Los intrépidos carteros de Rusia: vuelan, navegan, corren y caminan para entregar el correo

Pochta Rossii
Durante bastante tiempo, el sistema postal ruso era tan lento que dio lugar a muchas bromas. Pero cuando uno observa lo duro que trabajan sus servidores públicos, entiendes que hacen todo lo posible por llevar cartas y paquetes a los habitantes de los lugares más remotos de Rusia.

Hace varios años, Natalia Scherbakova ganó un scooter en una competición del servicio postal, y desde entonces es el único medio de transporte que emplea para entregar cartas, periódicos y pensiones en su ciudad natal de Shalia, en la región de Sverdlovsk.

El día de trabajo de un cartero generalmente comienza a las 8 a.m. y se extiende hasta las 12 p.m., momento en el cual toda la correspondencia debe haber sido entregada incluso en las áreas más remotas. Los carteros de pueblo a menudo caminan unos 12 kilómetros por día, sin importar las condiciones climáticas.

Este hombre es el cartero más famoso de Rusia, Pechkin, de una película de animación extremadamente popular, Tres de Prostokváshino, que se basa en el libro infantil de Eduard Uspenski. Cuando Pechkin recibe una bicicleta como regalo, admite convertirse en el hombre más feliz de la Tierra. En realidad, la bicicleta sigue siendo uno de los medios de transporte más extendidos entre los carteros rurales.

El periodo más difícil para los trabajadores postales es la primavera, cuando las nieves derretidas y el hielo inundan las carreteras de muchos pueblos y áreas remotas. Los carteros, sin embargo, suelen estar bien preparados para esta estación. Se ponen ropas especiales, y los botes se convierten por un tiempo en los medios más populares para entregar el correo.

A veces, incluso un bote no es suficiente para entregar el correo y los paquetes de las tiendas chinas de Internet. Por esto, Correos de Rusia utiliza helicópteros para sus entregas a los lugares más inaccesibles.

Existe un transporte especial que puede vencer al agua y al hielo. Todos los lugareños esperan apasionadamente su correo y entregas, y algunas veces los barcos postales son el único medio de comunicación entre el pueblo y el mundo exterior. También transportan alimentos, atención médica y otros elementos esenciales.

En los entornos rurales, un cartero es una persona muy respetada, conocida por todos los lugareños y, a menudo, invitada a tomar el té (en la mayoría de los casos se niegan, porque deben apresurarse para llegar al siguiente destinatario). Además, como traen pensiones a los jubilados, los carteros a veces se convierten en sus únicos amigos o incluso en sus almas gemelas, una fuente de noticias del mundo para el pueblo.

Si bien el trabajo de un cartero no es fácil, hay muchas mujeres carteras en Rusia. Incluso en la conservadora República de Chechenia, una mujer del pueblo de Shatói cumple su misión valientemente a través de montañas y puentes de cuerda con vistas a desfiladeros de vértigo.

Hoy en día, el correo ruso tiene sus propios automóviles, camiones, helicópteros, barcos e incluso aviones. Pero en la Unión Soviética, los carteros usaban formas más “naturales” de entregar cartas y paquetes: caballos, ciervos y trineos tirados por perros.

Uno puede encontrar buzones en muchos lugares inesperados de toda Rusia, incluida la residencia del Ded Moroz en lo  profundo del bosque, o en las montañas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies