La agencia de calificación S&P sube la nota a la deuda rusa

Maxim Shemétov/Reuters
Las prudentes políticas económicas y monetarias mejoran la posición ante las agencias.

La agencia de calificación S&P ha aumentado la nota del crédito soberano de Rusia a BBB-, elevándola hasta grado de inversión. Desde 2015 Rusia había obtenido un BB+, una categoría que ponía trabas a las inversiones extranjeras en el país.

La empresa atribuyó la subida de la nota el 24 de febrero a una gestión macroeconómica conservadora, a la fuerte posición de los activos exteriores netos, a la baja deuda pública y a la relativamente alta flexibilidad monetaria, incluido un tipo de cambio flexible.

“Esperamos que la recuperación económica de Rusia continúe hasta 2021, tras haber salido de la recesión en 2017”, afirman en S&P Global. Su predicción para Rusia es “estable”.

Entre las tres grandes agencias de calificación de EE UU, solamente Moody´s continúa manteniendo a Rusia dentro de los niveles especulativos o “basura”. Para la mayoría de los inversores, sobre todo los institucionales, un cambio en la calificación de S&P y Fitch podría ser suficiente para renovar la inversión en Rusia.

“Es una decisión lógica y esperada, la economía rusa se adaptó rápidamente a las nuevas condiciones y tiene tasas de crecimiento positivas”, declaró el ministro de Finanzas, Antón Siluánov, según informó la agencia TASS.

El ministro es optimista respecto a los indicadores macroeconómicos ya que el país está registrando una inflación muy baja, la tasa de cambio del rublo es estable a pesar de la volatilidad del precio del petróleo, la ejecución presupuestaria es sostenible y la dependencia del presupuesto de los préstamos exteriores es mínima.

“La nueva nota de la deuda soberana implicará el aumento de los intereses de los inversores en Rusia, y no solo de los inversores estatales sino también de los privados, porque la revisión de la calificación va a mejorar la calificación de los bancos y de otros participantes en el mercado. De esta manera, el costo de los préstamos será menor”, comentó el ministro.

“La decisión de S&P también va a atraer a una serie de inversores institucionales conservadores, como los fondos de pensiones extranjeros y las compañías de seguros, que prestan mucha atención a las puntuaciones de las agencias de calificación”, afirmó.

Respuesta tardía

Por su parte, el ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Maxim Oreshkin, declaró a la agencia TASS, que la subida de la nota soberana de Rusia hasta el nivel de inversión es una respuesta tardía a los éxitos de la política económica de Rusia.

“La tasa de cambio fluctuante, la baja inflación y las nuevas normas presupuestarias han contribuido a una reducción significativa de la dependencia de la economía rusa de los precios del petróleo. El año pasado el mercado dio a los activos financieros rusos una valoración más alta que la de las agencias de calificación”, declaró Oreshkin.

Según indicó, la nueva nota de S&P contribuirá al aumento del flujo de capitales, lo que abre el camino para el aumento de los préstamos y de la financiación de la deuda vinculada a la infraestructura.

“La actualización de la clasificación de Rusia aumentará la entrada de capital y garantizará que los rendimientos de las obligaciones federales a largo plazo queden por debajo del 7%”, dijo Oreshkin.

Los problemas no desaparecerán

Sin embargo, según los economistas entrevistados por el diario RBC, todavía es temprano para celebrarlo, ya que la calificación rusa ha vuelto a un nivel comparable con el de Kazajistán, India e Indonesia.

Además, S&P es extremadamente cautelosa sobre las perspectivas económicas de Rusia. La agencia prevé bajas tasas de crecimiento económico (1,7% -1,8% hasta 2021, mientras que el gobierno ruso espera un crecimiento superior al 2%), unas condiciones demográficas desfavorables y una baja productividad.

“Entre los obstáculos estructurales al crecimiento productivo también se incluyen el papel dominante del Estado en la economía, un clima de inversión difícil y un nivel relativamente bajo de la competencia y de la innovación”, afirma el comunicado de S&P.

Por su parte, la agencia Fitch observa “un fuerte equilibrio soberano, factores externos confiables y una política económica efectiva en relación a los indicadores macroeconómicos”. Además, Fitch habla de “debilidades estructurales (dependencia de las materias primas y commodities y riesgos gerenciales), así como de contradicciones geopolíticas”. Fitch prevé un crecimiento medio del PIB ruso del 2% en 2018-2019 en un contexto de relajación de la política monetaria y de un precio estable del petróleo.

El crecimiento económico medio para una calificación de inversión BBB es del 3,1%.

Si estás pensando en invertir en Rusia, aquí te explicamos por qué el 2018 es un buen momento.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

This website uses cookies. Click here to find out more.

Accept cookies