Esta mujer será rival de Putin en las elecciones presidenciales de Rusia

Ksenia Sobhak.

Ksenia Sobhak.

Reuters
Ksenia Sobchak comenzó su carrera en la televisión y era conocida como la 'Paris Hilton rusa' y ahora quiere convertirse en la 'Hillary Clinton rusa'. Presentamos una serie de hechos interesantes sobre esta posible candidata presidencial.

Ksenia Sobchak se convirtió en una estrella de la televisión en 2004 con el programa Dom-2 (Casa-2) donde la gente tenía que construir una casa y establecer relaciones sentimentales.

Trece años después el programa sigue emitiéndose pero sigue asociado al mal gusto y a las cosas más vulgares de la televisión rusa. Sin embargo, Ksenia Sobchak se convirtió en un figura seria e influyente en la sociedad rusa.

Vladímir Putin no ha declarado oficialmente todavía que se presentará a las elecciones pero hay pocos en Rusia que creen que no lo hará. Durante los últimos meses se han multiplicado los rumores que afirman que Sobchak quizá se enfrente a Putin en las elecciones de marzo de 2018, y el pasado 18 de octubre en el diario Védomosti se publicó que Sobchak les había enviado un email en el que anunciaba su decisión para presentarse a las presidenciales.

Hija del patrón de Putin

Putin comenzó su carrera política con Anatoli Sobchak, que fue el alcalde de Leningrado cuando la ciudad recuperó su nombre histórico, San Petersburgo. Se decía que Sobchak, que falleció en el año 2000, era una hombre honesto y sabio y un verdadero demócrata. Hay rumores que dicen que Putin, que era la mano derecha de Sobchak, es el padrino de Ksenia.

Vladímir Putin, Ksenia Sobchak y su madre, Liudmila Narúsova

Escandalosa presentadora

Ksenia Sobchak apareció por primera vez en televisión en el año 2004 y era miembro de la llamada “juventud dorada” y se referían a ella como la “Paris Hilton rusa”. Tuvo su propio programa de televisión, Rubia en chocolate, en el que aparecía con ropas lujosas y tomando bebidas caras en lujosos clubes de noche. Era una especie de relaciones públicas profesional, una invitada habitual a las fiestas de los ricos y famosos así como una anfitriona en los premios musicales y eventos corporativos. Al mismo tiempo, su nombre estaba asociado con la polémica, con ganar mucho dinero y con hacerse grandes enemigos.

Creciendo, hacia una vida seria

El año 2012 fue un punto de inflexión para Sobchak y su imagen dio un vuelco de 180º, ya que trató de convertirse en una mujer seria. Se puso gafas y comenzó varios proyectos periodísticos de más renombre. Entre 2012 y junio de 2017 entrevistó a políticos, empresarios y periodistas en el programa Sobchak en directo de Dozhd TV.

Ese mismo año Sobchak se convirtió en la editora de la glamurosa revista SNC (conocida anteriormente como Sex and the City). Lo abandonó en 2014 para convertirse en la editora jefe de L’Officiel.

Aunque quizá su proyecto más serio y sorprendente fue unirse a la oposición política. Cuando hubo protestas en las calles de Moscú en 2012 en favor de unas elecciones justas, Sobchak y sus amigos (periodistas, actores y escritores) comenzaron a ir a las marchas, por lo que se convirtieron en persona non grata, y dejaron de tener la opción de poder volver a trabajar en la televisión estatal.

Líder de la oposición

En alguna reunión de la oposición Ksenia conoció a su futuro marido, el actor Maxim Vitorgan y en 2016 nació su hijo, Platón.

Como hacía mucho tiempo que se tenía la impresión de que Sobchak pertenecía al círculo cercano a Putin, se pensó que su cambio a la oposición no era sincero. Sin embargo, sus comentarios en las redes sociales y en las entrevistas eran cada vez más duros. Cuando el activista de la oposición y bloguero Alexéi Navalni anunció que iba a presentarse a las elecciones presidenciales, Sobchak lo apoyó.

En la entrevista que tuvo con Navalni en junio, tuvieron un pequeño roce. Ksenia le dijo que su programa político para mejorar el país no era claro, que se limita a luchar contra la corrupción, a desenmascarar mandatarios y a hacer informes sobre sus vilas y jets privados pero que le falta un plan para cambiar las cosas.

Candidata a la presidencia

“Soy Kseia Sobchak, tengo 35 años y toda mi vida he vivido y trabajado en Rusia y me importa lo que le ocurre a mi país”, cita Védomosti la carta de Sobchak. “Trato con responsabilidad todas las actividades públicas y sé cuáles son los riesgos y las grandes dificultades de este reto. He decidido que mi participación en las elecciones presidenciales puede ser un paso adelante en los cambios que son tan esenciales para nuestro país”.

Sobchak escribe que quiere representar la plataforma “Contra todos”, que solía estar en las papeletas de voto en los años 90. Se presenta “no solo como una candidata sino como una portavoz de todos los que no se pueden convertir en candidatos. Estoy lista a dar voz a las quejas”. La carta completa está disponible aquí (en ruso). 

Anteriormente los medios informaron que el Kremlin ha permitido que Sobchak se presente a las elecciones.

Veamos lo que esta mujer inteligente puede conseguir.

Para más información sobre Sobchak, consulta su página web: sobchakprotivvseh.ru.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies