El Banco Mundial aconseja a Rusia invertir en educación y en sanidad

Alexey Malgavko/RIA Novosti
De lo contrario, el país no logrará adaptarse a los rápidos cambios de la economía mundial, opinan los economistas de la institución.

El reciente informe del Banco Mundial sobre el diagóstico de la economía rusa considera la investigación del capital humano como el principal reto del país. Según los economistas el gobierno debe resolver la falta de aptitudes profesionales útiles entre la población, el aumento de la desigualdad y la alta mortalidad de la población activa. Esto constrasta con diagnósticos anteriores que hablaban de la dependencia del petróleo y el gas como el principal problema.

Casi la mitad del informe titulado “Federación Rusa: investigación diagnóstica integral de la economía. Vías para alcanzar el crecimiento económico pleno”, está dedicado a los retos de la política social y demográfica. El informe se presentó en el Foro Gaidar celebrado en Moscú el pasado 12 de enero,

“Es evidente que en Rusia existe un problema general: el riesgo de sufrir un estancamiento a largo plazo, y sabemos que no se conseguirán restablecer los ritmos normales de crecimiento solo a base de políticas monetarias y presupuestarias”, declaraba el primer ministro Dmitri Medvédev durante su intervención en el Foro Gaidar. “Por esta razón, todos los ámbitos prioritarios creados por el gobierno están relacionados con el desarrollo del capital humano en base a la mejora de la educación, la sanidad, el clima empresarial y el desarrollo de la infraestructura”, informaba el primer ministro.

Además de los desafíos sociales y demográficos, el informe del Banco Mundial también distingue tres factores principales que deberían contribuir al crecimiento económico de Rusia: la estabilidad presupuestaria, una administración estatal de calidad y el uso racional de los recursos naturales.

Qué propone el Banco Mundial

Una de las paradojas de la economía rusa es que, a pesar del alto índice de ciudadanos con educación superior, el país sufre un retraso en el desarrollo y la innovación. Además se enfrenta a un problema de baja productividad laboral, opina Ana Revenga, coautora del informe y economista  del Banco Mundial.

Al mismo tiempo el informe señala que existe un alto porcentaje de enfermedades cardiovasculares y una baja calidad del tratamiento ambulatorio. Por ello la mortalidad entre la población activa muy alta. “Rusia figura detrás de China y del resto de las principales economías del mundo en cuanto a esperanza de vida entre los hombres”, comenta Cyril Muller, vicepresidente del Banco Mundial para Europa y Asia Central.

En la actualidad el país gasta un 2,5 % del PIB en el sistema de seguridad social, pero, según el Banco Mundial, estos fondos no se utilizan con la eficacia suficiente y para incrementar la eficacia de estos costes debe mejorar su administración. Otras recomendaciones del Banco consisten en incrementar la productividad del trabajo e invertir en formación ininterrumpida.

El petróleo ya no es un problema

La principal causa de que el capital humano aparezca en primer lugar en el informe del Banco Mundial es la hipótesis de esta organización sobre el fin del ciclo de la subida de los precios del crudo, opina Serguéi Jestánov, economista de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública y consejero de macroeconomía de Open Broker.

“El vector del petróleo en el crecimiento económico ha dejado de ser importante y, en estas condiciones, la única fuente potencial para el crecimiento de Rusia es la mejora de la calidad de la población”, comenta el experto a RBTH. El ejemplo de los países de Europa del Este (República Checa, Polonia y los países del Báltico) demuestra que el capital humano puede convertirse en una fuente de crecimiento incluso cuando el país no cuenta con demasiados recursos naturales, opina Jestánov.

“Creo que el Banco Mundial está en lo cierto: la población de Rusia se encuentra en una situación tal que, si el gobierno no se ocupa de ella, cualquier reforma económica en el futuro será inútil”, comenta a RBTH Mark Urnov, profesor de ciencias sociales de la Escuela Superior de Economía.

Rusia tiene problemas a nivel de las instituciones del gobierno y de retraso tecnológico, pero estos problemas no son tan importantes como los problemas de natalidad, del estado de salud de la población y del déficit absoluto de personal cualificado, opina Urnov.

Anteiormente, Putin declaró en rueda de prensa que "no tenemos la intención de aislarnos, la economía rusa, sin lugar a dudas, si desea desarrollarse, y lo desea, se desarrollará en dirección de las altas tecnologías, debe ser parte de la economía mundial; y así será", aseveró.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.