El fotógrafo alemán que retrató la Rusia prerrevolucionaria

Carl Bulla fue el principal cronista de San Petersburgo.

Autorretrato de Carl Bulla, 1917.

Carl Bulla puede ser considerado el fotógrafo más importante de San Petersburgo. Sus obras capturaron a las personas más eminentes de la ciudad a principios del siglo XX, así como las fachadas de los edificios. Algunas de estas últimas imágenes fueron utilizadas años después con fines de restauración.

Solemne inauguración de una línea de tranvía en San Petersburgo, 1906.

A la edad de 11 años, Bulla abandonó su Prusia natal para viajar a San Petersburgo, la capital del Imperio ruso, donde ni siquiera tenía parientes. No hay en los archivos documentos que expliquen las razones de su migración.

Lev Tolstói en 1902.

Bulla encontró empleo como mensajero en una empresa fotográfica y rápidamente aprendió a tomar fotografías él mismo.

Artista Iliá Repin hace el retrato de Fiódor Chaliapin, 1914.

Durante más de una década, Bulla trabajó en su propio estudio en el 54 de la avenida Nevski, que todavía existe hoy. Los poetas Vladímir Maiakovski y Serguéi Yesenin, el famoso escritor Maxim Gorki y el cantante Fiódor Chaliapin fueron algunos invitados a su estudio.

Emperador Nicolás II llega a San Petersburgo para la gala en honor del tercer centenario del establecimiento de la dinastía Romanov, 1913.

El fotógrafo dejó una única y enorme evidencia documental sobre los eventos y personas más importantes de los siglos XIX y XX. Incluso disfrutaba de un permiso exclusivo para tomar fotos de la familia Romanov.

Grigori Rasputin (en el centro) con General Putiatin (a la derecha) y Coronel Loman.

También fue el fotógrafo oficial de muchas organizaciones estatales, incluyendo el Ministerio del Interior, la Marina y la Duma Estatal.

‘Dios salve al zar!’: las palabras en el edificio del Estado Mayor, San Peterburgo.

Casi todos los palacios y mansiones que fueron dañados durante la Guerra Civil fueron restaurados usando fotografías tomadas por Bulla antes de la Revolución.

Avenida Nevski, San Petersburgo.

Muchos de los libros históricos publicados antes de 1917 también usaban las fotos de Bulla. Por ejemplo, tomó cerca de 100 fotografías de la avenida Nevski, calle principal de San Petersburgo.

Lenin toma notas durante el III Congreso de Komintern en el Kremlin.

Los hijos de Carl también se convirtieron en fotógrafos: Víktor fue uno de los primeros en tomar una foto del poeta Serguéi Yesenin varias horas después de su suicidio (o asesinato, según otra versión) en el hotel Angleterre en San Petersburgo. Padre e hijo plasmaron a través de sus objetivos los acontecimientos revolucionarios de 1917, así como imágenes de todos los líderes de la Revolución rusa, como Lenin, Stalin, Zinóviev y Trotski.

Guardias Rojos en el bulevar Konnogvardeiski, San Petersburgo.

Víktor Bulla tuvo un permiso especial para tomar fotos del funeral de Vladímir Lenin en Moscú.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies