Así ganaron los millonarios rusos sus primeros millones

V.Tarabashchuk/TASS
Ellos reparaban electrodomésticos, hacían muñecas, vendían computadoras u organizaban bodas. Muchos magnates rusos hicieron su primer millón en algo completamente diferente que su línea actual de negocio.

Algunos de ellos nunca habían soñado con millones, otros sólo tenían el dinero en su mente. Sea cual fuere el caso, la era de los oligarcas rusos fue iniciada por personas que ganaron su primer millón en algo completamente distinto de plataformas petroleras y diamantes.

Artiom Tarásov, el primer millonario soviético legal, falleció el 23 de julio a los 67 años. El pionero de los negocios en la URSS solía decir que no había soñado con millones y se había centrado en la ciencia, pero que todo había cambiado cuando la era de Mijaíl Gorbachov le ofreció nuevas oportunidades, y que habría sido un tonto no usarlas. Muchas personas de la Perestroika entraron en grandes negocios a través de alisar hierros y muñecas.

Artiom Tarásov. Fuente: KommersantArtiom Tarásov. Fuente: Kommersant

Artiom Tarásov: prostitutas de lujo y PCs

Todo comenzó a finales de la década de 1980, cuando los ciudadanos soviéticos ordinarios recibieron por primera vez el derecho de tener una cuenta bancaria y un sello de goma. La única pregunta era cómo ganar dinero que meter en la cuenta.

Tarásov decidió poner en marcha una oficina de matrimonio: "En aquellos tiempos, si no estabas registrado oficialmente como residente en Moscú no tenías ninguna oportunidad de encontrar un trabajo", recordaría. "Y la única manera de registrarte en la ciudad era casarse con un local. Es por eso que tuvimos 4000 clientes potenciales en los primeros cinco días de operación. Cada uno de ellos pagó 25 rublos (43 dólares en el momento). Recaudado 100 000 rublos (172 414 dólares) para los 12 que éramos, cuando el salario promedio en el país seguía siendo de 130 rublos (224 dólares) al mes".

Ese primer proyecto de negocios sólo duró seis días. Las autoridades decidieron que una oficina matrimonial era una empresa demasiado inmoral para la Unión Soviética.

El siguiente intento de Tarásov fue lanzar un taller de reparación de electrodomésticos importados. Prácticamente no había tales empresas en la Unión Soviética por falta de importaciones de componentes originales. Así es como la cooperativa Téjnika llegó a crearse. La idea era localizar software extranjero y venderlo al gobierno.

Fuente: Nikolái Moshkov/TASSFuente: Nikolái Moshkov/TASS

"¿Qué te parece? En el primer mes de operación ganamos 1 millón de rublos (1,7 millones de dólares)", recordó Tarásov. "¡Y eso era en precios oficiales! Honestamente, todos nos sorprendimos por conseguir ese primer millón: teníamos la sospecha de que todos nosotros seríamos ejecutados pronto por ello".

Ya había software rudimentario en el país, pero no había hardware. "Comenzamos comprando dólares en efectivo a prostitutas, a tres rublos por dólar". Un conocido que viajase al extranjero tomaba el dinero, compraba computadoras y las traía a Rusia. "Un ordenador nos costaba por ejemplo 1500 rublos (2586 dólares), y luego lo vendíamos a una empresa estatal por 50 000 rublos (86 206 dólares)".

Guerman Stérligov. Fuente: Mitia Aleshkovski/TASSGuerman Stérligov. Fuente: Mitia Aleshkovski/TASS

Guerman Stérligov: conciertos en las estaciones de ferrocarril y la primera bolsa de valores del país

Antes de que comenzara a vender ataúdes de lujo y lo que algunos consideran los productos de panadería más caros de Rusia (1650 rublos, equivalentes a 28 dólares) por pieza de pan, el empresario cristiano ortodoxo Guerman Stérligov se inició organizando conciertos en las salas de espera de las estaciones ferroviarias de Moscú.

Los artistas, normalmente recogidos de las calles, actuaban durante 15 minutos, recogían el dinero y se mudaban a otra estación, para ser reemplazados por una banda diferente. "Llevamos dinero en maletas, y sólo nos llevó a cada uno de nosotros un par de meses el comprar un coche", dice Stérligov. "El principal problema era intercambiar las monedas pequeñas por billetes. Nadie nos pidió que pagáramos por la contratación de los locales en ese entonces, ni siquiera pagamos a los policías por protección, lo que los hizo muy tristes. Eso fue en 1988".

Más tarde ese año, tales conciertos improvisados ​​fueron prohibidos, y Stérligov pasó a otra actividad: viendo una película estadounidense, vio cómo funcionaba Wall Street, y eso lo hizo pensar. El empresario alquiló una sala, instaló pantallas grandes y computadoras y lanzó la primera bolsa de valores del país, Alisa. El primer día de operación generó 6 millones de rublos (10,3 millones de dólares) de beneficios.

La bolsa de valores "Alisa". Fuente: Borís Kavashkin, Liudmila Pajómova/TASSLa bolsa de valores "Alisa". Fuente: Borís Kavashkin, Liudmila Pajómova/TASS

El golpe de 1991 sólo ayudó al negocio: "Yo estaba en nuestra sucursal de Nueva York en ese momento; el costo de las deudas de Rusia cayó inmediatamente a casi cero. El mismo día compramos un montón de deudas y las vendimos tres días después. Yo había predicho que el golpe sería frustrado dentro de tres días, y esto es lo que sucedió. Hicimos un beneficio en miles de por ciento”.

Román Abramóvich. Fuente: Serguéi Gunéiev/RIA NovostiRomán Abramóvich. Fuente: Serguéi Gunéiev/RIA Novosti

Román Abramóvich: muñecas de goma

Mientras todavía era un estudiante de escuela, Román Abramóvich compraba cigarrillos, chocolate, y perfume y vendía todo esto con un beneficio significativo. Decidió no ir a la universidad al creer firmemente que sería capaz de conseguir todo lo que necesitaba sin un título.

A los 22 años, Abramóvich tuvo la idea de crear una cooperativa llamada Uiut (Comfort) que vendería juguetes hechos de materiales poliméricos. Un amigo suyo estaba involucrado en una actividad similar. Abramóvich, su primera esposa y su hija, empezaron a fabricar las muñecas en su apartamento.

Fuente: Alexánder Gráschenkov/RIA NovostiFuente: Alexánder Gráschenkov/RIA Novosti

Primero comenzaron a vender sus juguetes en los hoteles, luego en las estaciones de metro y, finalmente, en los grandes almacenes. Eventualmente, los productos de Uiut podían ser encontrados en toda Rusia. Mientras que el salario mensual promedio en el país era de 100 a 200 rublos (172 a 344 dólares), Abramóvich estaba ganando 3000 a 4000 rublos (2142 a 2850 dólares) al mes.

Varios años más tarde, sin embargo, se retiró del mercado y cambió a los hidrocarburos. "Los juguetes nunca fueron el objetivo final para mí", dice el dueño del Chelsea F.C. y dueño de 9,1 billones de dólares (a partir de 2017, según Forbes). "Eran una de las rutas disponibles hacia la meta. Mi objetivo era crear un negocio que pudiera desarrollarse”.

Mijaíl Jodorkovski. Fuente: ReutersMijaíl Jodorkovski. Fuente: Reuters

Mijaíl Jodorkovski: cobrar dinero

Un estudiante de química que acabó dirigiendo la compañía petrolera Yukos y más tarde se convirtió en un magnate en desgracia, Mijaíl Jodorkovski comenzó su carrera al mismo tiempo que Tarásov: los dos registraron sus cooperativas en el mismo día. Jodorkovski y sus socios comerciales crearon un centro para la creatividad científica y técnica de la juventud (con el acrónimo NTTM en ruso), otro tipo de empresa comercial permitida en el pasado. En 1987 sólo había 33 NTTM en toda la Unión Soviética. Como todas las cooperativas, tenían derecho a realizar intercambios financieros en efectivo. "De hecho, la ley sobre las empresas de propiedad estatal dio esa oportunidad a cualquier persona interesada, pero había que hacer las cosas en lugar de estar sentado en el sofá viendo la televisión", recordó Jodorkovski después.

Fuente: V.Tarabashchuk/TASSFuente: V.Tarabashchuk/TASS

Su NTTM se convirtió en uno de los primeros en la URSS en comenzar a ofrecer servicios de cambio de dinero a una enorme comisión. Las fábricas de producción, los centros científicos y las oficinas de diseño se apresuraron a utilizar la empresa de Jodorkovski porque el sistema de contratos del gobierno de la época estaba tocado por la burocracia.

La empresa ganó alrededor de 80 millones de rublos (137 millones de dólares) sólo en 1988, y poco después estableció un banco cooperativo propio.