3 maneras legales de comenzar un negocio en Rusia, si eres extranjero

Getty Images
¿Pensando en abrir una empresa en Rusia, pero no está seguro de cómo hacerlo? No hay problema. Aquí tiene una lista de cosas que usted debe saber antes de lanzarse a conquistar el mercado ruso.

Afortunadamente, el procedimiento para la creación de una empresa en Rusia ha sido activamente simplificado por el Gobierno. Hoy en día el proceso suele tardar sólo tres días y no es significativamente diferente para un extranjero en comparación con un ciudadano ruso.

Echemos un vistazo a las opciones legales que puede usarse:

1. Registro de una empresa individual

La opción más fácil y barata es registrar un negocio como empresario individual. De acuerdo con el abogado Alexéi Tarásov, de la moscovita Servicios de Derecho Europeo, para registrar una empresa de este tipo tendría que presentar una traducción notarizada de un pasaporte, un documento especificando lugar de residencia (es decir, permiso de residencia o permiso de residencia temporal en Rusia) y un recibo de un pago de honorarios estatales (800 rublos o 14 dólares).

Tres días después de enviar la solicitud al centro de servicios públicos, recibirá un extracto del Registro Estatal Unificado de Empresarios Individuales y podrá trabajar en Rusia.

"Esta forma particular de negocios da a los ciudadanos extranjeros derechos y responsabilidades legales, pero significa que estos serán responsables del negocio con su propiedad como garantía", dice Tarásov. "Sin embargo, este estatuto jurídico significa un menor nivel de responsabilidad administrativa si se compara con otras entidades legales. En un aspecto positivo, también libera a una persona de la obligación de mantener registros de contabilidad y da una oportunidad de utilizar el dinero ganado como uno quiera, sin pagar un impuesto adicional sobre los ingresos”.

Vender tal negocio será posible (pero solamente como algo poseído por un ciudadano extranjero) y será fácil liquidarlo legalmente, pero conseguir librarse de las deudas no sería igual de sencillo. Después de la liquidación, el pago de la deuda seguirá siendo obligación del propietario.

2. Fundación de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC)

La creación de una LLC toma un poco más de tiempo y recursos. La solicitud debe ser presentada al organismo tributario correspondiente y requerirá de un domicilio legal (podría ser una dirección personal) y un capital inicial mínimo de 10.000 rublos (172 dólares). También se debe especificar un director general de la futura empresa (puede ser un extranjero) y estar preparados para redactar y presentar regularmente informes mensuales de contabilidad. También será obligatorio abrir una cuenta bancaria para la empresa y fabricar un sello.

"Para registrar una LLC, los extranjeros deben proporcionar una traducción de su pasaporte notarizada y tener un traductor que lo acompañe en el Servicio Federal de Impuestos, si no hablan ruso", dice Alexánder Arakelián, abogado de BGP Litigation. "La validez de su firma será notariada y la solicitud será enviada al registrador junto con todos los documentos necesarios de fundación y una cuota de inscripción de 4.000 rublos (69 dólares)".

Registrar un negocio como una LLC significaría que todos los ingresos estarán sujetos a un impuesto del 13 por ciento (si el extranjero recibió un estatus de residente de impuestos ruso) o 15 por ciento si la persona no tiene estado de contribuyente.

"En comparación con el espíritu empresarial individual, una LLC no mantendrá a su propietario como responsable de sus derechos y obligaciones, por supuesto, si no provocas personalmente una quiebra", dice Tarásov. "Así que, bajo esta entidad legal, el fundador podrá simplemente vender su parte".

3. Comprar una participación en una empresa existente

Si un extranjero decide comprar una participación en una empresa existente, entonces tendrá que registrar el acuerdo con un notario y proporcionar todos los documentos necesarios a la organización correspondiente, de acuerdo con Arakelián.

Antes de tomar tal decisión, es conveniente comprobar los registros contables de la empresa y examinar los derechos y obligaciones del propietario de la empresa, Tarásov recomienda. "Sólo después de comprobar esto uno puede decidir si invertir en esta empresa o no", dice.

¿Qué debe tener en cuenta?

Iniciar un negocio desde cero no es tan difícil y cualquiera tiene derecho a hacerlo, pero si uno lo necesita para marcar su presencia en un territorio en particular, podría ser una buena idea comprar una participación en una empresa ya existente - cree Serguéi Voronin, abogado y socio gerente de la empresa "Pravovoie reshenie".

"La segunda opción es decidir la escala de la participación potencial en un negocio y tener en cuenta el sector en el que opera la empresa", señala el experto. "Si ya se ha tomado la decisión, se pueden considerar dos formas de contribuir al negocio: en primer lugar, podría ser una contribución financiera y, en segundo lugar, puede ser una propiedad intelectual o una inversión material".

Según Voronin, es común que las empresas extranjeras se registren en Rusia como sucursales de empresas extranjeras o pequeñas empresas privadas. "Si una empresa es creada por un empresario extranjero, suele ser un emprendimiento individual o una empresa conjunta con otras partes interesadas (LLC). Si hablamos de una sucursal rusa de una empresa internacional, por lo general es una LLC", explica.

"En primer lugar, uno debe examinar si existe alguna limitación para extranjeros que hacen negocios en el área en que están interesados. Sería útil averiguar si hay alguna limitación o condiciones en su patria en hacer negocios con Rusia. Por ejemplo, relacionados con cooperaciones con negocios basados en Crimea", advierte Voronin.

Desafortunadamente, siempre habrá riesgos relacionados con encontrar un socio adecuado en Rusia o hacer negocios en el país. Cualquiera de las opciones anteriores no garantiza en modo alguno que no se produzcan problemas, advierten los abogados.

Lo importante es aprender y estudiar las leyes rusas y seguir constantemente cualquier actualización, dice Voronin. "Si un extranjero no habla ruso perfectamente entonces sería una buena idea contratar a un traductor o un representante en Rusia que se encargue de las actividades de la empresa, especialmente si un propietario extranjero no puede permanecer allí permanentemente", recomienda.

También es importante señalar que hay muchas empresas especializadas que ofrecen orientación y ayuda en el registro de una empresa. Por lo tanto, si usted no quiere gastar demasiado tiempo en la burocracia, podría ser una buena opción el contratar a un abogado para hacerse cargo de los trámites.

Lea más