Yevno Azef: la historia del traidor más famoso de Rusia

Yevno Azef.

Yevno Azef.

Legion Media
Yevno Azef (1869-1918) fue un agitador, un terrorista y un doble agente que fingía lealtad tanto a la Revolución como al régimen zarista. Hoy en día, sigue siendo un símbolo de la traición en la historia de Rusia, y sólo por accidente fue descubierta su red de mentiras.

En 1908, el escándalo sacudió al Partido Revolucionario Socialista (SR), que en aquella época era una de las fuerzas revolucionarias más importantes de Rusia gracias a decenas de ataques terroristas contra altos funcionarios.

El prominente editor, Vladímir Búrtsev, afirmó que el jefe de la Organización de Combate de los SR, un hombre que era famoso por su valentía y habilidades de planificación, era de hecho un informador de la policía secreta.

Vladímir Búrtsev. Fuente: Biblioteca Nacional de FranciaVladímir Búrtsev. Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

Al principio, nadie dentro del partido creía Burtsev. El hombre acusado de traición, Yevno Azef, era una leyenda entre los revolucionarios. Planeó y llevó a cabo las operaciones más exitosas de la historia del partido, asesinando al ministro del Interior, Viacheslav von Pleve, y al gran duque Serguéi Alexándrovich, tío de Nicolás II y gobernador de Moscú.

Acusar a Azef era si alguien hoy acusase a Abu Bakr al-Baghdadi, el jefe de ISIS, de trabajar para la CIA. Nadie podía imaginar que fuera posible.

"Eres un hombre terrible, estás calumniando a un héroe", dijo uno de los líderes del SR a Búrtsev durante la investigación interna. Pero Búrtsev tenía razón. Azef había estado trabajando para la policía desde el principio de su carrera terrorista. Sin embargo, los revolucionarios no fueron los únicos engañados. Azef había estado engañando al gobierno también. De hecho, era leal sólo a sí mismo, y el dinero.

Un joven espía

Azef tenía 23 años cuando en 1892 escribió una carta a la policía rusa en la que ofrecía sus servicios como espía. En ese momento vivía en Alemania, estudiando en el Instituto de Tecnología de Karlsruhe. Los historiadores creen que Azef, criado en una familia judía pobre cerca de Grodno (ahora Bielorrusia), tuvo que dejar Rusia y emigrar a Alemania después de cometer un robo.

Yevno Azef de joven. Fuente: Fotografía de archivoYevno Azef de joven. Fuente: Fotografía de archivo

Estaba a menudo en contacto con estudiantes rusos que vivían en Karlsruhe y que simpatizaban con ideas revolucionarias y, como necesitaba dinero, decidió vender información.

El Ojrana (el Departamento para la Protección de la Seguridad y el Orden Público) recibió en sus brazos al entusiasta estudiante. Los oficiales superiores de Azef lo evaluaron como un agente talentoso y meticuloso. "Lo que más temo en el mundo es perder tus servicios", le escribió uno de sus jefes.

Después de seis años de engañar a sus compañeros de estudios, informando a la Ojrana sobre la difusión de la literatura ilegal y los vínculos entre los socialistas rusos y alemanes, Azef se trasladó a Rusia, donde continuó trabajando encubierto.

Doble juego

No sólo Azef se infiltró con éxito en los SR, sino que después de algunos años encabezó la célula más secreta dentro de ella, la Organización de Combate (CO). El CO estaba cometiendo ataques contra altos funcionarios zaristas. Los SR creían que era la mejor manera de provocar enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las masas, con la idea de provocar así una revolución.

Nadie en la Ojrana conocía la posición real de Azef entre los SR; Los jefes de policía estaban seguros de que era simplemente un miembro más. Esta incertidumbre permitió al provocador comenzar su propio juego y, como jefe del CO, organizó un gran número de ataques terroristas, informando a la policía sólo sobre varias operaciones pendientes.

No es sorprendente que el gobierno evitase los ataques que Azef reveló, pero los otros fueron a menudo exitosos, incluyendo los asesinatos de von Pleve (1904) y el Gran Duque Serguéi (1905). Al mismo tiempo, Azef no escatimó esfuerzos para entregar a algunos de sus camaradas revolucionarios a la policía, especialmente a aquellos que eran sus rivales dentro de los SR.

Esto puso Azef en una situación única. Tanto los SR como la policía confiaron en él. Los revolucionarios no podían imaginar que un hombre que planificara las dos operaciones más exitosas del partido fuera un informante secreto de la policía. Mientras tanto, los jefes de Ojrana lo elogiaron por prevenir varios ataques terroristas y ayudar a arrestar a varios criminales peligrosos. El agente doble se convirtió en el maestro títere controlando a ambas partes del conflicto.

El agente provocador vs. 'Sherlock Holmes'

Vladímir Búrtsev, un editor cercano a los revolucionarios, se enteró de la vida secreta de Azef casi accidentalmente. En 1906, se reunió con un ex oficial de la Ojrana que le dijo que uno de los líderes de más alto rango de la RS estaba trabajando para el gobierno. Después de un análisis meticuloso, Búrtsev, que más tarde sería llamado "el Sherlock Holmes de la Revolución Rusa", puso en su punta de mira a Azef.

El editor se encontró con uno de los ex jefes de Azef, el ex jefe de policía Alexéi Lopujin, y le preguntó: "¿Era Azef tu agente?" También enumeró todos los hechos de Azef como jefe del CO (que Lopujin desconocía). Sorprendido, Lopujin pensó que era mejor revelar la verdad sobre el hombre que había traicionado a ambos lados y respondió: "Sí".

La verdad indescriptible

El testimonio de Lopujin fue crucial durante la investigación del propio SR, y ayudó a Búrtsev a demostrar que el legendario "Ivan" (el seudónimo de Azef) era un provocador pagado por el gobierno. Los SR quedaron devastados. La traición de Azef rompió su fe en la lucha revolucionaria. "Hemos perdido nuestro derecho a ser ingenuos. Un hombre en quien confiamos resultó ser un tramposo y un traidor que profanó todo lo que consideramos sagrado", escribió sombríamente el SR Vladímir Zenzínov.

La profundidad del engaño de Azef causó una profunda impresión en todos en el Imperio ruso, sin importar si apoyaban al gobierno o los revolucionarios. Su propio nombre se convirtió en símbolo de traición y maldad durante décadas. Por ejemplo, Vladímir Maiakovski en su poema, Una nube en pantalones (1915), al describir la oscuridad de una sombría noche sin estrellas, la llamó "negra como Azef". Mark Aldánov, un escritor que escribió un artículo sobre Azef, dijo que él que era "algo entre un hombre y una pitón".

El destino de Azef

Mientras toda Rusia lo maldecía, Azef salió rápidamente del país y huyó a Alemania donde vivió como un próspero burgués bajo el nombre de Alexánder Neumáier, durante casi una década.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, se enfrentó a serios problemas y el gobierno alemán lo internó como enemigo extranjero. Azef pasó dos años (1915-1917) tras las rejas y murió de insuficiencia renal menos de medio año después de su liberación. Su lápida en Berlín no tiene nombre, sólo un número.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.