Los riesgos para la economía internacional según el Banco Central de Rusia

Artyom Korotayev/TASS
Los representantes de los Bancos Centrales de ocho países, entre ellos Rusia y China, comentan cómo los acontecimientos económicos y políticos imprevistos han influido en su política financiera

A finales de junio Elvira Nabiullina, directora del Banco de Rusia reconocida en 2015 como la mejor directora de un Banco Central, dio una conferencia en el Congreso Financiero Internacional de San Petersburgo acerca del modo en que los acontecimientos difíciles de prever que suceden en el mundo se convierten en conmociones económicas y perfilan las prácticas financieras establecidas. Además de Nabiullina, otros seis representantes de los bancos centrales de China, Suiza, Islandia, Israel, Chile, Croacia y Kazajistán trataron este mismo problema.

Los cisnes negros 

Los economistas llaman “cisnes negros” a los acontecimientos imprevistos que influyen en el orden mundial. Según Elvira Nabiullina, los cisnes negros de la economía mundial en 2015 fueron la caída de los precios del petróleo y la volatilidad de los mercados debida a la desaceleración del crecimiento de la economía china.

“El 1 % de desaceleración en la economía de China provocará un 0,5 % de desaceleración en Rusia a medio plazo –informa Nabiullina-. Aunque ello sucederá únicamente si se mantiene la estructura actual de nuestras relaciones, del comercio bilateral”. Rusia se enfrenta al desafío de orientar su economía hacia los sectores de más rápido crecimiento de China, el de consumo y el sector posindustrial (el llamado sector terciario), opina Nabiullina.

“Todavía no ha terminado el año y otro “cisne negro” ha echado a volar: el Brexit, que también ha resultado ser un evento inesperado para el mercado”, señala la directora del Banco de Rusia. El Brexit se puede entender “en un contexto más amplio, como una exigencia de cambios”, declara Nabiullina.

Esta exigencia, según la experta, está formada por varios factores: la desaceleración del crecimiento de la economía mundial de esta década y la acumulación de deuda, así como el crecimiento de la desigualdad social y económica y el incremento de la brecha entre las capas más ricas y las más pobres de la población (estimada por el coeficiente de Gini, un número entre 0 y 1 en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad).

Según el Banco Mundial, entre el año 2000 y 2012 el coeficiente de Gini en los países desarrollados ha crecido en un 10 % hasta el 0,22, y en Rusia se ha incrementado del 0,37 a un 0,415, informa Nabiullina.

Todo esto conlleva decisiones populistas o “ligeras” y acontecimientos como el Brexit, que pueden provocar a su vez una desestabilización económica, según la directora del Banco de Rusia.

Cómo gestiona los riesgos el Banco Central

Debido al incremento de la volatilidad en todos los mercados, los Bancos Centrales del mundo ya no pueden llevar a cabo una política monetaria suave, ya que ello conlleva más riesgos que beneficios, según Nabiullina.

Fritz Zurbruegg, vicepresidente del consejo de administración del Banco Central de Suiza, se muestra de acuerdo con Nabiullina. Suiza lleva mucho tiempo realizando un experimento evitando el encarecimiento de su divisa, lo que acabó provocando una tasa de interés negativa. Sin embargo, ahora el país ha decidido dejar de lado esta política monetaria moderada y ha introducido un cambio flotante para el franco y una tasa de interés clave a corto plazo, comenta Zubruegg.

Para reducir el riesgo de volatilidad de la divisa durante la crisis resulta más beneficiosa una política de inflación objetivo, según Oleg Smoliakov, vicepresidente del Banco Central de Kazajistán. Entre 2014 y 2015 la divisa nacional de Kazajistán, el tenge, del mismo modo que el rublo ruso, sufrió una fuerte devaluación: la infracción en ambos países el año pasado se fijó entre un 12 y un 13 %. Gracias a la inflación objetivo, el Banco Central de Kazajistán logró reducir la presión de la inflación e incrementar los ritmos de desdolarización.

Es imposible alcanzar los objetivos de reducir la inflación sin llevar a cabo reformas estructurales en el Banco Central, según opina Nabiullina. Zhang Tao, vicepresidente del Banco Popular de China, está de acuerdo con ella. “Ahora el tipo de cambio del yuan muestra una gran flexibilidad. La política monetaria y crediticia de China mantiene su naturaleza flexible con el objetivo de facilitar las reformas en el ámbito financiero” –declara Tao.

Lea más:

Nouriel Roubini: “La economía rusa es más estable ahora que hace unos años”

El economista estadounidense Nouriel Roubini predijo la crisis global de 2008 y dirige su propia consultora, Roubini Global Economics, visitó recientemente San Petersburgo para hablar de los principales retos de la economía internacional.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies