fraternidad de las naciones, aunque vivían en pueblos en los que el comunismo, en esencia, no llegó a existir”.

Gerard Depardieu conmocionó al público con la decisión de cambiar su ciudadanía francesa por la rusa en 2013.

Al actor le gustó especialmente la ciudad de Saransk en la República de Mordovia (500 kilómetros al sudeste de Moscú). Allí Depardieu se encariñó con su estilo de vida bucólico, alabando el hecho de que la gente de la región todavía “pesca gobios en los ríos, ordeña vacas y utiliza mantequeras de leche. Sus granjas lecheras no se parecen a las nuestras: no parecen centrales atómicas...”

“La gente vive aquí de lo que ellos mismos cultivan. Las familias no se separan: los hermanos y las hermanas y sus primos viven a pocos kilómetros unos de otros. ... Los problemas y los temores son sólo los que afectan a la gente o a sus vecinos y no a los creados por los medios de comunicación. ... La gente no carga sobre sus hombros todas las dificultades del mundo. Sus sonrisas y lágrimas sólo les pertenecen a ellos”, argumentó el actor, quejándose de que esas cosas ya no existen en Francia.

2. Por teléfono con Putin

Depardieu menciona con frecuencia su amistad con Putin.

El afecto de Depardieu por el país va de la mano con el afecto por su líder. “No sólo estoy teniendo una aventura con Rusia, realmente me encanta. Estando en el extranjero, vivo mucho fuera de Francia, me siento un verdadero ruso. Con el tipo de presidente que tenemos ahora en Francia [habla de febrero de 2016], no es de extrañar que me sienta más como ruso. No hay comparación [entre el presidente Putin y el presidente Holland]. No quiero meterme en política aquí; soy indiferente a la política. Pero tengo un enorme respeto por Vladímir Putin y por lo que hace, y respeto a la nación rusa”, dijo el actor hace dos años.

Depardieu menciona con frecuencia su amistad con Putin. “Soy amigo de Vladímir Putin. Tiene una personalidad muy fuerte. Rusia necesita un líder exactamente como él”, dijo el actor en junio de 2013.

En una entrevista del año pasado subrayó los puntos fuertes de Putin: “Putin tiene una libertad real y no sigue ningún protocolo. ... Lo que me gusta de Putin es que se comporta como es. Es una persona solitaria que siente el dolor físico. Dicen que tiene mucho dinero. ¡No!”.

El actor francés afirma que intercambia llamadas telefónicas con Putin donde discuten temas políticos candentes, como la participación de Putin en las elecciones presidenciales. “Hablé con Vladímir Putin por teléfono hace dos días. Dijo que pensaba presentarse [como candidato]”, dijo Depardieu en diciembre de 2017.

Putin participó en las elecciones del 18 de marzo de 2018 y obtuvo una victoria aplastante. El actor cumplió sus deberes cívicos como ciudadano ruso y se trasladó hasta la embajada rusa en París para emitir su voto.

3. El alma misteriosa de Rusia

Depardieu y Putin no sólo intercambian llamadas telefónicas, Putin también está involucrado en el trabajo artístico de Depardieu. Al menos ese fue el caso de la película Rasputin, en la que el actor francés interpretó el papel principal. “Le di el guión para que lo leyera y le pregunté si había alguna distorsión de la historia rusa. Putin aprobó el guión y esto nos abrió las puertas de Tsárskoie Seló y del palacio Yusúpov", dijo en 2013, cuando presentó la película en Rusia.

Depardieu se sintió atraído por el misterio del alma rusa que se encarnaba en Rasputin.

En el caso de Rasputin, el famoso místico cercano a la última familia real rusa, Depardieu se sintió atraído por el misterio del alma rusa que se encarnaba en esa persona, reconoció. Al mismo tiempo opinaba que hay un poco de Rasputín en cada uno de nosotros. “¿Qué es Rasputín? Es la energía de la vida. Es la vitalidad que vive en todos. En este sentido, todos tenemos un poco de Rasputín dentro de nosotros. Es un personaje eterno como el Quasimodo de Notre-Dame”, argumentó el actor.

Depardieu confesó antes que “adoraba la historia rusa”. Lo hizo en una carta abierta a los periodistas rusos a principios de 2013, cuando se supo de su nueva ciudadanía rusa.

“Adoro su cultura y vuestra forma de pensar. Mi padre era comunista y escuchaba Radio Moscú. También es parte de mi cultura. Es bueno vivir en Rusia...”, escribió Depardieu, expresando su máximo respeto hacia Rusia.

Pincha aquí para leer 7 consejos de famosos sobre cómo comportarse en Rusia. 

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies