Web rusa muestra películas dedicadas a la difícil situación de los sin techo de Moscú

Vladímir Smirnov/TASS
Miles mueren cada año en las calles de la capital rusa, especialmente durante el invierno. A nadie suele importarle, pero una organización benéfica y sus miembros están celebrando servicios conmemorativos para garantizar que los que terminan su vida en las calles no sean olvidados.

Zhenia era un hombre joven cuando llegó a Moscú para trabajar en una fábrica, pero terminó siendo despedido y se quedó sin hogar. Lilia salió de casa después de haber sido duramente golpeada por su marido, sin ningún lugar donde ir. Esma, que vivió en Tayikistán hasta cumplir 63 cumpleaños, se vio obligada a huir de la agitación política, pero nadie la acogió a su llegada a Moscú.

Todas estas personas acabaron en las calles de la capital de Rusia, literalmente, porque ahora están muertas. Hay muchas personas sin hogar en Moscú (estadísticas oficiales afirman que 13.000, las no oficiales: 60.000) - encontrar la forma de regreso de abandonar la vida de vagabundo es increíblemente difícil.

“In memoriam”

Hay varias organizaciones que trabajan con personas sin hogar: los voluntarios las alimentan, les ayudan a encontrar refugios para el invierno y pasan tiempo con ellas. Una de esas organizaciones es “Amigos de la Calle”, que organiza un servicio conmemorativo anual para aquellos que no superan las gélidas temperaturas invernales.

"En este servicio, los nombres de los difuntos se leen en voz alta", dice la información oficial en la página del proyecto especial llamado “Aquí una vez vivió”, creado por el portal web Takíe Delá. "Porque tener un funeral sin dar un nombre al finado es aterrador. No es humano".

Aquí una vez vivió”, está disponible en inglés y en ella se pueden ver cinco cortos documentales de animación basados ​​en las historias reales de cinco personas luchando a través de una vida de pobreza. Todos fueron apoyados por voluntarios de “Amigos de la Calle”.

Escalofriante y hermoso

Los destinos de estas pobres gentes no son fáciles de visionar: algunos se quedaron congelados durante los rigurosos inviernos rusos, otros fueron golpeados hasta morir en medio de la noche. Sin embargo, las películas están bellamente hechas y son increíblemente conmovedoras.

Según Serguéi Kárpov y Galia Mosalova de Takíe Delá: "Nuestro objetivo principal es llegar a la gente, romper la indiferencia". Según ellos, el cine es especialmente importante para difundir el mensaje a medida que llega al subconsciente de la gente indiferentemente del lenguaje o cultura del público.

Lea más