Hijos ricos de los oligarcas rusos ostentan en Instagram

Shutterstock/Legion Media
Rich Russian Kids es una cuenta en Instagram que muestra la vida de los hijos de papa en un momento de crisis económica.

La crisis económica, la caída del rublo y las sanciones han tenido un efecto negativo sobre el bienestar de la mayoría de los rusos. De la mayoría, pero no de todos. En la cuenta de Instagram Rich Russian Kids (RRK) puede verse cómo sobrellevan la crisis los hijos de papá de losa élite rusa.

En dos meses, la cuenta ha cobrado popularidad publicando fotos y videos de la vida de los hijos de empresarios y altos funcionarios, que las comparten con el creador del proyecto.

(Mira cómo nos gastamos en una sola noche lo que tú cobras en un mes)

A quién puede verse

Al hablar con RBTH, el fundador de la cuenta pública Rich Russian Kids prefiere mantenerse en el anonimato. Ha vivido la mayor parte de su vida fuera de Rusia y él mismo es un representante de lo que se conoce como “juventud dorada” rusa o sea, un niño de papá. Asegura conocer bien a muchas de las personas que aparecen en las fotos y videos.

(¿Nadie necesita su sueldo, o qué?)

(¿Qué has hecho esta mañana en Moscú?)

“En Rusia, a los hijos de los oligarcas se les trata de una forma diferente. Los chicos y las chicas viven de un modo distinto al de sus coetáneos extranjeros: todo lo que se les consiente en Moscú, para ellos es impensable hacerlo en EE UU o Europa. En nuestro país, las leyes suelen modelarse de acuerdo con los intereses de la gente [influyente], y no al revés”, dice el fundador de RRK.

Pueden hacer lo que quieran e ir en dirección contraria porque nadie les castigará.

(Cuando el atasco vuelve a estar de tu parte)

(Cada uno pasea a su mascota a su manera)

“El objetivo es ayudar a la gente acomodada a encontrar nuevos contactos con los que puedan llevar a cabo un proyecto de negocio interesante. Les muestro las posibilidades que sus coetáneos no tienen en Moscú y otras ciudades de Rusia. Los estudiantes siempre tienen multitud de ideas y proyectos interesantes, pero temen acercarse a los inversores y los bancos para pedir un crédito”, dice el director del proyecto. Sin embargo, le cuesta poner un ejemplo de estos supuestos contactos provechosos.

Para qué lo muestran

Para la mayoría de los “niños ricos”, la cuenta RRK actúa como una especie de relaciones públicas de sus propias cuentas en Instagram, y no como una posibilidad real de hacer contactos útiles.

Una parte de las chicas con las que ha hablado RBTH afirma no tener relación con los “niños ricos”; el lujo del que gozan se lo deben a sus maridos.

 

Una de las chicas de RRK, Alexandra Malínskaya, nació en la familia de un empresario  y desde pequeña sabe en primera persona lo que es una vida regalada: viaja por el mundo y ha estudiado en Europa. Ahora tiene 18 años, acabará la secundaria y se está preparando para ingresar en el prestigioso Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú.

Si llega tarde a clase, gracias a su chófer personal y las luces de emergencia, sortea los atascos de Moscú. Pasa algo más de medio año en Rusia, pero después se marcha al extranjero esperando a que pase el invierno ruso. Una vez al mes hace una escapada a la costa o a una estación de esquí.

 

La vida de otro protagonista de RRK, Alexander, de 19 años, resulta, según su irónica observación, “aburrida  y corriente”. En sus fotografías van y vienen los yates, los aviones y los coches caros. Ha pasado la mayor parte de su vida fuera de Rusia y ha estudiado en Italia y Francia. Pero acabó echando de menos a su patria y sus amigos, y por eso  regresó a casa y se matriculó en la facultad de Administraciones Públicas.

 

Danil, en cambio, prefiere publicar selfies junto a personas influyentes vinculadas con sus conocidos o su familia. Por ejemplo, una foto con Putin.

(Velada junto a mis amigos más íntimos)

(Tío Seriozha y yo os mandamos un saludo)

Explica que en Moscú lleva una vida más bien discreta, y no airea su riqueza. “Estudio en la Universidad Estatal de Moscú, en la Facultad de Administración de Empresas, y muchos de los chicos de mi clase con los que ni siquiera tengo trato, van diciendo que soy un “enchufado” [que ha obtenido privilegios a cambio de dinero]. Envidian mi posición en la vida y creen que para mí todo es más fácil de conseguir. Aunque, a diferencia de ellos, a los 19 años ya trabajo y estoy cursando mi segunda carrera”, explica el joven a RBTH.

Lea más:

Asombrosas similitudes entre el metro de Moscú y los palacios de los zares

Una cuenta de Instagram muestra los parecidos

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.