¿Por qué las parejas rusas se divorcian tan a menudo?

Getty Images
Las tasas de divorcio en Rusia son altísimas, pero eso no quiere decir que no den importancia a los valores familiares.

En 2016 el ratio de divorcios y casamientos fue de 1 y 1,6, es decir, que la gente se divorciaba más de lo que se casaba. En las últimas dos décadas, el 60% de los matrimonios termina en una separación legal.

Hay personas que aluden al infantilismo y a las duras condiciones de vida, sin embargo, los científicos sociales explican que las causas son otras. Hay una cosa que es cierta: en Rusia uno de cada dos matrimonios acaba en divorcio, y domina las estadísticas internacionales.

Recién casados infantiles y leyes liberales

“Este alto número de divorcios ocurre por la irresponsabilidad y la insensatez de los jóvenes antes de casarse. Continúan jugando a sus juegos infantiles y apenas pueden imaginar lo que les espera después de la boda”, escribe Marina en un foro dedicado a la familia.

En realidad las parejas se rompen de manera menos dramática de lo que implica ese comentario emocional, aunque sí que ocurre que hay gente que toma decisiones erróneas al principio.

“Mi mujer y yo nos conocimos cuando ambos éramos jóvenes. Cuando se crece a menudo cambia la visión que se tiene de la vida. Eso es lo que nos pasó”, comenta a Russia Beyond, Alexánder Pirogov, que se divorció a los 32.

Es en parte cierto que en las dos décadas posteriores a la caída de la URSS, los rusos se han hecho más independientes en sus elecciones vitales y más tolerantes al divorcio, comentan los científicos sociales, pero el alto índice de divorcios no se debe a que la gente sea infantil y tome decisiones de manera irresponsable.

“Sería erróneo comparar el número de divorcios en Rusia con el de otro país, ya que los procedimientos legales del divorcio tienen un gran impacto en las estadísticas y varían considerablemente de un país a otro”, comenta Serguéi Zajárov, vicedirector del Instituto de Demografía en la Escuela Superior de Economía.

Según comenta, las liberales leyes de familia, que permiten un divorcio barato y rápido, son el principal factor para la alta tasa que hay en Rusia.

Los rusos se encuentran fácilmente con anuncios de innumerables bufetes de abogados que ofrecen a los clientes un divorcio sencillo. Por una tasa de tan solo 190-400 dólares “un experimentado equipo de abogados y juristas terminará con el matrimonio sin su presencia, sin el consentimiento de la esposa, incluso si la pareja tiene hijos”, se lee en ruso en uno de los anuncios.

La vida es dura

“En general, la vida en Rusia es dura. Los salarios son bajos, el trabajo es duro y la gente no puede disfrutar en esas condiciones. Lo que está en la cabeza de la gente son los ingresos y no el amor”, escribió una chica llamada Anastasia en el foro.

En un programa de radio de 2015, muchos de los hombres que llamaron para hablar de los divorcios hicieron referencia a los problemas financieros y a las reprimendas de las esposas como las principales causas de la separación.

Sorprendentemente, los expertos niegan que la economía tenga un impacto fuerte en la tasa de divorcios en Rusia.

“El matrimonio y el divorcio son algo más fundamental que la economía. Se trata de pautas básicas de comportamiento y están regulados por la visión que las personas tienen de su ciclo vital. La gente ajusta los factores económicos a sus necesidades básicas y no al revés”, explica Zajárov, que aun así está de acuerdo en afirmar que, en general, la gente está más feliz cuando crece la economía.

Aunque podría decirse que las implicaciones que supone contar con bajos ingresos son una de las principales causas de los divorcios en el país. Una encuesta a nivel nacional muestra que el 40% de los rusos se refiere a la adicción al alcohol de su pareja como la razón para la ruptura. Familiares entrometidos y duras condiciones de vida a falta de una vivienda propia son las siguientes razones para el divorcio que aparecen en la encuesta, el 14% y el 23%, respectivamente.

Lo que puede salvar un matrimonio

Los hijos, las propiedades conjuntas y la dependencia financiera de una de las partes reducen el riesgo de separación, aunque es difícil que puedan garantizar un matrimonio feliz.

“Los niños complican las cosas”, comenta a Russia Beyond Elena Dvuréchenskaia, madre de tres hijos y que se divorció a los 30 años. “Con tres hijos es difícil para una mujer encontrar un trabajo adecuado, además, es más fácil apoyar a los hijos cuando la pareja une sus ingresos”, explica la mujer.

Aunque los niños no fueron capaces de mantener esta unidad familiar, una encuesta muestra que el 35% de las parejas casadas en Rusia evita el divorcio por el bien de los niños, aunque no sean felices.

Antes del divorcio, siempre está la boda... Aquí te damos una serie de consejos legales para prepararte.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies