¿Quiénes son los nuevos oligarcas rusos?

Natalia Nósova
Tras las nuevas sanciones impuestas por e EE UU en los llamados oligarcas rusos, mucha gente en Moscú se pregunta si todavía siguen existiendo. Al parecer hay un malentendido entre Occidente y Rusia a la hora de referirse a los oligarcas.

Si recuerdas la canción Party Like A Russian de Robbie Williams en la que parodia a los multimillonarios rusos, que balancean bailarinas (al menos en el video), derrochan millones de dólares y ponen “un banco dentro de un automóvil, dentro de un avión dentro de un barca”. Se trata de una manera en la que los occidentales ven a un oligarca ruso, un hombre rico e influyente con una dudosa reputación y capaz de comprar cualquier cosa. En realidad, todo es algo más complicado.

El pasado 5 de marzo, Dmitri Peskov, el portavoz del presidente ruso Vladímir Putin, respondió a una pregunta acerca de las nuevas sanciones de EE UU impuestas sobre los oligarcas rusos. “Nos parece que la expresión ‘oligarcas rusos’ es inapropiada... En Rusia no hay oligarcas y el tiempo en el que los había ya se ha dejado atrás”.

No solo un rico

Si hablamos con propiedad, no todos los nuevos ricos que tengan un yate y un montón de oro pueden llamarse oligarcas. Un oligarca es miembro de la oligarquía, que según la RAE es un “grupo reducido de personas que tiene poder e influencia en un determinado sector social, económico y político”. De modo que la riqueza no es la única condición para ser considerado un oligarca.

La profesora María Golovanivskaia, experta en las relaciones gobierno-empresa, está de acuerdo con esta visión. “Un oligarca no es solamente una persona rica con un vida glamurosa llena de yates, diamantes y amantes”, afirmó al medio ruso AiF. “Es importante que participe en política”.

Aunque en el mundo moderno no se presta mucha atención a las definiciones precisas. Tal y como bromeaba el comediante estadounidense Stephen Colbert: “Un oligarca ruso es un tío rico, no preguntes de dónde sale el dinero”. Por ejemplo, en 1998 los rusos llamaban oligarca a todo el que fuera rico, desde los banqueros hasta el presidente Borís Yeltsin.

La edad de oro de la oligarquía

En los años 90 los rusos tenían razones para llamarlos así. Fue en esta época cuando surgieron los oligarcas (en sentido literal) y estaban muy metidos en política. Llegaron hasta el poder con métodos más bien dudosos, y muchos prosperaron comprando empresas estatales a precios irrisorios, durante el proceso de privatización.

“Los recursos del petróleo y del gas se distribuyeron entre los amigotes del Gobierno”, comenta Jeffrey Sachs, el economista estadounidense, que ayudó a realizar la privatización en Rusia. Por otro lado, muchos rusos siguen creyendo que fueron las grandes empresas quienes manipularon el Gobierno. Por ejemplo, un grupo de oligarcas fue el que ayudó a Yeltsin a ganar las elecciones presidenciales en 1996.

Uno de estos oligarcas, recuerda el periódico Kommersant, fue Borís Berezovski que “nombró las siete personas que controlaban más del 50% de la economía rusa e influían en las decisiones más importantes de la política interna”, en una entrevista a The Financial Times. Entre ellos estaba el propio Berezovski (que se suicidó en 2013), Mijaíl Jodorkovski (encarcelado en 2003 y liberado en 2014) y otros grandes hombres de negocios.

Borís Berezovski (a la izquierda) en 1999.

“Berezovski, y otros empresarios, creían que Yeltsin tuvo éxito en 1996 gracias a sus esfuerzos y que las autoridades debían pagar por ello”, escribió Piotr Aven, empresario ruso y uno de los banqueros que trabajó con Berezovski, en su libro El tiempo de Berezovski. Simultáneamente, señalaba que “los negocios eran mucho menos influyentes en términos de tomas de decisiones políticas que lo que todo el mundo solía pensar”.

Vuelta al presente

A principios de los años 2000 se sacó a los verdaderos oligarcas del ámbito de decisión política y cuando los mandatarios rusos afirman que no hay oligarcas en Rusia, se refieren a eso, a que no hay empresarios que puedan influir en política. Alexnáder Shojin, director de la Unión de Empresario de Rusia, afirma: “En los años 2000 el término significaba ‘empresario que influye en las decisiones políticas’. Ya no tenemos algo así”.

Dmitri Drizé, analista del diario Kommersant, afirmaba: “Es natural que las autoridades digan que no hay oligarcas. Su expulsión de la política rusa se ve como uno de los grandes logros de los años 2000”. Al mismo tiempo, el término no ha desaparecido del todo y los rusos sigue refiriéndose a todos los ricos que están cerca del gobierno como oligarcas.

Oligarcas ruso Vladímir Potanin en 2018.

“Nuestras empresas tienen sus propias características”, dice Drizé. “Las autoridades no quieren depender de los negocios, pero no tienen problema en que sea al revés”. De esta manera se refiere a que, técnicamente, los empresarios que aparecen en la lista de nuevas sanciones no son oligarcas, aunque las autoridades no niegan que son ricos e influyentes, pero no controlan el Gobierno.

Es como si ahora ya no se tuviera que provocar por influir en política y los oligarcas ya tienen tiempo para “irse de fiesta como un ruso”, como en la canción de Robbie Williams.

Aquí te presentamos un listado de influyentes oligarcas surgidos en los años 90.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más